Transparencia, información y gobernanza: los principales riesgos no financieros a regular


Las principales causas de incremento de riesgo no financiero están principalmente en la creciente sofisticación de las operaciones (algo considerado por el 77%) , la reducida capacidad de algunos intermediarios para garantizar los depósitos (59%), una regulación poco clara o inapropiada (57%) y una ausencia total de responsabilidad de las compañías gestoras con respecto a la restitución (según el 53% de los gestores). Así lo creen los más de 160 gestores europeos que han participado en la encuesta “Shedding Light on Non-Financial Risks – a European Survey,” (Arrojando luz sobre riesgos no financieros), elaborada como parte del estudio "Risk and Regulation in the European Fund Management Industry" (Riesgo y regulación en la industria de la gestión europea), elaborado por EDHEC-Risk Institute con el patrocinio de Caceis.

El estudio deja un claro mensaje sobre las prioridades regulatorias de los encuestados relativas a temas a los que los reguladores han prestado menos atención en los últimos trabajos, como la directiva AIFMD, según el instituto. Entre estos temas destacan la transparencia, la información y la gobernanza como los principales riesgos no financieros con prioridad para regular, seguidos de la responsabilidad financiera de la industria. Los gestores también reconocen que los riesgos no financieros son consecuencias de las decisiones de los gestores.

Así, sobre “transparencia, información y gobernanza”, la principal preocupación para el 91% es que el regulador debe asegurar que la información sea justa, clara y no engañosa. Sobre la responsabilidad financiera de la industria pero con respecto a riesgos no financieros, la segunda mayor preocupación, para el 79% de los encuestados, son los deberes fiducidarios de las gestoras, que creen que deberían ser reforzados, dejando claro que deben invertir únicamente en beneficio de los clientes, y el 67% considera que los gestores deberían tener una mayor responsabilidad de cara a esos riesgos no financieros. Resultados muy en línea con un estudio previo del instituto Edhec que concluía que la responsabilidad por las decisiones y el cumplimiento con las obligaciones regulatorias no sólo descansa en el depositario.

En lo referente a la responsabilidad por la restitución de activos, la encuesta dice que debería ser repartida entre depositarios y gestores. Así, para el 68%, es algo que debería hacerse en la creación del fondo. Además, los depositarios sólo deberían ser responsables incondicionales para los activos que realmente controlan, según 7 de cada 10 encuestados, y las responsabilidades deberían estar definidas según la clase de activo. En lo que respecta a la distribución, la mayoría, el 81%, está a favor de clarificar las responsabilidades en función de quién controle la información, situando a los distribuidores en primera línea de defensa de los inversores, según el 69%.

Afrontar los costes

Los gestores creen también que los costes de esa mayor protección deberían ser soportados por la industria y no ser transferidos a los inversores.. El fortalecimiento de la regulación tendría como resultado un coste para los gestores según el 70% del panel, mientras el 69% cree que también lo tendría para los depositarios y el 73% para los custodios.

El 67% del total cree que, para enfrentar la creciente complejidad de los fondos UCITS y el resultante incremento de los riesgos de contraparte, la idea de fondos regulados seguros, donde el depositario sea responsable incondicional –contractual o legal- de la restitución de activos, debería ser una opción a considerar.

Empresas

Lo más leído