“Tener un fondo con mucho tirón hace que tu marca sea más conocida, pero no somos una casa de un solo producto”


El interés que ha despertado el M&G Optimal Income entre los inversores españoles lo demuestran los datos. Según el Barómetro elaborado en exclusiva por Funds People, el fondo es el producto de renta fija más grande de España, con un patrimonio de 1.820 millones de euros y, recientemente, fue votado como favorito de los selectores españoles. El M&G Optimal Income, gestionado por Richard Woolnough, ha conseguido una rentabilidad anualizada a cinco años del 11,3%. En lo que va de año, gana un 5,1%. Para Ignacio Rodríguez Añino, director de Ventas para España, Portugal y Chile de M&G Investments, “la clave del éxito es la flexibilidad”.

En una entrevista concedida a Funds People, Añino asegura que “los fondos de renta fija que no sean flexibles van a sufrir. Los que sí lo son, podrán manejarse mucho mejor en un entorno de mercado que se presenta más complejo”. El M&G Optimal Income ha dado recientemente muestras de dicha flexibilidad al haber elevado su exposición a renta variable a máximos históricos, hasta alcanzar el 11% (leer más). Añino lo define como un producto consistente, poco volátil, muy flexible y poco agresivo. “Es uno de los grandes baluartes de la gestora. Tener un fondo con tanto tirón hace que tu marca sea más conocida, pero no somos una casa de un solo producto”.

“Tenemos una gama compensada que va en la línea de lo que creemos que puede funcionar a medio plazo”, asegura. Tras el M&G Optimal Income, el que más captaciones está acaparando es el M&G Global Dividend, fondo de renta variable global que, según explica, es una forma conservadora de estar en bolsa. “La filosofía pasa por invertir en compañías que sean capaces de elevar el dividendo de manera sostenida. Una parte de la cartera está expuesta a cíclicas y otra a empresas de crecimiento para no quedarse atrás en periodos de rally del mercado, momento en el que la beta aumenta”. Recientemente, la firma ha lanzado el M&G Paneuropean Dividend, que sigue la misma estrategia pero aplicada a Europa.

Otro de los productos donde Añino está percibiendo importantes entradas es el M&G Dynamic Allocation. “Es un fondo dinámico con un patrimonio que alcanza los 160 millones de euros y donde estamos viendo entradas netas de entre 15 y 20 millones de euros mensuales a nivel europeo, sobre todo en países como Francia, Italia y España. Es el producto en el que veo mayor potencial de crecimiento en términos patrimoniales”. La particularidad de este fondo es que su gestor, Juan Nevado, trata de aprovechar el comportamiento irracional del mercado para buscar oportunidades de inversión. El 50% de la cartera está expuesta a renta variable, el 40% a renta fija y el 10% a inversiones alternativas (la visión del gestor)

Una de las apuestas personales de Añino es el mercado de convertibles. “En ocasiones el inversor retail no se plantea la posibilidad de apostar por una clase de activo por su incomprensión. Los institucionales, sin embargo, se han dado cuenta de que este mercado ofrece mucho valor y entran en este tipo de productos. Al retail le cuesta más. Estamos dando a conocer el M&G Global Convertibles porque creemos que es un buen momento para esta clase de activo”. Otra de sus apuestas es el M&G European Strategic Value. “Es un fondo de valor puro, que se ha mantenido en este estilo. Es muy típico que, cuando el mercado no acompaña, el gestor cambie su estilo. Hay que fijarse en fondos que no lo han hecho bien por su condición de ‘value’, pero que no han variado su filosofía”.

En general, Añino destaca que los clientes buscan productos con un buen perfil de rentabilidad-riesgo. “No solo se fijan en el comportamiento registrado por el fondo, sino que también la consistencia y la volatilidad con la que el gestor ha conseguido los resultados. La marca también es importante. M&G Investments no es hoy lo mismo que era hace cuatro años. A pesar de ser la firma más antigua del Reino Unido, no fue hasta 2001 cuando sus responsables se plantearon extender su negocio”. Echando mano de los datos de Fund Brand, recuerda que en Europa M&G Investments es la entidad que más ha crecido durante los dos últimos años.

La evolución que ha experimentado la gestora también se ha visto en el tipo de cliente. Aunque reconoce que es difícil discernir, el responsable de M&G Investments para España, Portugal y Chile calcula que el 60% de los inversores finales son retail y el 40% institucionales. En 2009 era al revés (70% institucional y el 30% retail). “Al institucional le gustan más productos puros porque prefieren hacer ellos mismos la asignación de activos. Las bancas privadas, por su parte, buscan productos con un perfil poco agresivo y que se hayan comportado bien en el pasado. La due diligence y el mayor control del riesgo ha sido el gran cambio que ha experimentado el cliente durante la crisis”, asegura.

Estrategia en España

Desde que abriera la oficina en 2006, Añino ha asistido a la evolución del mercado español. “Hubo un periodo largo en el que los bancos perdieron el interés por los fondos de inversión y empezaron a apostar por productos dentro de balance. Eso al sector no le vino bien. Ahora estamos en un punto que me hace ser optimista sobre el futuro de la industria de gestión. Con unos depósitos ofreciendo rentabilidades reales por debajo de la inflación, el dinero está regresando a la industria. Soy un convencido de que la canalización del ahorro a través de las instituciones de inversión colectiva es buena para el país”, asevera.

“Nuestra apuesta por España es clara. No nos hemos fijado ningún objetivo de volumen. Lo que queremos es dar un buen servicio”. Para ello, considera fundamental tener un contacto recurrente con el cliente. “Les mantenemos informados de todos los cambios importantes que se produzcan. Asimismo, atendemos rápidamente a sus peticiones, las cuales son para nosotros prioritarias. Intentamos estar siempre cerca de él. Tienes que tener un producto con track record que haya funcionado bien y estar al lado del cliente”, afirma.

“Cuando sale alguno de nuestros fondos de una lista de recomendados lo vemos como algo normal. No hay malas caras. Es la decisión del cliente y la respetamos. Intentamos darle el mejor servicio. Buscamos crear una buena relación con el cliente”. A su entender, el proceso de concentración de las redes está conllevando a una arquitectura guiada. “Existe una gran concentración en unos cuantos nombres de productos. El volumen se está concentrando no solo en unos cuantos clientes, sino también en unas pocas gestoras”, señala.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído