Tentaciones urgentes


 

Me gusta saborear internet. Hace a un par de años, hablábamos de los interesantes y muy útiles para los cocinillas. Ahora, me gustaría hablarles de iniciativas -tiendas- online que están deliciosas. Es un buen momento, ya que en los últimos meses están surgiendo algunas la mar de interesantes. En mi opinión, tienen un mérito doble. Por un lado, se enfrentan al reto de vender comida sólo por los ojos. Y, créanme,  fotografiar comida de forma que ésta resulte apetitosa y evoque las sensaciones que uno tendría al degustarla es muy difícil. Por otro, responden a un gran esfuerzo por innovar. Hacer las cosas bien. No son meras tiendas en la red, son pequeños esfuerzos por los que el comercio electrónico en general, y la gastronomía en particular, van cambiando poco a poco.
 
   Pantori -que significa ‘despensa’ en japonés- es un gran ejemplo de ello. Su funcionamiento es simple, pero muy original. Cada día, de lunes a viernes, y a excepción de los festivos nacionales, sale a la venta una delicia. Puede ser aceite, pueden ser embutidos o puede ser la sidra vasca, con temporada recién estrenada, que guardaba la botella cuya imagen ilustra este texto. El internauta sólo tiene 24 horas si quiere hacerse con el producto ofertado.
 
   Una tentación urgente... Y doble, si se tienen en cuenta los productos que encuentran y seleccionan rigurosamente el equipo de Pantori. Todos son artesanales y muy difíciles de encontrar en los sitios en los que solemos hacer la compra. Son elaborados con mucho mimo por pequeños productores que no tienen a su alcance grandes medios para distribuirlos, comercializarlos y anunciarlos. Así, las tentaciones que propone Pantori se multiplican: no sólo nos topamos con unos dulces espectaculares, también con quien los ha hecho y con todo lo que también ofrece.
 
   No se preocupen si en alguna ocasión se les hace demasiado tarde y se les escapa algún producto... Es una sensación casi inevitable cuando uno se encuentra con ese queso de oveja “a la antigua usanza", una empanada de zorza o esos almendrados con los que dan ganas de volver a hacer el Camino de Santiago y llegar a Melide con sólo mirarlos. Lo mejor es tomárselo como una inspiración y convertirlo en un propósito de los que se cumplen: el de no dejar de pasar una tentación urgente.
 
Muchas gracias al equipo de Pantori por la imagen.
 
www.pantori.es
En Twitter: @pantori_es
En Facebook: pantori.es
En Instagram: @pantori_es
 

Lo más leído