Terremoto en los mercados: las gestoras responden


La rebaja de calificación a la deuda de EEUU por parte de Standar & Poors –acompañada de amenazas de futuros recortes-, está provocando un auténtico terremoto en los mercados, a pesar de los intentos del BCE de frenar las caídas bursátiles al otro lado del Atlántico y aportar calma a la tormenta con la compra de bonos italianos y españoles. Así las cosas, las gestoras han adaptado sus perspectivas a los últimos acontecimientos de mercado: para algunas, como March Gestión, los mercados exageran y abaratan aún más la renta variable, el activo más interesante y donde hay que estar, algo que comparten en Schroders y Skandia Investment Group. Para otras, como Saxo Bank, es clave mantener la perspectiva y lidiar con estos riesgos de manera individual, sin mezclarlos, pues mientras la decisión sobre EEUU era lógica y esperada, la crisis de deuda en Italia es mucho más grave. Otras, como UBS Global AM, no creen que lo sucedido suponga un riesgo sistémico pero auguran volatilidad a corto plazo, mientras Pimco mantiene intactas la mayoría de sus posiciones,  derivadas de su propio análisis y no del de las agencias de rating. Para Bill Miller, desde Legg Mason, la rebaja de rating no está justificada y EEUU debería acabar con el oligopolio de las agencias. Entidades como Morgan Stanley optan por la prudencia, rebajando su opinión sobre renta variable europea y optando por invertir en sectores defensivos.

Franklin Templeton: desde la gestora, el director de renta fija Roger Bayston, considera que las noticias de la rebaja de calificación crediticia a EEUU por parte de S&P desde AAA hasta AA+ no ha sido completamente inesperada, pues la decisión se debe sobre todo a la falta del Gobierno del país de acordar un plan viable para reducir el déficit del país a largo plazo. Como consecuencia, numerosos inversores replantearán sus posiciones "durante un largo periodo de tiempo", comenta, pues considera difícil conseguir de nuevo dicha nota una vez perdida.

Para Edward B. Jamieson, presidente, gestor y responsable de inversiones de renta variable de la gestora, las caídas bursátiles de estos días no se deben a ningún gran evento, sino a las preocupaciones de múltiples inversores que incluyen una importante desaceleración del crecimiento global, la crisis de deuda en Europa y la incertidumbre sobre la política económica y la reforma presupuestaria en EEUU. Para la gestora, la reacción bajista de los mercados no es indicativa de una doble recesión y es importante distinguir entre el estado de las finanzas públicas y las corporativas.

 

Legg MasonBill Miller, presidente y director de Inversiones de la gestora Legg Mason Capital Management, considera que la rebaja de rating es "precipitada, equivocada y peligrosa" y cree que era del todo innecesaria y el momento elegido para llevarla a cabo "no ha podido ser peor". Según el experto, "es inaceptable que compañías privadas con ánimo de lucro tengan un status legal especial en el corazón del sistema financiero mundial y que puedan actuar como un ente cuasi regulador", comenta.

Por ello, Miller espera que el Congreso de los EEUU acabe con el oligopolio de las agencias de calificación crediticia.  En cuanto a la credibilidad de la economía estadounidense y su capacidad para pagar sus deudas, Bill Miller asegura que el hecho de que EEUU emite su propia moneda significa que puede "imprimir" más billetes para hacer frente a sus compromisos. Además, la confianza de los inversores en los bonos estadounidenses y los bajos tipos de interés permiten a EEUU financiarse muy barato, según Miller. Además, considera que, a día de hoy, el dólar no tiene competencia como divisa de referencia en los mercados.

March Gestión.Nuestra idea se mantiene y pensamos que los mercados están exagerando tanto el efecto de una recesión en Estados Unidos, como el problema de la deuda Europea y la consiguiente reducción del gasto público”, afirman. Con respecto a Europa, aseguran que, por el momento, el proyecto del euro se mantiene vigente.  “Aunque las medidas de reducción del gasto público son dolorosas y reducirán el crecimiento, una vez asimiladas darán lugar a un crecimiento más sano y estable y a un entorno de tipos de interés más bajo”, comentan, y con respecto a EEUU descartan una recesión, pues lo que habrá es un menor crecimiento, cercano al 1,5%. “A diferencia de la anterior recesión, el sistema financiero mundial está más capitalizado y las empresas tienen unos resultados muy sólidos y no presentan necesidades de financiación”, comentan.

Por todo ello, consideran que las bolsas están baratas, y esperan que se produzca una reducción de la volatilidad: “No tienen sentido los multiplicadores bursátiles a los que están cotizando las bolsas y un referente que suele ser muy fiable es la rentabilidad por dividendos, muy elevada en estos momentos”. Por ello, y teniendo en cuenta todo lo anterior, la gestora continúa con la idea de mantener las posiciones en renta variable, e incluso para aquellos inversores que estén infraponderados creen que es un momento interesante para invertir.

Eso sí, a pesar del apoyo del BCE, consideran que estructuralmente hay que estar infraponderados en España y en sector financiero en general, independientemente de que en el corto plazo pueda tener un rebote más fuerte. Las posiciones en España se centrarían en deuda pública: “Recomendamos comprar deuda pública con vencimiento entre dos y tres años,  en concreto saliendo de efectivo”, afirman.

Respecto a la divisa creen que podríamos asistir a una recuperación del euro, aunque lo normal será que siga debilitándose. Se está acercando a niveles de 1,41 dólares y vemos tendencia hasta el  1,30. “A partir de  niveles de 1,40 empezaríamos a cubrir las carteras”, afirman.

Morgan Stanley: creen que los riesgos son bajistas. “Ha habido un deterioro material en el respaldo fundamental para la renta variable europea”, comentan. Por eso el banco cree que el mercado está en el medio de una disminución significativa de crecimiento y que las valoraciones de la renta variable y el sentimiento pueden apuntar a la baja. Por ello rebajan su opinión sobre renta variable del continente hasta neural y siguen sobreponderando los sectores defensivos e infraponderando los cíclicos.

Pimco: En una carta a sus clientes, Bill Gross, responsable de inversiones, y Mohamed El-Erian, responsable de inversiones adjunto y consejero delegado de la gestora, explican que los mercados seguirán volátiles y también carentes de una liquidez normal. “Dado que nadamos en aguas desconocidas, resulta difícil ser precisos sobre los movimientos de los mercados, teniendo también en cuenta que el sentimiento empeorará ante lo que está ocurriendo en Europa y lo que esperamos que sea una serie de más anuncios de rebajas a EEUU”, explican. Para ellos, la clave es tener la habilidad de reaccionar a las oportunidades excepcionales. “Pimco no ha dependido ni depende de las agencias de calificación para su trabajo de ‘due diligence’ y mantenemos nuestra metodología de rating basada en nuestro análisis, pero también consideramos el potencial de recortes por parte de dichas agencias, con lo que la acción de S&P no conlleva cambios importantes en nuestro posicionamiento de inversión”.

Por ello, aseguran a sus clientes que seguirán analizando los mercados para buscar oportunidades de inversión. “Donde los rating de las agencias juegan un importante papel, en Pimco sólo supone una guía de inversión, lo que nos lleva al tema final: por supuesto, mucho depende de las circunstancias individuales de los clientes”, dice Pimco, considerando que para la mayoría la decisión de S&P no impacta las guías de inversión. Sin embargo, para otros donde las guías de inversión no anticipaban un recorte por debajo de AAA, podría restringir las decisiones de inversión de la cartera o suponer la venta de algunos bonos. “Si es el caso, recomendamos que se provean de un alivio temporal de sus guías de inversión, consistente con su objetivo de inversión”, comentan. “Mientras el cambio de calificación es un evento necesario que nos acompañará en los próximos años, esperamos que forme parte de una solución de largo plazo que devolverá a EEUU a la senda de la prosperidad económica”, apostillan.

Saxo Bank. Para Steen Jakobsen, economista Jefe, Saxo Bank , “lo que afrontan los mercados a comienzos de esta semana es un pack; esto es, una combinación de diferentes riesgos en un solo evento. Es importante mantener la perspectiva y lidiar con estos riesgos de manera individual”, dice en su comentario sobre mercados. http://www.saladeinversion.es/mercados/no-sera-lunes-negro-habra-turbulencias-inversion-trading-07-08-11/

Para Jakobsen, la rebaja de la calificación crediticia de EEUU no es una gran noticia en sí. “Lo siento, es lógica y está justificada. Que un país pase de AAA hasta AA+ no es el fin del mundo y no forzará a nadie a vender bonos a lo loco; podría, con el tiempo y la falta de nuevo crecimiento, crear demanda para una mayor rentabilidad”, comenta. “La situación es más como si un alumno ejemplar fuera a la oficina del director a recibir una advertencia. No es que la situación de la deuda sea irreal, pero tratar esto como información nueva es sacarlo de contexto. Además, la rebaja se filtró ampliamente antes del cierre del viernes como demuestran de manera clara varios informes de agencias de noticias”, afirma.

Para el experto, el segundo riesgo es el contagio en Italia -con una rentabilidad superior a la de España, algo que el 90% de los gurús del mercado ni siquiera habría imaginado hace menos de un mes-, “y aquí el asunto es más serio porque la deuda combinada de España e Italia supera con mucho el tamaño actual del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, incluso de una versión sobredimensionada de 1,5 billones de euros. “Alemania tiene la llave de la crisis de deuda en la UE, pero su capacidad de maniobra está limitada por su deseo de mantenerse dentro del acuerdo de Maastricht, que estipula una cláusula de no-rescate”, afirma. No obstante, cree que nunca debemos infravalorar la voluntad política de salvar la UE. “Nunca. Y aquí yace la respuesta a la reacción legislativa que se espera”. Aunque el foco está ahora en Italia y España, dice, la clave para el medio y largo plazo es la posición en la que se encuentre Alemania, y qué pasa con la calificación crediticia de Francia (también en riesgo). “El mercado diciendo a los legisladores: basta de ganar tiempo; queremos una agenda para generar crecimiento, trabajo y la consolidación de la deuda”, asegura. “Ésta es la Crisis 2.0, y se ha generado al tener que pagar años de negligencia económica. Sin embargo, el recibo no lo vamos a desembolsar de golpe y en un solo día, sino a lo largo de muchos años de bajo crecimiento, una rentabilidad baja en el mercado de acciones y unos costes marginales al alza. Eso es lo que deberíamos haber aprendido de la historia”, apostilla.

Schroders: El equipo de multiactivos de Schroders ha actualizado sus ideas de inversión y reflexionado sobre la dirección de los mercados mundiales y el ciclo económico, destacando que el saneamiento relativo de los balances en el sector corporativo está en consonancia con la prima de riesgo de la renta variable y que apuestan por la exposición a alta calidad en los activos de riesgo con especial atención a Estados Unidos y a los mercados emergentes frente a Europa. La gestora observa en el oro un refugio frente a las preocupaciones sobre la deuda soberana y apuesta por tener exposición a divisas asiáticas frente a las desarrolladas, mientras espera nuevos puntos de entrada en deuda corporativa y high yield.

Skandia Investment Group: para John Ventre, gestor de Skandia Investment Group, las tres incertidumbres que están marcando la evolución de los mercados –la rebaja de rating de EEUU; los miedos sobre las dificultades de emitir deuda en mercados como España o Italia; y los temores sobre la posibilidad de que la debilidad de los últimos datos económicos sea más que una debilidad de mitad de ciclo y apunte a una nueva recesión- crean más oportunidades que riesgos. El experto argumenta que la rebaja de calificación a EEUU no es una sorpresa y, que la compra de deuda española e italiana proveerá estabilidad a la Europa periférica. “En particular es muy bueno para España, porque no tendrá que rescatar sus sistema financiero cuando su deuda frente al PIB es una de las más bajas de la eurozona y una de las más modestas del mundo desarrollado”, comenta. Además, argumenta que ya se esperaba cierta debilidad en los datos económicos durante un tiempo, una de las razones por las que recortó su sobreponderación de renta variable a finales de abril de 2011, hasta neutral. “La tesis actual es utilizar la debilidad de los datos económicos como oportunidad para recomprar acciones a niveles atractivos”, comenta Ventre.

“Una recesión sigue siendo poco probable, sobre todo por la presencia de consumo emergente en China y otras áreas. Hay riesgos en relación con el hecho de que el sentimiento del consumidor en EEUU se dañe pero necesitamos asegurarnos de no exagerar, pues las empresas están en buena forma”, comenta. Por ello, en sus fondos multiactivos han estado reduciendo la duración de tipos de interés (los bonos del Tesoro a 5 años ofrecen una rentabilidad muy pobre, del 1,15% y con riesgos al alza) y también infraponderando renta variable europea durante un tiempo, si bien han cerrado esta apuesta, pues las acciones están sobrevendidas y el sentimiento no puede empeorar, mientras han cerrado algunas apuestas sobreponderadoras en Japón y han incrementado la infraponderación en EEUU. Por último, desde la gestora han empezado a comprar renta variable de forma selectiva cuando los mercados están débiles. “La estrategia de utilizar la incertidumbre para establecer posiciones en renta variable a buenas valoraciones sigue vigente y los fondos se benefician de esta estrategia porque hemos estado preparado para este tipo de eventualidades”, apostilla Ventre.

UBS Global AM: Para UBS Global AM, la rebaja de rating por parte de S&P era un movimiento esperado, aunque el momento y las razones para el recorte sí fueron una sorpresa. Para la gestora, lo sucedido no justifica ventas masivas de bonos del Tesoro y por ello no representa un riesgo sistémico. Sin embargo, advierten de que los bonos públicos ya no son el activo seguro que solían ser y que los tipos de interés también subirán y dañarán la rentabilidad. Para la gestora, los mercados financieros globales seguirán volátiles a corto plazo, con las últimas noticias sobre EEUU añadiéndose a los miedos con respecto a la crisis de deuda europea.

Lo más leído