Threadneedle: "No creemos necesariamente que exista una grave situación deflacionista en toda la zona euro"


En la actualidad, la inflación de la zona euro asciende a un modesto 0,4%, con una tendencia a la baja durante tres años. Una situación que lleva a muchos a pensar en la temida deflación como una posibilidad en el horizonte. Sin embargo, Francis Ellison, gestor de carteras de clientes de Threadneedle, indica que "no creemos necesariamente que exista una grave situación deflacionista en toda la zona euro, pero sí es bastante probable que exista un entorno de baja inflación (que es lo segundo peor)". Y hace un matiz: "si bien la deflación no se aplica a toda Europa en su conjunto, sí es una realidad en estos países".

¿Y qué consecuencias se desprenden de esta situación en los mercados bursátiles? "Este tipo de baja inflación no es una buena noticia si se dilata en el tiempo, aunque el impacto resultante es heterogéneo según los sectores y las empresas". En este sentido, Ellison destaca que la banca será la primera en salir perjudicada ya que "gana más dinero cuando los tipos de interés son altos; pueden conceder préstamos a un tipo alto y endeudarse a tipos menores, lo que les permite embolsarse la diferencia como beneficio de la actividad. Cuando los tipos de interés se encuentran excepcionalmente bajos, esta fórmula no surte el mismo efecto, y es probable que los tipos de interés bajos persistan en la zona euro durante mucho tiempo, ya que el BCE intenta estimular la demanda y lograr que suban los precios de nuevo", explica.

En cuanto a los sectores que tienen una mayor capacidad de reacción, el factor determinante será la capacidad de fijación de precios. "Las farmacéuticas son un buen ejemplo: las condiciones económicas no alteran nuestra propensión a caer enfermos y necesitamos medicamentos para curarnos". Razón que les ha llevado a incluir este tipo de valores en las carteras de la gestora, como Roche, Novo Nordisk, UCB, incluso Bayer. "Todos estos valores han experimentado un buen comportamiento este año, al menos en términos relativos, si bien no tenemos todavía mucha presión para recoger beneficios, ya que será difícil igualar este perfil de crecimiento con otros valores del mercado".

Otro de los sectores que resulta interesante en un entorno de baja inflación, son los valores defensivos en el sector del consumo básico. "No obstante, el menor crecimiento de los mercados emergentes ha afectado a algunos de estos valores: los deslucidos resultados obtenidos recientemente por Unilever ilustran con elocuencia este fenómeno".

El caso de las empresas petroleras

Francis Ellison, gestor de carteras de clientes de Threadneedle Investment, estudia este sector fuera de su contexto actual. Es decir, deja de lado el hecho de que el precio del petróleo ha sido bajo recientemente, a causa de la preocupación en torno al exceso de oferta. "El mayor problema que surge en sectores como éste, orientados a las materias primas, es la mera incertidumbre que rodea al precio del petróleo y su sensibilidad al crecimiento económico, lo que plantea ciertos problemas a los productores del oro negro".

El experto indica que en el caso particular de las empresas petroleras, quien tiene en realidad la capacidad de fijación de precios son los clientes y no el vendedor. "Así pues, no es un buen negocio. Por ese motivo, contamos con una exposición muy reducida a los valores ligados al petróleo en nuestros fondos, mientras que tenemos una posición generalmente sobreponderada en los valores del sector farmacéutico".

Empresas

Lo más leído