Tres razones de FRM para apostar por los bancos europeos como idea de inversión


La apuesta Estados Unidos versus Europa se refuerza. Así lo observan en su último informe sobre el comportamiento del mercado los analistas de FRM, filial de Man: “Los datos económicos comenzaron a divergir claramente en septiembre, cuando la recuperación de EE.UU. pareció aún más firme y, en cambio, los datos europeos confirmaron que la actividad seguía deprimida y estaba acompañada de una inflación persistentemente débil. China y Japón también mostraron debilidad, y todo ello dio impulso y certeza a la apreciación del dólar”.

Este resumen tiene otro efecto, reforzar a los expertos de la firma en su convicción – ya expresada en comentarios anteriores del mercado- de que “los mercados están esencialmente impulsados por la liquidez, y el grueso de esta proviene de los bancos centrales”. Por un lado, constatan que en Estados Unidos, donde está a punto de acabar el QE, “la creación de liquidez por el sector público está siendo sustituida por un sector privado revitalizado”. En cambio, Europa está en el mismo punto que los americanos hace cinco años, preparada para una mayor intervención del BCE, mientras que en Japón su banco central también podría estar preparando nuevas medidas de estímulo. En cuanto al ruido geopolítico de los últimos meses, indican que “sigue siendo principalmente ruido por el momento, y es secundario con respecto a la liquidez”, por lo que los inversores no deberían temer de momento.

“En nuestra opinión, el contexto para los activos de riesgo aún es positivo en general, pero la inquietud respecto al momento que elija la Reserva Federal para actuar seguirá desestabilizando periódicamente a los mercados”, vaticinan desde FRM. Como también constatan que la fortaleza del dólar presiona a los mercados emergentes, concluyen que “la correlación entre los mercados está disminuyendo, lo que también crea oportunidades”.

Oportunidad clave en los bancos europeos

“Los observadores de la Fed pueden consolarse con el hecho de que la Presidenta Yellen haya mantenido la frase ‘periodo considerable’ en sus comentarios sobre la trayectoria futura de los tipos de interés, pero la Fed depende claramente de los datos, por lo que interpretar muy literalmente los comunicados de Yellen puede aportar un falso consuelo”, advierten desde la filial de Man. No son ajenos al hecho de que los mercados han empezado a hacer su propia interpretación, “llegando a la conclusión de que la fortaleza económica de EE.UU. provocará que las subidas de tipos comiencen en el momento más temprano del rango temporal previsto”.

Sin embargo, la Fed no supone una preocupación para los analistas de FRM; estos prefieren vigilar de cerca lo que vaya a hacer el BCE en los próximos meses. En sus palabras: “Sabemos lo que dice; ahora veremos lo que hace”. Los expertos recuerdan que los mercados reaccionaron con decepción tras la reunión de la autoridad monetaria europea del mes de octubre, por no facilitar Mario Draghi más detalles sobre el programa anunciado en la reunión de septiembre.

Pese a esta reacción, los analistas afirman que “las medidas del BCE generarán con el tiempo un potente repunte del sector bancario europeo”. Alegan tres razones: en primer lugar porque, al contrario que otros sectores europeos, el bancario sigue cotizando con descuento, sobre todo en base al precio/valor contable. En segundo lugar, porque consideran que los préstamos TLTRO y las compras de ABS benefician directamente al sector bancario. Y en tercer lugar, porque el panorama macroeconómico subyacente de la banca está mejorando, “pues la demanda está aumentando, las provisiones para créditos incobrables están disminuyendo y los beneficios están creciendo”.

No obstante, el éxito de esta idea de inversión va a estar condicionado – bajo el punto de vista de la filial de Man- por los resultados de la AQR el 20 de octubre, los resultados empresariales del tercer trimestre (se publicarán en noviembre y pueden reflejar una continuación del crecimiento de los beneficios) y, “como catalizador a largo plazo”, la absorción del tercer tramo de TLTRO en marzo de 2015. “Con el fin de mejorar el crecimiento en Europa, el BCE está inyectando alrededor del 10% del PIB de la Eurozona en un sector bancario que ya está dando señales incipientes de recuperación. A nuestro juicio, este tema se desarrollará a lo largo de los próximos doce meses”, concluyen al respecto.

La situación en Japón es un tanto diferente. Si bien los datos macro siguen decepcionando, la tesis de FRM es que a medida que el cruce dólar/yen se vaya acercando al nivel de los 110 yenes, la respuesta del Banco de Japón va a parecer menos probable. Un argumento extendido en el mercado es que, a pesar de las dificultades que atraviesan las Abenomics, la renta variable todavía tendría cierto apoyo gracias a que el fondo de pensiones públicas nipón empezase a incrementar su asignación a bolsa. No obstante, “parece que la combinación de un yen a la baja y un Banco de Japón que se mantiene al margen es la receta perfecta para un movimiento autosostenido”, razonan los expertos.

Por su parte en China el renmimbi se ha debilitado ligeramente por la debilidad de los datos macro. Otra observación en este apartado: “Al acercarse la fecha de la conexión entre Hong Kong y Shanghai, el diferencial entre acciones A y H sigue estrechándose con la ayuda inesperada de las protestas de Hong Kong, que han agravado la debilidad del mercado de acciones H”.

A pesar de que el panorama económico global no parece tan esperanzador como hace apenas un año, la postura de los expertos de esta firma de hedge funds es constructiva. Aunque admiten que septiembre ha sido un mes difícil, también indican que ya llevaban tiempo esperando que el final del QE provocara correcciones. “Probablemente sería más exacto decir que el próximo fin del QE aportará cierto grado de normalización a los mercados. Eso es lo que hemos experimentado recientemente, después de un largo periodo de sincronización anormal con baja volatilidad”, concluyen los analistas de FRM.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído