Tres motivos por los que apostar por una estrategia de rentas multiactiva


¿Gastar el dinero o invertirlo? ¿O ambas cosas? Los inversores que quieran hacer una y otra cosa a la vez han apostado por adoptar una estrategia que les permita obtener ingresos para alcanzar sus objetivos. Los productos que generan rentas a partir de la inversión en una única clase de activos, bien sean de renta variable, bien de renta fija, han sido herramientas útiles durante algún tiempo. “Sin embargo, la concentración en una única clase de activo puede resultar ser una estrategia que no se adapta a todos los inversores”.

Así al menos lo aseguran en UBS Global Asset Management en su informe Better Income en el que explican cómo una cartera de multiactivos puede proporcionar ingresos estables, preservar el capital y proteger contra la inflación. “Para aquellos que quieran reducir el riesgo, una posible solución sería la de invertir en una amplia gama de clases de activos, aunque primero el inversor debe decidir por qué estrategia apostar”, aseguran desde la entidad helvética. “Lo que está claro es que hay varias razones por las que éste puede resultar un buen enfoque”.

La primera sería, en opinión de UBS Global Asset Management, el hecho de que, con cualquier otro tipo de estrategias, con la venta de una parte de la inversión se incurre en costes extra (gastos de liquidación, de transacción…), mientras que una cartera de rentas periódicas está pensada para ofrecerle al inversor un retorno constante y regular, sin que ello le suponga el tener que hacer frente a costes adicionales. “Este tipo de estrategias están diseñadas para ofrecer a los inversores cantidades predecibles en intervalos regulares”.

El segundo factor que según la entidad hace interesante este tipo de productos es el estar preparados para satisfacer las necesidades de los inversores de rentas, que por lo general desean un flujo de ingresos constantes al tiempo que se preserva el capital. Y, en tercer y último término, el gestor de la cartera busca ante todo atender las necesidades de los inversores para que éstos alcancen un determinado nivel de ingresos y capital que no se vean erosionados por el efecto de la inflación.

Noticias relacionadas