"Todavía no hemos llegado a niveles de pánico en todos los activos”


Los últimos meses y, especialmente las últimas semanas, han dejado cifras económicas decepcionantes para los mercados financieros. La globalización lleva a una sincronización que no siempre es positiva para las economías, revela Kurt Kotzegger, director de Inversiones del Área de Acciones y Distribución de Activos en Raiffesein Capital Management.

En un desayuno de prensa, Kotzegger explicó cómo los inversores pueden salir beneficiados a pesar del aumento de los riesgos. Para este gestor de renta variable, la renta fija no es necesariamente un tipo de activo con bajo riesgo. “Si eres accionista te conviertes en propietario pero si inviertes en deuda, ¿qué hay más arriesgado que esperar a que te lo devuelvan?”, plantea Kotzegger.

Lo que tiene claro es que como inversor debe saber en todo momento cómo crear una cartera segura, que será aquella que incluya activos baratos que con el tiempo irán a su favor, según indica. “El leve crecimiento y la incertidumbre no se van a resolver a corto plazo, pero hay que estar pendiente de no llegar a niveles de pánico como en otoño del año pasado o cuando comenzó la crisis financiera”, subraya el director de Inversiones. De hecho, a su juicio, no se ha llegado a niveles de pánico en todas las clases de activos.

En Europa el problema no es sólo de deuda sino también de cuenta corriente. “Sólo hay dos desenlaces posibles: unión fiscal o ruptura”, afirma el gestor. En su opinión, las empresas financieras tienen que actuar más rápido y centrarse menos en la elaboración de documentación. Además, se suma el factor desconfianza. “Nuestros ingresos van a valer menos y vamos a tener que pagar esa deuda”, se lamenta Kotzegger.

Cree que los mercados no son estúpidos y recuerda que a corto plazo el dinero hay que meterlo en alguna parte. “Alemania va a pagar la deuda de la que se ha estado beneficiando los diez últimos años”, augura. La gestora austriaca se decanta por la unión fiscal porque piensan que, dentro de lo duro, sería menos doloroso para el país germano.

¿Cuáles son las apuestas de Raiffeisen en el actual entorno? La respuesta pasa por una estrategia multiactivos, es decir, una cartera donde haya pocas limitaciones. “Una de las formas más seguras de ganar dinero es tener una cartera diversificada a largo plazo”, apunta el gestor. El fondo que pone en práctica estas ideas es el Raiffeisen-Global-Allocation-Strategies-Plus, que generó un 10% de rentabilidad el año pasado y en 2012 ya supera el 4%.

Este fondo, gestionado por Peter Schlagbauer, tiene un patrimonio en la actualidad de 194 millones de euros. Su objetivo de inversión es un crecimiento del capital moderado a través de las distintas clases de activos globales en las que invierte como acciones, obligaciones, materias primas o divisas. Más de un 60% del fondo está invertido en activos en euros y según el país de residencia, se centra en los países más sólidos como Alemania (75%), Estados Unidos (23,4%) o Australia (11,9%).

Noticias relacionadas

Lo más leído