The only way is up


El lunes, la CNMV prohibió de nuevo las posiciones cortas sobre valores, esta vez financieros o no, de la bolsa española. Esta medida, realizada ya en agosto de 2011 pero sobre bancos, persigue reducir la volatilidad de los mercados. Sin embargo, y aunque a corto plazo puede parecer que los efectos son positivos, a largo no lo es tanto, por cuanto el mercado “está esperando“ a los valores y cuando la prohibición se levanta la volatilidad vuelve, justo lo que se quería evitar.

Una posición corta se beneficia de una bajada en el precio del activo y se ve perjudicada, tiene pérdidas (¡¡si, pérdidas!!!, rendimientos negativos...¿cuesta creerlo?), con una subida del mismo. Los “malvados cortos especuladores” corren riesgos. Cuando el activo sube, tengo pérdidas y genero más volatilidad al aparecer el denominado “short covering” o “cierre de cortos”, donde los que hemos vendido, tendremos que cerrar la posición para poder devolver el activo a quien nos lo prestó.

Pero ¿no estaremos vallando el “campo” financiero? ¿Se va a prohibir el alquiler de viviendas para estimular la demanda inmobiliaria? ¿Y el de coches o películas en DVD ante la próxima escalada del IVA de los cines? Porque en todas ellas, quien alquila está “corto” del activo, interesándole bajadas de precio. Y algunas, incluso, El estado las incentiva (alquileres), aunque malamente, visto lo visto.

Por cierto, vamos prohibiendo los repos o simultáneas sobre deuda pública española para contener la prima de riesgo ¿no?... porque en esencia es lo mismo. Tengo expectativas bajistas sobre los bonos, los pido prestados y, a cambio del tipo repo, un coste para el “malvado” bajista, me comprometo a devolverlos en un plazo determinado, los vendo y c’est volià… estoy corto.

Para la gestión de activos, la influencia es significativa. Afecta a las estrategias de retorno absoluto (esas que ganan independientemente de lo que haga el mercado, suba o baje). La gestión alternativa y sus estrategias “Long - Short”, quedan muertas desde el momento que tendrán que hacerse necesariamente “market neutral” o “long biased”. Así que la gestión tradicional, esa que replica el benchmark o trata de batirlo, aún perdiendo menos que él, y cobra por ello, y que solo gana cuando sube, se debería beneficiar. Alguien está contento por lo menos…

La posibilidad de ponerse corto de algo que no se tiene, por expectativas bajistas, disciplina a los gestores, públicos o privados, de empresas y estados, al saber, que si su gestión no es eficiente, el mercado, quien en último lugar les deja los recursos, les pondrá en su sitio, penalizándoles. Sí, dirán que siempre son los mismos y que el mercado nunca sube después, pero ¿Tiene fundamentales para hacerlo? ¿Sí? Pues compre el activo, dé contrapartida al mercado…

Las posiciones cortas dotan de liquidez al mercado, al ser éste tanto más liquido cuanto mayor es el número de participantes que operan en él. Limitando artificialmente un lado del mercado, la oferta, y gravando fiscalmente las ganancias a corto plazo, se desincentiva la negociación. De hecho, algunas grandes casas europeas no operan en España por “volatilidad” regulatoria.

Un inciso para acabar, tan especulador es quien vende esperando que baje como quien compra, esperando que suba, ambos solo buscan lo mismo, el beneficio. Pero quien  compra es “inversor” y quien vende “especulador”… ¿Curioso, no?

Buen verano, por que este año ¡¡sí!!!, el mercado subirá. Inviertan, no especulen, el mercado está barato, por lo menos hasta octubre. Eso sí, si pierden dinero… no lo reclamen a la CNMV, por favor…

N. del A.: “The only way is up” es el título de una canción de “Yazz & the plastic population” del año 1988.

* El autor ha especulado y en la actualidad es formador en mercados y productos financieros.

Noticias relacionadas

Lo más leído