Tres mitos al descubierto sobre la inversión en factores de riesgo


La inversión en factores de riesgo o factor investing se está convirtiendo en una de las soluciones que aportan las gestoras de fondos para generar alfa en un momento como el actual, marcado por tipos bajos y activos altamente correlacionados. La inversión en factores se concentra en la selección de activos que presenten una serie de sesgos que vienen siendo estudiados desde hace décadas, con el objetivo de generar un alfa superior. Los factores utilizados de forma más habitual son: capitalización, valor, momento, calidad, beta baja y riesgo de mercado.

Actualmente, las estrategias que más emplean el factor investing son las de Smart beta aplicadas a la gestión pasiva. Sin embargo, no son las únicas, tal y como subraya Sara Shores, responsable global de Smart Beta en BlackRock. Shores se encarga de desmentir tres mitos extendidos sobre la inversión en factores de riesgo.

Las estrategias basadas en factores se limitan a la renta variable

Esta afirmación es falsa, enfatiza la experta: “Las estrategias de renta variable smart beta como momento, valor, calidad y mínima volatilidad son de lejos las estrategias factoriales más utilizadas y con frecuencia sirven como la puerta hacia este tipo de inversión. Pero es importante hacer notar que el concepto se extiende más allá de la renta variable hacia otras clases de activos, como renta fija, materias primas y divisas”.

El ejemplo más claro para la experta es la inversión en factores de renta fija, que es una estrategia menos conocida pero que comparte el objetivo de capitalizar las ineficiencias del mercado: “Los mercados de renta fija se guían en gran medida por la exposición a dos factores de riesgo macroeconómico: el riesgo de tipos de interés y el riesgo de crédito. Una de las formas en las que las estrategias de factores de renta fija intentan mejorar los retornos es al equilibrar esos riesgos”.

La experta espera que esta tendencia de aplicación de factor investing a más clases de activos se hará más popular en el futuro, al requerir los inversores formas de invertir cada vez más precisas y sofisticadas para cumplir con sus objetivos de inversión.

No necesito una estrategia de factor investing porque mi cartera ya está bien diversificada

En este caso, la respuesta de Shores es que “puede que sí, puede que no”. Se refiere a que “muchas veces una cartera no está tan bien diversificada como puedas pensar”, en el sentido de que una cartera puede tener renta fija, renta variable, hedge funds y real estate, pero estar expuesta a fuentes de riesgo similares que crean correlaciones no premeditadas. “Por ejemplo, el riesgo de crecimiento suele ser prominente en renta variable, high yield, algunos hedge funds y en el real estate. Por tanto, si se ralentiza el crecimiento económico, una cartera expuesta en general a ese factor en particular verá que su retorno en conjunto se reduce como resultado, con independencia de cuán diversas sean sus posiciones por activos o regiones”, explica.

La representante de BlackRock opina que el análisis de los factores de riesgo puede ayudar a los inversores a entender los motores subyacentes de riesgo más allá de las clases de activos, para obtener una diversificación más efectiva que mejore la consistencia de los retornos a lo largo del tiempo.

La inversión en factores de riesgo es una estrategia de gestión pasiva

La experta defiende que en BlackRock no lo ven así: “La inversión en factores combina características de inversión pasiva y activa, y permite a los inversores retener muchos beneficios de estrategias pasivas mientras que buscan retornos mejorados o riesgo reducido”. Es decir, que en la gestora creen que el factor investing se puede aplicar sobre todo tipo de estrategias con independencia de que sean pasivas o activas. Con una aclaración de Shores, eso sí: “Aunque pensamos que la gestión pasiva tradicional, la gestión activa tradicional y las estrategias basadas en factores tienen un lugar en cada cartera, no es ninguna noticia que algo de la rentabilidad que han generado los gestores activos en el pasado se puede obtener a través de estrategias de smart beta de bajo coste”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído