Tres estrategias distintas de gestión en planes de pensiones de empleo: CaixaBank, Cepsa y Vodafone


No todas las multinacionales son iguales y, por descontando, no todos sus empleados, repartidos a lo largo y ancho del mundo, tienen las mismas necesidades de ahorro para la jubilación. De un país a otro, el perfil del empleado que está englobado dentro de un plan de pensiones de empleo puede diferir considerablemente.

Por eso, los representantes de las comisiones de control de los fondos de los trabajadores de CaixaBank, Cepsa y Vodafone, presentes en el IX Foro de Fondos de Pensiones de Empleo -organizado por Mercer-, cuentan los diferentes estilos de una gestión orientada hacia el largo plazo.

Pensions Caixa 30

Es el plan de pensiones de los trabajadores de CaixaBank. Gestionado por su propia gestora de pensiones, VidaCaixa, sus activos ascienden hasta los 5.260 millones de euros, cifra que le convierte en el mayor plan de pensiones de empleo de España.

Se caracteriza, sobre todo, por la diversificación de su cartera y por su aproximación multigestores a través de fondos de terceros. En la actualidad, cuenta con un 49% de renta fija, con un 35% de renta variable y con un 16% de activos alternativos. No obstante, a medio plazo, aproximadamente en 2018, su intención es situarse en el 20% de alternativos.

De los tres vehículos, es el único que invierte en activos alternativos gracias a su gran volumen. Según su comisión de control, miran activos como capital riesgo, infraestructuras o agricultura, entre otros, los cuales aportan una prima de iliquidez, se descorrelacionan con los mercados y generan rentas recurrentes.

Al principio de la estrategia, además, contaba con una parte de la cartera invertida de forma socialmente responsable (ISR). Ahora, sin embargo, la ISR se aplica a la cartera por completo.

Grupo Cepsa

Santander Pensiones es la encargada de gestionar el plan de los empleados de Cepsa, que suma un patrimonio de 298 millones. Es, entre los tres productos, el más conservador, al tener un 82% de su exposición destinada a renta fija y tan sólo un 18% a renta variable. Además, los bonos invertidos tienen un claro sesgo local a España.

Como justifica su comisión de control, “siempre hemos tenido duraciones muy largas, que es lo que daba rentabilidad a la cartera, para así poder comprar rentas altas”.

La parte minoritaria de renta variable se centra en compañías estables de gran capitalización. Su rotación es tendente a baja. Sólo rotan valores cuando hay cambios muy grandes e importantes en las empresas.

Santander Ahorro 17

En este caso, Santander Pensiones también es la responsable del plan de pensiones de los empleados de Vodafone, el más arriesgado de los tres, al repartir su exposición de manera equitativa (50%-50%) entre renta variable y renta fija. A día de hoy, gestiona 62 millones.

Desde 2011, la parte de acciones tiene coberturas que “nos están ayudando”, reconoce su comisión de control, consciente de que “la volatilidad se combate con diversificación y coberturas”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído