“Tres meses positivos en los mercados pueden devolver el apetito por el riesgo”


Sasha Evers, director general de BNY Mellon AM para Iberia, reconoce que el año que comienza parece que será difícil. Pero, como ya ocurrió en 2009, considera que “tres meses de buenos resultados en el mercado pueden devolver el apetito por el riesgo”.

El responsable de BNY Mellon AM reconoce que la crisis europea “no se arreglará de la noche a la mañana”. “Hay dos fuerzas en los mercados. Los problemas macro y Europa, por un lado, y las valoraciones, por otro. En cuanto se despeje la incertidumbre macro, sobre todo en Europa, las valoraciones se verán atractivas. Nuestras boutiques se mantiene cautas pero aseguran que, si se despeja algo la incertidumbre macro serán compradores en renta variable y en renta fija privada”, asegura Evers.
 
Para 2012, en BNY Mellon AM apuestan por sectores defensivos que ofrecen un dividendo atractivo. Con datos a cierre de noviembre, la gestora cuenta con un patrimonio de 1,2 billones de dólares y, según destaca Evers, su modelo puede verse reforzado en el nuevo entorno.
 
“Los bancos europeos venderán los negocios que no sean centrales para el negocio. Para nosotros, la gestión es una parte clave del negocio. Representa el 30% de nuestros beneficios. En los grandes bancos europeos, la gestión de activos no suele aportar una cifra tan importante. La consolidación en el sector beneficiará a las entidades en las que la gestión de activos es parte central del negocio”, dice.
 
Mercado de fondos en 2012
Evers afirma que es “poco optimista” sobre la evolución del sector de fondos en España en este año. Y destaca que la clave está en las cuentas de los bancos. “Si mejoran los balances y hay un paquete de ayuda a la banca, eso permitirá que fomenten el negocio de los fondos. Mientras tengan necesidades de financiación, no apostarán por fondos. Y lo que hagan los grandes bancos será clave”.
 
A largo plazo, asegura, hay razones de peso para que el sector crezca y se desarrolle. “El cambio demográfico obligará a reforzar el ahorro de largo plazo y la reestructuración de las economías europeas puede mejorar la competitividad en el sector. Se va a seguir hablando de externalización y eso debería favorecer a las gestoras internacionales. Los inversores, por ejemplo, quieren exposición a mercados emergentes y nosotros tenemosespecialistas en esos mercados. Los inversores buscarán los mejores productos”, comenta.
 
Para BNY Mellon AM, dice Evers, la clave está en ofrecer soluciones globales con presencia local. “Somos especialistas en distintas estrategias de inversión, zonas geográficas y tipos de activos. Hemos seguido desarrollando el modelo multiboutique. Compramos la británica Insight hace dos años y la brasileña BNY Mellon ARX hace 4 años. Todas han crecido mucho en activos y han podido mantener los inversores clave. En este modelo, necesitas tener un plan para mantener a la gente clave, saber cómo incentivarlos. A los gestores les gusta la independencia que damos y que respetamos su cultura. Tienen total autonomía en su proceso de inversión. Les proveemos servicios de administración, distribución, marketing, tecnología, etc.”, señala.
 
Evers afirma que aún pueden encontrar oportunidades de crecimiento en la industria de gestión de activos en mercados emergentes.Las gestoras en estos países, comenta, no sólo aportan acceso a mercados atractivos sino también capacidad de fabricación en ellos, lo que puede resultar atractivo para clientes del resto del mundo.
 
Nuevos canales
Evers considera que el proceso de consolidación del sector financiero en España es un aspecto positivo. “Las entidades que sobrevivan este proceso tendrán más recursos para cuando sea el momento de volver a enfocarse en fondos”, afirma.
 
La oficina española de la gestora dedica una parte importante de sus recursos a atender a los grandes clientes institucionales. El propio Evers y Ralph Elder, responsable de ventas, se centran en la relación con los selectores de fondos y clientes institucionales. “Los bancos son nuestros principales clientes”, dice Evers.
Pero la gestora otorga también mucha importancia al desarrollo de nuevos canales, como el de asesoramiento. Dentro del equipo de ventas, Ulla Llama se dedica desde hace ya año y medio a prestar servicio a este canal, en el que se incluyen banqueros privados, agentes y EAFI.
 
“Ese canal va a crecer y lo queremos respaldar. Algunas plataformas tienen agentes que funcionan muy bien. Hacemos mucho hincapié en mejorar el servicio a los banqueros privados y en ofrecer formación sobre tipos de activos y sobre productos”, comenta Evers.
 
Dentro de este esfuerzo se enmarca el acuerdo que BNY Mellon AM tiene con EFPA España para ofrecer formación a sus asociados. “En 2011 ha habido mucho interés y preguntas sobre el funcionamiento de los mercados de divisas y sobre rentabilidad absoluta”, dice el máximo responsable de la gestora en España.
 
Arquitectura abierta
Evers considera que la arquitectura guiada se acabará imponiendo. “La arquitectura abierta e nivel del cliente minorista no es posible. La arquitectura guiada es una buena solución incluso para los clientes más sofisticados de banca privada. La tendencia en Europa es que las entidades que atienden a cliente minorista trabajen con entre cinco y diez socios. En banca privada la oferta será más amplia”, agrega.
 
De cara al futuro, Evers cree que las retrocesiones se acabarán limitando: “En Reino Unido ya están muy restringidas y esa será la tendencia en toda Europa. Esto obligará al que vende el producto a no depender tanto de los incentivos de las retrocesiones. La comisión de gestión y de asesoramiento serán más importantes”.
 
Esta tendencia también obligará a las gestoras a readaptar su oferta. “Tenemos un grupo que se dedica a diseñar soluciones multimanager. Tenemos 16 boutiques y las podemos empaquetar. En Italia hemos cogido las mejores estrategias de emergentes y las hemos empaquetado. No es un fondo de fondos, es un gestor de gestores. No hay que poner otra capa de comisiones. Es flexible porque se puede hacer a la medida del cliente. Y se trata de un multigestor solo con gestores de la casa. Es una solución interesante”, destaca Evers.
 
Sobre la polémica figura del agente centralizador, el director de BNY Mellon AM cree que no aportará nada positivo. “No creo que vaya a mejorar la recaudación. El resultado puede ser prácticamente neutro y va a implicar muchos más costes. No encuentro ejemplos de esto en otros países. Es sumamente negativo. Habrá que ver cómo se implementa porque es información sensible que alguien tendrá que manejar”, afirma.
 
Apuestas flexibles
Por producto, Evers apuesta por soluciones flexibles, como su BNY Mellon Global Real Return Fund EUR. “Es un fondo muy diversificado por tipos de activo y que puede cubrirse ante posibles correcciones bruscas del mercado. El objetivo es proteger el patrimonio y diversificar correctamente. En momentos de aversión al riesgo hay mucha correlación y por eso se usan las coberturas. No hay obligación de comprar el mercado. Una de las peores cosas hoy es el tener que comprar cosas en las que no tienes convicción. Si estás obligado a comprar el índice, tu flexibilidad es limitada”, afirma.
 
El fondo tiene hoy un 0% de exposición al sector financiero. Tiene un 48% en renta variable, con un foco claro en sectores defensivos y en compañías que pagan dividendos.
 
La gestión activa hoy puede añadir mucho valor. Queremos evitar empresas apalancadas. Estamos en un entorno de bajo crecimiento (no esperamos otra recesión) y baja inflación. Seguimos en un proceso de desapalancamiento en los mercados desarrollados. El dividendo es muy importante en este entorno. Y buscamos empresas con ingresos diversificados en sectores defensivos”.
 
El fondo tiene ahora un 26% de su cartera en liquidez. Puede invertir en convertibles, oro y materias primas. “La flexibilidad del fondo se da tanto en la asignación de activos como en el tipo de valores que escoge dentro de cada clase de activo. El fondo mixto es bueno y en este entorno es mejor un fondo mixto con más armas. Entre las coberturas, por ejemplo, puede usar opciones sobre divisas. Eso permite protegerse de un empeoramiento en la zona euro”, añade Evers.
 
Otra de las apuestas de BNY Mellon AM son las estrategias de rentabilidad absoluta. En particular, la gestora potencia la oferta de Insight, su filial británica especializada en este tipo de productos, varios de los cuales se han registrado ya en España.
 
Con más de 235.000 millones de euros de patrimonio, es una de las boutiques británicas de mayor crecimiento. Evers destaca el fondo Absolute Insight UK Equity Market Neutral, que desde su lanzamiento en 2005 ha cerrado todos los años en positivo. En 2011, consiguió un 2,25%.
 
Los fondos de rentabilidad absoluta son un buen producto. Pero hace falta un retorno absoluto que funcione. En este tipo de fondo hay que analizar la consistencia y el control de riesgos. Esa es la clave en la selección”, explica Evers.
 
Entre las apuestas direccionales para 2012, Evers destaca la renta fija emergente en divisa local. “Ha sufrido una corrección. Es un activo de riesgo, no un activo refugio. Cuando hay aversión al riesgo, sufre. Pero se suele recuperar muy rápido y entendemos que hay muchas razones para apoyar este activo. Cuenta con buenos fundamentales. Un 75% del índice está compuesto por emisores con grado de inversión. Mientras que hemos visto bajadas de rating en los mercados desarrollados, allí se ha dado el proceso contrario. Además, los fondos de pensiones locales están obligados a comprar y eso constituye un apoyo para el mercado en el largo plazo”, destaca Evers.

 

Profesionales
Empresas

Lo más leído