Tres posibles explicaciones de por qué la gestión activa ha pinchado en 2014


En un año en el que los acontecimientos se han desarrollado de forma muy diferente a como se esperaba hace doce meses, la gestión pasiva ha ido ganando posiciones en las carteras de renta variable ayudada, entre otras cosas, por los malos resultados que están registrando muchos gestores activos. “Según cómo se mida la rentabilidad, al menos un 75% de los fondos activos se han comportado peor que su índice este año”, afirma Michael P. Regan, editor en Bloomberg, que cita una información de Bank of America según la cual solo el 18% de los gestores activos habían conseguido batir a su índice, la cifra más baja de la última década.

Pero ¿qué hay detrás de este mal comportamiento? Regan encuentra tres posibles culpables: la Reserva Federal, los fondos cotizados (ETF) y Apple. Con respecto al papel de la Fed, son muchos los expertos que señalan que la liquidez inyectada en el sistema mediante el masivo programa de expansión cuantitativa ha provocado que aumenten las correlaciones y se reduzca la dispersión entre sectores, dificultando la identificación de valores con potencial para superar al mercado.

“El  diferencial entre el sector del S&P 500 que mejor se ha comportado y el que peor lo ha hecho es de 25 puntos porcentuales, que puede parecer mucho, pero en los últimos años las dispersiones han duplicado o triplicado esa cifra”, explica Regan. “Básicamente, en un entorno en el que todo sube, los fundamentales pierden relevancia”. Esa falta de discriminación se ha erigido como otro de los factores de impulso de los ETF, lo que a su vez ha influido en el aumento de las correlaciones.

Apple ha sido otro de los causantes del mal comportamiento de muchos fondos de renta variable. Tras un débil 2013, las acciones de la compañía más grande del mundo han ganado un 41% en lo que va de año, unas cuatro veces el avance del S&P 500. La firma de análisis FundStrat Global Advisors ha cifrado el impacto de no contar con Apple en la cartera en 81,3 puntos básicos, mientras que no invertir en Microsoft, que ha subido un 33% en 2014, ha lastrado la rentabilidad en 36,2 puntos básicos.

Mejores perspectivas para 2015

La buena noticia es que es posible que nos encontremos ante al inminente retorno de la gestión activa en renta variable. Como señala Brian Belski, estratega jefe de inversión en BMO Capital Markets, las correlaciones entre valores se han reducido en los últimos meses hasta situarse en niveles inferiores a la media, tras varios años por encima. “La clave para generar rentabilidades superiores en los próximos meses y años estará en emplear más estrategias activas para seleccionar valores, frente a las estrategias pasivas que han venido dominando las tendencias de inversión desde 2013”, concluye.

Los expertos de FundStrat Global Advisors también creen que 2015 podría ser un buen año para la gestión activa: “La dispersión es cíclica y los periodos en los que los diferenciales están tan estrechos suelen acabar revirtiendo a la media, lo que podría suponer un impulso para el comportamiento de estos fondos”.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído