To be or not to be in the stockmarket, that is the question....


Los gestores nos miden nuestra habilidad o “alpha” midiendo nuestro performance respecto a un benchmark o índice de referencia. Con éste artículo lo que se pretende es poner de manifiesto la importancia que tiene el estar dentro o fuera del mercado unos días, pero no unos días cualquiera, sino para que tenga sentido el estudio que voy a presentar a continuación y sacar conclusiones, vamos hacer el supuesto con 2 escenarios extremos:  cuál sería la rentabilidad que obtendrías si permaneces totalmente fuera del mercado los días donde se producen las 10 mayores bajadas bursátiles dentro de un rango de días; y el segundo escenario, cuál sería la rentabilidad que obtendrías si permaneces totalmente fuera del mercado los días donde se producen las 10 mayores subidas bursátiles.

Los índices bursátiles en los que estaríamos invertidos sería el Ibex-35 por un lado y por tener un índice más diversificado el DJ Eurostoxx 50, y el rango de datos sería desde el 1 de enero de 2007 hasta el 31 de julio de 2011, equivalentes a 1.165 días hábiles de sesión de mercado para el Ibex-35 y 1.175 días hábiles de sesión de mercado para el Eurostoxx.

Si una persona invierte el 100% en el Ibex-35 el 1 de enero de 2007 y si de los 1.165 días hubiera estado fuera del mercado los 10 mayores días de subida , su rentabilidad hubiera disminuido un 36% respecto a si hubiera permanecido la totalidad de los días. El caso inverso sería, si hubiera estado fuera del mercado durante las 10 mayores bajadas de la bolsa (es decir, hubiera tenido la famosa bola de cristal para evitar las caídas), su rentabilidad hubiera aumentado en un 65%!

Si se hace lo mismo para el DJ Eurostoxx 50, habrían salido números parecidos, -33% de diferencial sin las subidas y +61% de diferencial sin tener en cuenta las bajadas. Aparte de los números citados arribos, hay un estudio publicado que te deja con la boca abierta y es el siguiente: si tomamos los últimos 20 años de rentabilidad del “equity” y ordenas con datos mensuales las rentabilidades de mayor a menor, tienes las siguientes conclusiones: Si eliminas el 7% de los meses de mayor rentabilidad, el resultado que obtendrías es que la rentabilidad del “equity” hubiese sido IGUAL a la rentabilidad de los bonos. Si en vez de eliminar el 7%, eliminas el 10% de los meses de mayor rentabilidad, el resultado es que la rentabilidad del “equity” hubiese sido cero!

Las principales conclusiones que se pueden extraer de todo esto son las siguientes: primero, la rentabilidad en el largo plazo de cualquier activo está concentrada en periodos breves de tiempo e igual de importante es “estar” como “no estar” (en el caso de las bajadas) en dichos periodos claves y además, con todo esto también se puede apreciar que el “timing” es mucho más importante de lo que pensamos. Segundo, el mercado hay que vigilarlo muy de cerca para que no te pille “demasiado” infra o sobreinvertido porque el recuperar esos puntos básicos que pierdes por el camino en días tan “señalados” es muy difícil darle la vuelta y es algo vital de cara a tu performance de final de mes , trimestre o año. Y lo que es más sorprendente, es que más de un 90% de tu rentabilidad a final del año va a depender de cómo estabas de exposición en esos días “clave”, por eso , el estar “dentro” o “fuera” es una decisión mucho más importante de lo que parece a priori……

Las únicas herramientas que pueden combatir a la tremenda volatilidad de éstos días, es la diversificación y un buen asesoramiento para mover con agilidad el dinero de unos activos a otros. 

Lo más leído