Tres razones por las que apostar por el mercado de renta variable, según Fidelity


Deuda, desendeudamiento y deflación hacen de 2012 un año complejo para los que invierten en renta variable. A ello se añaden las repercusiones que tendrá la crisis de deuda europea y el riesgo que supone una revisión a la baja del crecimiento de los beneficios empresariales. Sin embargo, esto no quiere decir que entrar en la bolsa sea una mala opción, aseguran desde Fidelity Worldwide Investment

 

En un informe publicado bajo el título ¿Por qué invertir en renta variable?, la gestora asegura que unas políticas monetarias expansivas, unas acciones que están baratas y la buena salud de la que gozan las empresas son tres pilares que servirán de apoyo al mercado de renta variable. En este sentido, la firma considera que las mejores oportunidades “posiblemente surgirán desde la óptica de la selección de valores”. 

 

En opinión de Fidelity, resulta muy probable que la volatilidad siga instalada en los mercados a la vista de los problemas estructurales que atraviesa Europa, por lo que “centrarse en un riguroso análisis de los fundamentales empresariales debería generar rentabilidades superiores a medio plazo”. Pese a ello, según el análisis que hace la gestora, el mercado de renta variable europeo podría ser una buena opción para aquellos que quieran adoptar una estrategia contracorriente. 

 

En este punto, desde la firma recuerdan que “Europa se sitúa en cabeza por generación de rendimientos en mercados volátiles”, una circunstancia que, unido al hecho de que las acciones europeas cotizan a niveles atractivos frente a sus homólogas, sitúa a la renta variable del Viejo Continente en una buena posición a pesar de la posibilidad –todavía en el aire- de que su economía entre en un nuevo escenario recesivo.

Lo más leído