Tim Albrecht (Deutsche AM): “Esperamos que la renta variable alemana alcance máximos históricos en el medio plazo"


El Dax 30 ha superado con creces la cota psicológica de los 12.000 puntos y está firmemente encaminado hacia máximos históricos. Sin embargo, hace doce meses la fotografía no podría ser más distinta, pues el indicador llegó a perder los 9.000 puntos en en febrero de 2016. “El Dax comenzó 2016 cerca de 11.000 puntos y después cayó hasta cerca de 9.000 puntos. Nosotros teníamos un objetivo de 11.500 puntos. Nos sorprendió mucho después de un par de semanas al ver lo que nos habíamos alejado de nuestro objetivo, pero al final de año el mercado volvió a los fundamentales”, corrobora Tim Albrecht, gestor del DWS Deutschland. De hecho, este fondo de Deutsche AM – calificado como Blockbuster Funds People- consiguió un rendimiento más que notable durante el año pasado, a pesar de que la renta variable alemana fuera una de las grandes sufridoras de la rotación de estilos vista en el pasado ejercicio.

“La rotación desde valores que se comportan como bond proxies tuvo un impacto sobre muchos valores con un perfil de crecimiento sólido. Fue una rotación muy considerable, pero hemos visto que muchos han conseguido recuperar los niveles previos en las últimas semanas”, comenta el gestor. Éste considera que el mercado actual presenta un cambio respecto al de 2016: “Los inversores ya no están tan dispuestos a invertir en small caps con peres de 30 o 40 veces. Van a ser más selectivos, van a seguir buscando crecimiento pero no a cualquier precio”.

Albrecht admite que las valoraciones ya no son las que eran tampoco para las grandes cotizadas alemanas, que han pasado de peres de 11 o 12 veces a un PER medio actual de 14 veces. Hay una buena noticia que justifica esta subida: “Una de las mayores sorpresas de 2016 es que los fundamentales eran muy sólidos de trimestre en trimestre, las compañías mantuvieron sus números y no hubo ningún trimestre en el que dijéramos que todo estaba en peligro”.

La estimación del gestor es que podría verse un crecimiento de los beneficios de entre el 7% y el 8% para las empresas alemanas, lo que llegaría a justificar un PER de entre 14,5 y 15 veces y podría impulsar al Dax a la cota de entre los 12.500 y los 13.000 puntos. Con estos niveles, Albrecht realiza una concesión: “Tenemos que admitir que, en comparación con la media histórica, ya no somos baratos. Pero si comparas la renta variable alemana con la de otros mercados, como EE.UU., o si la comparas con los bonos o con el real estate, entonces parece muy atractiva. La pregunta es qué pasará con los tipos de interés en el futuro”.

Y con respecto a los tipos. El representante de Deutsche AM vuelve a retrotraerse unos meses en el tiempo, hasta el verano pasado, cuando la rentabilidad del bund se encontraba en terreno negativo. “La gente empezó a debatir en torno a los efectos perniciosos de los tipos negativos para el sector financiero, los ahorradores, los planes de pensiones etc. Se dieron cuenta de que estaban causando mucho estrés y de que no estaban siendo beneficiosos para la inversión”, recuerda. Así, para el gestor, el detonante de la corrección de los tipos de interés vista en otoño de 2016 se produjo “cuando los bancos centrales comprendieron que necesitaban establecer un suelo en los tipos de interés”.

Albrecht descarta que el bund a diez años suba hasta el 2% o el 3%, pero con matices: “En un escenario de circunstancias económicas normales en el que todavía existieran los marcos, el Bundesbank podría juzgar que el bund debería cotizar en el 2%, pero en el contexto de la eurozona y con el euro en activo, el BCE fomentará que los tipos se mantengan más bajos, pero no en territorio negativo”. Toda esta tendencia abrió los ojos al equipo gestor del DWS Deutschland: “Nos dimos cuenta de que estaba pasando algo importante, y decidimos el pasado otoño incrementar nuestra asignación al sector financiero”.  

Optimismo económico

El experto admite que en los últimos meses ha recibido muchas preguntas sobre el posible final del ciclo alcista, que suele responder fijándose en el contexto macro actual: “Yo diría que, para Alemania, los datos de crecimiento están siendo los mejores de los últimos cinco años. Además, la confianza del consumidor alemán está en máximos de varios años y pensamos que el crecimiento de los beneficios – y también los beneficios que se publiquen correspondientes al primer trimestre- deberían ser muy positivos”.

Dicho esto, Albrecht subraya que “el comportamiento de la volatilidad está siendo muy extraño”, pues los niveles son muy bajos y la brecha del Dax respecto a su media histórica es bastante elevada. En este caldo de cultivo, el gestor opina que “podría haber una corrección de corta duración”, aunque nada dramático, más bien caídas entre el 5% y el 10%. Pienso que muchos inversores ya la están contemplando”, declara Albrecht. Éste cree que podría ser factible que “el Dax alcanzase máximos históricos en mayo y después los inversores recogieran beneficios”.

La otra gran temática que está explorando actualmente la cartera del fondo es la reflación, lo que explica por qué sobrepondera valores industriales: “Alemania es un mercado dominado por empresas exportadoras e industriales, y toda la temática de la reflación puede ayudar a impulsar a las empresas alemanas y mejorar el sentimiento de la inversión”, zanja el gestor.

Éste también ha constatado a partir de sus reuniones con equipos directivos de empresas industriales que muchas empresas se están enfrentando a crecientes costes de producción. “La cuestión que se plantea es si son capaces de traspasar esa subida a sus clientes, y la respuesta es que sí. No obstante, el efecto de los márgenes netos es difícil de evaluar, porque ya están bastante altos en Alemania. Yo diría que el impacto del aumento del poder de fijación de precios sobre los márgenes será más o menos neutral”, resume. La lectura que extrae Albrecht a partir de estas y otras observaciones (la evolución de los PMIs europeos, el IFO alemán…) es que “la confianza ha vuelto para quedarse. Las compañías se encuentran en una situación bastante cómoda”.

El DWS Deutschland también está sobreponderado en el sector de tecnología.  En cambio, está infraponderado en utilities, consumo discrecional (principalmente fabricantes de automóviles), real estate, farmacéuticas y químicas, en el último caso porque consideran que las valoraciones ya son elevadas.

Profesionales
Productos
Empresas

Noticias relacionadas