Tres caprichos para apurar el frío


Mi abuela dice que en Madrid hay “nueve meses de invierno y tres de infierno”. La última vez, cuando me compré una chaquetilla de “entretiempo”, que es como llama a la primavera que tenemos por aquí, señalando su “pena” por los pocos días en los que la iba a poder utilizar. A mí ya me duele, pero en esto no estoy de acuerdo con ella. En Madrid tenemos poca primavera, pero hayla. Y hay que disfrutarla, porque se lo merece: no sólo precede al verano, sino que nos permite apurar los pequeños placeres que nos da el invierno. Por eso, he recopilado tres caprichos primaverales con los que despedirse del frío por unos meses. Y para hacerlo con color, mucha elegancia y sabor.

 

Para empezar, algo muy relacionado con las primeras líneas de este texto: piel. En este caso, una muy especial que podemos vestir encima de la nuestra. Es colorida, divertida pero elegante, con cortes excepcionales. En la peletería de Itziar Bravo hacen una venta especial de prendas y complementos en piel y ante a precios irresistibles, con descuentos de hasta el 50% sobre el precio original de la prenda. Yo que ustedes aprovecharía la oportunidad, ya que este periodo de venta especial sólo dura hasta el próximo día 13 de abril. Y no sólo hay chaquetas, para las que como mi abuela, quieran disfrutar de su capricho durante muchos más días...

 

Esta tienda, con una decoración genial, se encuentra en la calle de Núñez de Balboa. Una vez hayamos resuelto el capricho de nuestra 'segunda piel', podemos aprovechar el siguiente plan de invierno al que le quedan pocos días: el de algo suculento 'indoor'. Es verdad que los bares y restaurantes siguen abiertos en verano. Y el aire acondicionado en muchos de ellos es más que tentador. Pero para mí, disfrutar de un buen bocado con una copa de buen vino mientras se disfruta del pulso de la ciudad es demasiado. Más aún si nos encontramos por el Retiro, muy cerca del local de Itziar. En la calle Menorca y las cercanas, despunta una zona de tapas, raciones y cocina de mercado de la que hablaremos en muy poco tiempo. Como aperitivo, les dejo tres sugerencias: el pincho de tortilla de La Catapa, las anchoas de Taberna Marcano y unos huevos rotos en Arzábal.

 

Y ya que hemos comprado una bonita prenda de ropa y nos hemos tomado un buen aperitivo, ¿por qué no rematar la tanda de caprichos con un buen homenaje a base de cuchara? En Los Galayos, restaurante centenario que desde la Plaza Mayor fue punto de encuentro de algunos de los miembros más sobresalientes de la generación del 27, son especialistas en cocido y más platos tradicionales de los que disfrutar antes de que llegue el calor. Aunque siempre podemos coger el coche y acudir al Mesón de Fuencarral a tomar cocido. Ya saben: hasta el 40 de mayo...

Lo más leído