Terremoto en los mercados: las gestoras responden (II)


Los últimos acontecimientos ocurridos en los mercados exigen un profundo análisis y explicación, algo que siguen tratando de ofrecer las principales gestoras. En esta segunda entrega de comentarios de las entidades a la rebaja de calificación crediticia a EEUU y a la crisis periférica en Europa, desencadenantes de un auténtico terremoto bursátil, ofrecen su visión casas como Allianz Global Investors (con RCM y Pimco), Aviva Investors, Dexia, JP Morgan AM, Janus Capital y Tressis.

Allianz Global Investors: Greg A. Meier, analista de la gestora, considera en su artículo “El futuro fiscal de América” que lo ocurrido en la pasada crisis ha destapado agujeros en las finanzas de todo el mundo que ahora han salido a la luz. Así, además de EEUU –cuyos déficits de 2010 y 2011 serán los mayores en la historia de la postguerra, algo peligroso teniendo en cuenta que los déficits sin fin conducen a la ruina- muchos países desarrollados afrontan problemas de deuda. “Más de un año después de que Grecia inflara la crisis soberana en Europa, los peligros sobre un default en el mundo desarrollado siguen altos y la crisis europea debería servir como fuerte advertencia para tomar medidas”, comenta el experto. En este sentido, la rebaja de rating a EEUU ha subrayado la necesidad de que los políticos sean más activos y además es un incidente que supone una oportunidad para llamar la atención sobre los cambios estructurales que son necesarios para poner a la economía de nuevo en la senda de crecimiento. En este contexto de desapalancamiento global y recortes de gasto público, los mercados se moverán con elevada volatilidad y una liquidez por debajo de los niveles normales.

Allianz Global Investors: RCM: El responsable de inversiones de RCM, Andreas Utermann, comenta en un reciente informe que la bajada de rating por parte de S&P estaba ampliamente descontada por los participantes del mercado, pues la agencia ya había advertido de ello. Y más aún cuando las medidas decididas sobre austeridad fiscal la semana pasada “sólo ayudan a estabilizar la ratio de deuda frente al PIB, pero no reducen de forma sustancial la deuda, a menos que la economía crezca más”. Por ello, a corto plazo, desde la gestora creen que las implicaciones a corto plazo para los inversores estadounidenses en bonos del Tesoro se traducen en el riesgo de que la deuda sea pagada en dólares “inflados” –la Fed puede monetarizar su deuda mientras el dólar siga manteniendo su estatus de divisa de reserva, por lo que una suspensión de pagos formal del Gobierno es “virtualmente imposible”-, mientras que el riesgo para el inversor foráneo es la depreciación del dólar. “Históricamente, la generación de inflación por encima de las expectativas ha sido la forma en la que los gobiernos se han desapalancado durante un largo periodo de tiempo”, comenta el experto.

Sin embargo, considera que el impacto en las rentabilidades de los bonos será pequeña y la gestora espera una subida de hasta 50 puntos básicos a corto plazo, pues la rebaja por una sola agencia no forzará de forma masiva a vender a los bancos ni al sector asegurador, ni tampoco a los inversores extranjeros, de forma que no es probable que los bonos superen el 3,75%-4% de rentabilidad. “Además, para los inversores, hay una falta de alternativas al mercado de deuda estadounidense”, explica. Sin embargo, y como resultado de esa ligera subida de la rentabilidad, puede producirse un reverso en la tendencia alcista de los precios de los bonos, y también puede ocurrir que el mercado anticipe una salida de los inversores chinos más rápida de lo esperado; eso sí, si los datos económicos siguen debilitándose, el precio de dichos bonos podría mantenerse.

En este contexto, lo ocurrido no sólo pone bajo presión a los emisores respaldados por EEUU sino también a otros países europeos como Reino Unido o Francia con rating AAA. En este sentido, lo ocurrido podría llevar a acelerar los últimos movimientos en Europa destinados a una unión fiscal. Entre las implicaciones a largo plazo, la gestora señala que lo ocurrido es un recordatorio de que los niveles de deuda pública en el mundo desarrollado son extremadamente elevados y que EEUU tendrá que usar varios tipos de instrumentos para facilitar el desapalancamiento del sector público.

A pesar de todo, RCM cree que la última rebaja a EEUU no cambia fundamentalmente la situación del sistema financiero, aunque haya traído volatilidad a corto plazo en las bolsas. Y por ello, apuesta por renta variable, cuya compra en periodos volátiles suele traer buenas recompensas a largo plazo y que podría beneficiarse de los fuertes flujos de beneficios. En la gestora optan por una cartera con una estrategia consistente en la inversión en acciones que ofrezcan dividendos así como en acciones de crecimiento.

Aviva Investors: Shamik Dhar, economista senior de Aviva Investors, considera que el momento de la rebaja no ha ayudado al sentimiento pero que los inversores no deberían perder la confianza en los mercados financieros, pues los bonos del Tesoro de EEUU siguen siendo sólidos. “Es improbable que China, como el mayor tenedor de bonos de EEUU, empiece a vender sus bonos debido a la rebaja. Ningún otro mercado puede ofrecer la liquidez que ofrece la deuda pública estadounidense y por eso no vemos una gran presión vendedora”, comenta.

Con respecto a la renta variable, Dhar asegura que la volatilidad puede crear oportunidades de compra para los inversores más activos y comprometidos con el largo plazo. “Muchas firmas están en mejor forma que desde 2008 y por eso no esperamos que se repita la gran contracción del negocio que ocurrió entonces”, apostilla.

Dexia AM: En la gestora interpretan la rebaja de rating por parte de S&P a EEUU como simbólica e histórica, pero también como un evento esperado. “La rebaja por parte de una agencia de calificación a la deuda de largo plazo estadounidense no desencadenará una venta masiva de bonos del Tesoro”, comentan, en la medida en que la aversión al riesgo se intensificará en los próximos días. Algo que debería beneficiar paradójicamente a dichos bonos del Tesoro, pues son considerados seguros por los inversores.

Además, y también como otra paradoja, todo lo ocurrido es menos preocupante para el largo plazo que para el corto. “El riesgo clave es que el recorte de calificación se lleve por delante cualquier posibilidad de un estímulo fiscal adicional en un momento en que la economía de EEUU lo necesita”, aseguran desde la gestora. La consecuencia es que los tipos de interés de la Fed deberían permanecer en bajos niveles durante un largo periodo de tiempo.

Janus: Por su parte, la gestora estadounidense considera que la rebaja de calificación a la deuda de EEUU pone en peligro la recuperación económica y podría lastrar o impedir la vuelta a un comportamiento más normalizado del consumo y de los negocios. Así, el sentimiento de los inversores, ya debilitado desde la crisis de 2008, podría no recuperarse durante un tiempo.

En renta fija, la gestora continúa sobreponderando crédito y utilizando los bonos del Tesoro de EEUU como una cobertura potencial frente a unas rentabilidades peores de las esperadas en los activos de riesgo y frente a la incertidumbre global. “Continuamos centrando nuestros esfuerzos en firmas que creemos que estarán relativamente aisladas de los recortes de gasto público”.

JP Morgan AM: En su análisis titulado “Deuda de EEUU: ¿y ahora qué? , la gestora da respuesta a preguntas cómo cuáles serán las consecuencias de la rebaja de rating para los mercados o si puede la economía estadounidense recortar el gasto según lo propuesto. Nicholas Gartside, responsable de inversiones de renta fija internacional y David Shairp, estratega global, discuten el impacto de la crisis de deuda de EEUU y la rebaja del rating para los mercados y la economía en general.

Los expertos concluyen que el acuerdo alcanzado sobre el techo de deuda y la rebaja de rating suponen “el comienzo de un largo camino para EEUU”. En este sentido, creen que es lógico que los mercados anticipen más recortes próximos ante el problema de deuda del país, que tratará de recuperar el rating AAA. “Inevitablemente, todo esto tendrá un impacto negativo en el crecimiento a corto plazo, pero es un ajuste necesario que podría y debería sentar las bases para una mayor fortaleza futura”, comentan los expertos.

Tressis:  Con caídas del entorno del 13% en el Ibex, 16% en Eurostoxx, 13% en SP 500 en los 8 días de Agosto que llevamos el dilema está en que hacer a estos niveles. Hemos visto bajadas de rating, tensión en la deuda, declaraciones políticas, pero nadie acaba con esta sangría. El mercado descuenta actualmente una vuelta a la recesión a nivel global. La clave está en si estás de acuerdo con lo que descuenta el mercado. Si esto se confirma, probablemente asistamos a un rebote en el corto, por la sobreventa, para luego volver a caer. Si por el contrario no se confirma esta vuelta a la recesión y es una desaceleración, podemos ver un rebote importante en el otoño. Nosotros apostamos más por esta opción.

Empresas

Lo más leído