Tags: ISR | Europa | EE.UU |

Tres razones que explican por qué se invierte más con criterios ESG en Europa que en EE.UU.


Según el último Informe Global sobre Inversiones sostenibles, que publica la Asociación Global Sustainable Investment Alliance cada dos años, los activos gestionados bajo estrategias de inversión socialmente responsables alcanzan ya los 30,7 billones de dólares estadounidense, lo que supone un crecimiento del 34% de media en los cinco grandes mercados (Europa, EEUU, Japón, Australia y Canadá) . Sin embargo, el grueso de esos activos sigue estando en Europa, donde se concentra el 50% de todo el patrimonio en fondos gestionados con criterios responsables. Varios expertos explican las razones que están detrás de esta fuerte divergencia que hay entre Europa y EEUU a la hora de abordar la inversión con criterios socialmente responsables.

1. Individualismo vs colectivismo

“La primera razón es por un tema antropológico ya que en general la sociedad americana es más individualista  la europea es más colectiva por lo que hay una mayor conciencia social. Además, en Europa los populismos se han desarrollado más y las empresas han tomado más consciencia de ello, se ha desarrollado más un capitalismo consciente”, afirma Ana Guzmán, Directora de Impacto de Portocolom Asesores EAF.

Y esa diferencia social no es algo que se prevea que vaya a cambiar en los próximos de años. De hecho, según explica Francois Millet, responsable de ETF, Innovación y ESG de Lyxor ETF, “Europa seguirá siendo líder en ISR por un tema cultural. Es verdad que muchas compañías americanas grandes están desarrollado iniciativas al respecto pero la realidad es que mucho dinero del invertido en ISR en EEUU viene de los inversores europeos”. La última encuesta a inversores de grandes patrimonios llevada a cabo por UBS apoya esas diferencias ya que los inversores de EEUU no solo son los que menos invierten en esta megatendencia sino también los que menos interés tienen en la inversión responsable (solo un 70% del total frente al 86% de media global). 

Captura_de_pantalla_2019-11-15_a_las_9

2. La importancia de la regulación

Aunque según recuerda María Folqué analista de Funds People y especialista en ISR, “ la ISR en realidad surgió en EEUU en el año 1971 con muchas gestoras que no querían invertir en nada ligado a la guerra de Vietnam”, su boom ha estado más ligado al desarrollo regulatorio que a cualquier otra cosa. “Hay que recordar que fue en Europa tras los primeros acuerdos internacionales cuando Francia sacó una nueva regulación sobre la inversión responsable y todas las gestoras se pusieron a trabajar en ello. Este impulso de Francia y la tradición en este tipo de materias de los países nórdicos es lo que ha impulsado la inversión con criterios ESG en Europa”, afirma Folqué.

Y mientras esa regulación va en aumento en Europa con la implementación de la tan demandada taxonomía, en EEUU sigue estando de lo más estancada. No solo porque, según recuerdan desde NN Investment Partners, “el mercado estadounidense ha mantenido durante mucho tiempo la creencia de que la integración de ESG violaba el deber fiduciario de los administradores de activos”, si no también porque la actual Administración de Donald Trump no incluye la inversión responsable en su lista de prioridades, más bien todo lo contrario.

“El gobierno de Trump es muy poco sensible y no favorece la ISR. Estados Unidos ha sido el único País en retirarse del emblemático acuerdo de París donde todos los países firmaron y se comprometieron a tomar medidas para reducir los gases de efecto invernadero. En boca de Trump sobre el cambio climático “no me lo creo”, apunta Elena Armengot, directora de ventas de BNP Paribas AM.

3. Más gestión pasiva que activa

Aunque las dos razones anteriores son las que explican en casi un 90% por qué Europa da más importancia a la inversión responsable que EEUU, existe una tercera causa que también puede haber influido en que EEUU se haya quedado rezagado en esta cuestión y es la diferente composición por tipo de inversión de la industria. Mientras que en Europa apenas el 14% de los activos están en manos de gestoras pasivas, en EEUU esa cifra ya ha alcanzado el 50%, según los datos de Morningstar.  “Es cierto que este tipo de industria empieza a mostrar más interés pero no de una manera tan proactiva como las gestoras activas que cuentan con el proxy voting”, apunta Guzmán.

Sin embargo, en este sentido sí se están viendo cambios que apuntan a una mayor implicación de la gestión pasiva en la inversión con criterios ESG. "Actualmente estamos viendo más y más soluciones de inversión pasivas o semi-pasivas que integran factores de sostenibilidad", afirman desde NN Investment Partners. Y las cifras lo demuestran ya que, según los datos de Morningstar, de los 37 nuevos fondos estadounideses con criterios responsables que se lanzaron en 2018, 18 fueron ETF, al tiempo que recuerda que en los últimos tres años ya se han lanzado casi los mismos ETF que fondos con criterios sostenibles.

Y no solo se está viendo un auge en la oferta de producto si no también en la demanda, cada vez son más los grandes inversores como los planes de pensiones y empresas que tienen en cuenta estos criterios a la hora de seleccionar su cartera de inversiones. “ Creemos firmemente que la inversión ESG se generalizará a nivel global. Esto se debe a un cambio masivo del papel de las compañías respecto a la sociedad. Estamos llegando al final de un ciclo a largo plazo basado en la doctrina Milton Friedman. Las empresas son mucho más poderosas que en el pasado y ciertas responsabilidades están asociadas a esta nueva situación”, apunta Frederic Samama, Director de Inversión Responsable en Amundi.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas