Todos los escenarios están abiertos en Francia… incluido el de ver a dos candidatos antieuropeos en la segunda vuelta


Las elecciones francesas siguen siendo el principal foco de incertidumbre en Europa. El escenario se presenta muy enmarañado y no existe visibilidad sobre cuál puede ser el resultado que arrojen las urnas el próximo domingo. Dos candidatos –la ultraderechista Marine Le Pen y el liberal Emmanuel Macron- parten como favoritos, pero otros dos –el radical de izquierdas Jean-Luc Mélenchon y el conservador François Fillon- les pisan los talones. El problema es que los primeros están perdiendo terreno en las encuetas, mientras que los segundos lo están ganando. Y eso arroja un panorama muy incierto, en el que podría darse el caso de que dos candidatos antieuropeos –Marine Le Pen y Mélenchon- fuesen los que recibiesen un mayor número de votos en la primera vuelta y, por tanto, se disputasen el Elíseo en la segunda vuelta del 7 de mayo.

"Las diversas publicaciones de los gabinetes de estudios de mercados indican una probabilidad de victoria de un partido euroescéptico del 20%. Nosotros consideramos por nuestra parte que esta probabilidad se va acercando más del 25%", afirman desde La Française AM. En dicho caso, desde la entidad estiman que la probabilidad de que este candidato ponga en marcha la salida de Francia de la zona euro es baja, pero no nula. "El impacto que tendría la elección de este candidato favorable a la salida de Francia de la eurozona es difícil de valorar, pero parece muy probable que genere importantes movimientos de estrés en los mercados europeos. Hemos supuesto un escenario probable en el cual la diferencia entre los tipos franceses y alemanes aumentaría de 65 puntos básicos a 200 puntos básicos, los mercados de acciones sufrirían una fuerte caída (-20% en el CAC 40), e igualmente el euro caería de forma muy violenta", vaticinan.

De cara a la decisiva votación del 7 de mayo, el escenario que más sigue preocupando a los inversores es el de una victoria del Frente Nacional. Según Oddo Meriten AM, Marine Le Pen tiene fundamentalmente dos caminos para alcanzar la victoria. El primero es enfrentarse a un candidato que puede ser rechazado por el votante medio debido a sus propuestas políticas, como Hamon, un escenario que en la entidad encuentran como el menos probable de todos los escenarios en la segunda vuelta. El segundo es que la participación se derrumbe. “Si Le Pen gana la primera ronda, sus competidores tendrán que ponerse al día. Para ello, tendrán que atraer a votantes que no los eligieron en la primera ronda. A primera vista, la aritmética electoral de un sistema a dos vueltas es desfavorable para Le Pen, ya que no sólo necesita ser el candidato con más puntos, sino que tiene que obtener una mayoría absoluta”, aseguran desde la firma.

El electorado consta de alrededor de 46 millones de votantes. La tasa de participación electoral es del 80%, lo que sitúa el umbral de la mayoría absoluta en torno a los 18,5 millones de votos. Cuanto menor sea la participación, mayores serán las posibilidades de Le Pen de ganar, ya que esto señalaría una movilización más débil por parte de sus oponentes. Algunas encuestas han pronosticado una participación del 60-65%, situando el umbral de la mayoría absoluta en 14-15 millones. El problema de todo esto es que se ha extendido la idea de que las encuestas son inútiles, si no engañosas, debido a que no pudieron pronosticar los resultados del referéndum sobre el Brexit en junio del año pasado o las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 en Estados Unidos. Esta suposición lleva a la gente a descalificar a todo los datos que permiten predecir cualquier predicción.

Sin embargo, en Oddo Meriten AM creen que es totalmente incorrecto decir que las encuestas de opinión se equivocaron al no prever las posibles victorias del Brexit y Trump. “Pocos meses antes del referéndum sobre el Brexit, los sondeos de opinión en Reino Unido apuntaban a una votación muy disputada, y al final del periodo preveían una victoria a favor del Brexit. En EE.UU, las encuestas ponían a Clinton  por delante -y ella ganó el voto popular- pero su ventaja sobre Trump casi siempre era muy escasa. En algunos momentos de mayo, julio, septiembre y noviembre, los dos candidatos estaban casi a la par. Por tanto, las encuestas de opinión no son herramientas de pronóstico perfectas, especialmente antes de las elecciones, pero sí proporcionan una estimación muy útil del resultado”.

Frente a la votación a favor del Brexit o la elección de Donald Trump, las elecciones presidenciales francesas son a dos vueltas. En consecuencia, los inversores no esperan una victoria de la candidata de extrema derecha. Por tanto, incluso aunque Marine Le Pen llegase al poder, el Frexit –término con el que se ha bautizado a una hipotética salida de Francia de la UE- no se materializaría. “Francia necesita hoy día de socios extranjeros que compren sus exportaciones y financiar así su déficit exterior. Sería especialmente irónico que la tentación populista se impusiera en Europa en un momento en que el ciclo económico, por fin, se adentra en una senda favorable y en el que Alemania y Francia, sorprendentemente, están cerca de poder coordinar sus esfuerzos hacia una convergencia indispensable. Ahora más que nunca, los ahorradores deberían recelar del riesgo político con el fin de poder aprovechar las numerosas oportunidades a largo plazo”, subraya Didier Saint-Georges, miembro del Comité de Inversión de Carmignac.

Las gestoras francesas están posicionando sus carteras ante el riesgo que supone la contienda electoral. François Raynaud, gestor de fondos multiactivos y deuda soberana en Edmond de Rothschild AM, es uno de los que han decidido pasar a la acción y hacer sus apuestas. “En este contexto de incertidumbre política seguimos favoreciendo estructuralmente las acciones, aunque hemos reducido tácticamente nuestras posiciones. Tememos que los mercados –demasiado entusiastas- estén tomando poco en consideración los riesgos políticos. Además, cualquier aumento de la inquietud política en el seno del G7 podría tener un impacto sobre el conjunto de los mercados. En el transcurso de los próximos meses, la anticipación y la compra de coberturas va a ser cada vez más importante para los inversores”, reconoce.

Emmanuel Kragen, gestor de Cross Asset de La Financière de l’Echiquier, también considera que el resultado de las elecciones francesas sigue siendo altamente incierto. “La prima de riesgo político debería seguir contaminado los mercados en las próximas semanas. Sin embargo, creemos que el riesgo es exagerado. No esperamos que Le Pen gane y, debido al sistema electoral, no podrá reunir una mayoría parlamentaria para implementar su programa, incluyendo el referéndum sobre la pertenencia de Francia a la UE. Por tanto, habrá un rally de alivio en los mercados de renta variable después de las elecciones”, augura. En relación a los mercados de divisas, salvo que gane Marine Le Pen, el experto espera que se recupere la paridad en el euro dólar a 1,10, al entender que la prima de riesgo política actual relacionada con la UE se reducirá significativamente.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído