Tijeretazo de Fitch a la nota del sector financiero español


La agencia de medición de riesgos Fitch ha aplicado una bajada masiva de la calificación de la deuda a largo plazo de 18 bancos españoles, después de que ayer recortara en dos escalones la de los dos mayores grupos, el BBVA y el Santander. En una nota, la firma justifica su decisión en la propia bajada de la calificación de España la pasada semana, y en el posible deterioro de la cartera crediticia de algunos bancos si la situación económica empeora.

"Es particularmente cierto para aquellos bancos cuya cartera crediticia está fuertemente expuesta al sector de la construcción e inmobiliario, y a los que tienen una escasa base de capital", ha apuntado Fitch en un comunicado. Con las rebajas generalizadas, la deuda a largo plazo de Banco Popular, el grupo BMN, Liberbank, el Banco Castilla La Mancha, Unicaja y Cajamar se quedan con un aprobado bajo, a un paso del "bono basura" (BBB-).

De este grupo, la entidad peor parada es Unicaja, ya que la rebaja de Fitch es de tres escalones; seguida de Liberbank, el Banco Castilla La Mancha y Cajamar, con dos peldaños; y en menor medida el Popular y el grupo BMN, con una muesca. La calificación del Banco Popular se mantiene en perspectiva negativa y Fitch amenaza con volver a rebajar las notas de BMN, Liberbank y el Banco Castilla La Mancha, ya que las tres entidades están bajo vigilancia.

La rebaja de calificación aplicada por la agencia de calificación estadounidense se producía justo al cierre de una sesión en la que el Ibex 35 se anotaba un pírrico avance del 0,09%, que únicamente le servía al índice para mantenerse sobre los 6.500 puntos. En el mercado de renta fija, la rentabilidad del bono español a 10 años se situaba en el 6,72%, mientras que la del bund alemán terminaba la jornada en el 1,42%. De este modo, la prima de riesgo española volvía a cerrar por encima de los 500 puntos básicos, concretamente en 529.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído