Tres razones para cerrar o fusionar fondos: rendimiento, rentabilidad y relevancia


El número de nuevos fondos lanzados en Europa se redujo en 2013 pero también cayó la cifra de fondos cerrados en el mismo periodo, ya que gran parte de los fondos que vencían fueron renovados automáticamente. Es uno de los datos que destaca la consultora estadounidense Cerulli Associates en su último informe The Cerulli Edge-Global Edition, donde concluyen que “la industria europea de fondos de inversión tiene que actuar con decisión y acelerar el proceso de racionalización de gamas y el cierre o la fusión de fondos”.

“Sorprende la cantidad de grandes gestoras que mantienen fondos que llevan años comportándose de forma mediocre y cuyos activos podrían (o deberían) fusionarse con otros fondos similares pero más rentables”, comenta Barbara Wall, directora de análisis para Europa en Cerulli. “Esta situación se da tanto en el Reino Unido como en el abarrotado mercado europeo de fondos”.

Para comparar el comportamiento de los fondos, Cerulli ha analizado su ‘porcentaje de bateo’, es decir, el porcentaje de días que un gestor ‘bate’ o, al menos, iguala a su índice de referencia en un periodo de tiempo determinado. “Hemos definido como fondos ‘atroces’ a aquellos con un porcentaje de bateo de entre el 0 y el 25%, lo que indica que, como mucho, han batido o igualado a su índice de referencia un día de cada cuatro durante un periodo de 10 años”, explica la firma de análisis. “En Europa, hemos identificado 122 fondos (excluidos los del mercado monetario) con un patrimonio total de 42.000 millones de euros que encajan en la definición de ‘atroces’”.

Además, Cerulli identifica a otros 1.440 fondos de inversión, con un patrimonio conjunto de 24.000 millones de euros, lanzados en los últimos cinco años pero que no han conseguido superar el umbral de los 50 millones en activos gestionados por fondo. “A largo plazo, observamos una relación entre poco patrimonio y mal comportamiento”, apuntan. “Las comisiones se están reduciendo en Europa, lo que presiona la rentabilidad de los fondos, y por eso las gestoras deberían plantearse la viabilidad de estos fondos con poca demanda”.

En palabras de Angelos Gousios, analista sénior en Cerulli, “las gestoras tienen que eliminar de sus gamas los fondos que, quizás, estuvieron de moda en algún momento pero que no tienen futuro. Por suerte, muchos de estos fondos ya han desaparecido, como muchos fondos tecnológicos o los ilíquidos fondos inmobiliarios españoles”.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído