Un multiactivo de riesgo distribuido con Invesco


TRIBUNA de Paula Mercado, directora de análisis de VDOS.

El atípico comportamiento tanto de la renta variable como de la renta fija obliga a crear carteras activas, bien diversificadas y que incluyan diferentes tipos de activos, que se espera se comporten de modo diferente en diferentes escenarios de mercado.

Esta es la propuesta básica del fondo Invesco Balanced-Risk Allocation que en su clase C de capitalización en dólares, con cobertura en euros, gana en el año un 8,32% de rentabilidad. Un fondo de la categoría VDOS Mixto Flexible que se propone como objetivo limitar el riesgo (volatilidad) sin renunciar a obtener una atractiva rentabilidad a medio y largo plazo. 

Invierte globalmente en renta variable, renta fija y materias primas siguiendo una estrategia de gestión risk parity, es decir, equiponderando el riesgo por tipo de activo. El fondo tiene por objetivo proporcionar una rentabilidad atractiva en cualquier entorno de mercado con un objetivo de volatilidad en el medio plazo del 8%. Busca equilibrar la contribución al riesgo de las tres clases de activos subyacentes, reduciendo así tanto la probabilidad como el impacto y la duración de cualquier pérdida de capital.

Dado que diferentes escenarios económicos favorecen a diferentes clases de activos, el equipo gestor busca construir una cartera donde el riesgo que aporta cada uno de los activos sea similar, protegiéndose así de manera estratégica ante los vaivenes del mercado. Adicionalmente, de manera táctica, y para mejorar la rentabilidad, el gestor del fondo ajusta (dentro de ciertos parámetros) esta distribución estratégica a sus perspectivas de mercado. El objetivo último es beneficiarse de las fases positivas del mercado y a la vez limitar el impacto cuando las condiciones sean menos favorables; es decir, equiponderar el riesgo para controlar la volatilidad y mantener la rentabilidad a largo plazo.

El equipo gestor se creó en el año 2000 y consta de 11 miembros con una experiencia media de 21 años, gestionando alrededor de 30 mil millones de dólares. Está dirigido por Scott Walle, director de Inversiones del equipo de Invesco Global Asset Allocation (IGAA). Scott comenzó su trayectoria en 1991 con Bank of America, antes de incorporarse a Invesco en 1999 y al equipo de IGAA al año siguiente. Sus responsabilidades incluyen análisis fundamental y cuantitativo sobre las principales clases de activos, especialmente renta variable y materias primas. Scott se graduó Magna Cum Laude en Finanzas por la Universidad Tecnológica de Virginia y cuenta con un Máster en Administración de Empresas, por la Escuela de Negocios Fuqua de la Universidad de Duke, y con la certificación CFA.

El fondo invierte equiponderando el riesgo en 16 activos. La exposición a renta fija y renta variable se realiza a través de futuros, mientras que la exposición a materias primas se consigue vía ETF y ETC. Referenciado a los índices MSCI World Index (EUR-hedged) en un 60% y JP Morgan Global Government Bond Europe Index en un 40%, mantiene además una cobertura en euros para toda la cartera.

La construcción de la cartera se realiza en base a una matriz de varianza/covarianza donde se optimiza la cantidad de riesgo por tipo y clase de activo. En segundo lugar, el equipo gestor utiliza un modelo fundamental donde se tienen en cuenta las valoraciones, el entorno económico y el posicionamiento y flujos de los inversores. La Valoración determina qué activos son más atractivos en precio en relación a sus fundamentales; el entorno económico considera los efectos de la política monetaria, inflación, tipos de interés e indicadores adelantados en el precio de los activos; el posicionamiento de los Inversores supone conocer y analizar los flujos monetarios hacia los distintos activos. La cartera se rebalancea una vez al mes y se ajusta a finales de cada mes.

En la parte de renta fija, el fondo invierte en bonos gubernamentales a 10 años (exceptuando el bono del Tesoro de EE.UU., que es a 30 años) incluyendo únicamente bonos con rendimientos positivos, por lo que ha dejado de invertir en los bonos japonés y alemán. Está siempre invertido en seis índices de renta variable (S&P 500, Russell 2000, FTSE 100, Eurostoxx 50, Tokio Stock Price y Hang Seng) y actualmente en 4 bonos gubernamentales (Canadá, Reino Unido, Australia y EE.UU.). En materias primas, incluye inversiones en metales industriales, metales preciosos, energía y agricultura (cobre, aluminio, oro, plata, petróleo y agricultura).

Por rentabilidad, la evolución histórica de la clase C de capitalización en dólares, con cobertura en euros, de Invesco Balanced Risk Allocation se posiciona entre los mejores de su categoría por este concepto, en el primer quintil, durante 2014 y 2016, batiendo al índice de su categoría durante 2015. A tres años, su volatilidad es de 13,26% y de 11,28% en el último año, periodo en que registra una ratio de Sharpe de 0,55 y un tracking error, respecto al índice de su categoría, de 6,81%. Pensado para inversores institucionales, requiere una aportación mínima de 1 millón de dólares, aplicando a sus partícipes una comisión fija de 0,75% y de depósito de hasta 0,0075%.

De cara al futuro, el equipo gestor cree que el Brexit seguirá teniendo protagonismo en los mercados financieros a corto plazo. Los agentes del mercado ansían conocer las repercusiones económicas no solo para el Reino Unido y Europa, sino también para el resto del mundo.

El fondo muestra un excelente comportamiento en estos tres últimos años, especialmente por rentabilidad, y una volatilidad bastante controlada si consideramos los tipos de activo en que invierte, haciéndose merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.   

Para información más detallada, ver ficha del fondo a continuación.

INVESCO_BALANCED_GRA_FICO

Archivos adjuntos

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído