Tiempo de valientes


Tiempo de valientes. Así se titula una película argentina de corte cómico con moraleja y final feliz tras un cierto tramo de desarrollo irregular. Esta película podría ser asimilable a lo vivido en las pasadas semanas en los mercados bursátiles y de renta fija, y a lo que acontezca en los mismos a lo largo de las próximas semanas. Se ha analizado con lupa la rentabilidad de los bonos de los países periféricos europeos, tratando de vislumbrar si había una apreciación –y en paralelo uno disminución de sus TIR- que no se correspondía con sus fundamentales.

Portugal, Grecia, Irlanda, Italia y España han hecho los deberes. El proceso de consolidación fiscal está en marcha. El nuevo parlamento europeo tiene  que consolidar la idea de una fiscalización más profunda de las cuentas de los países miembros por las autoridades comunitarias. Las sucesivas rebajas en la rentabilidad de los bonos de esos países pueden estar descontando la creación de un Tesoro Único Europeo que agrupe las emisiones de los Estados Miembros de la UE, apuntalando de paso la credibilidad del euro como proyecto de integración político y económico.

El trabajo de Bolton y Jeanne(2011) evidencia como bajo el paraguas de una integración económica y monetaria pero sin una integración fiscal, se da un equilibrio ineficiente en el que los países con más riesgo tienden a emitir mucha más riesgo soberano que aquellos otros que cuentan con una mayor fortaleza financiera.

El gran problema europeo es la financiación de familias y empresas. Para desatascar este asunto el Sr. Draghi ha puesto en marcha una nueva ronda de refinanciación a largo plazo para las entidades financieras, por valor de 400.000 Mn €, que se implementará en dos tramos tras el verano. Asimismo ha situado la facilidad marginal de depósito en tasa negativa, -0,1%, para incentivar la concesión crediticia.

El BCE pretende evitar es que Europa entre en deflación. El peligro es real. El acicate de reformas es un caramelo que se lanza a los gobiernos europeos, para que estos adopten las medidas necesarias, y el conjunto de la Eurozona salga reforzada.

Tras el anuncio de las medidas anteriores cabe preguntarse ¿Cuándo surtirán efecto y que efectos provocarán? Las decisiones tomadas tardarán un mínimo de seis meses en trasladarse a la economía real, y veremos los primeros efectos en la economía en el último trimestre de este año. El efecto que provocará es que acentuará el proceso de “risk taking” que insuflará nuevos brios alcistas a los mercados bursátiles europeos y a la deuda soberana de los países periféricos del euro. Basta decir que el Earnings Yield Gap en en caso español se sitúa en el 3% a favor de la renta variable Vs. renta fija. El índice de Yardeni muestra que el PER de la bolsa española es 0,5 veces el PER de los bonos a 10 años.

La política monetaria por sí sola no asegura el crecimiento. Para ello es necesario que se acompañe de reformas estructurales. El proceso reformista observado en los últimos meses en varios países así lo atestigua.

De las decisiones que tomen los agentes públicos dependerá que el actual ciclo revierta definitivamente en crecimiento y se pueda transformar en un –quién sabe- nuevo circulo virtuoso que sitúe a Europa en el liderazgo económico mundial. Sin duda alguna es tiempo de valientes.

 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído