Telefónica no saldrá automáticamente de los fondos de dividendo


La decisión de Telefónica de cancelar por sorpresa los dos pagos de dividendo que tenía previsto realizar en el segundo semestre de este año no significará su salida automática de todos los fondos de inversión con enfoque en compañías con alta rentabilidad por dividendo. La casuística es amplia y los gestores tomarán sus decisiones en función de la filosofía de sus fondos, las exigencias o flexibilidad que permitan los folletos, la visión sobre la compañía o los cambios que se produzcan en los índices de referencia.

Entre los que, de momento, no tienen intención de deshacer ni reducir posiciones está BanSabadell Inversión, la gestora de Banco Sabadell. Natalia Domínguez Ferrer, directora de Inversiones en Acciones, explica que el Sabadell BS España Dividendo no se guía únicamente por criterios de pago al accionista sino que invierte en acciones con enfoque de valor. “Importa el dividendo y la capacidad de mantenerlo pero es un factor más. También valoramos ratios como la deuda neta, las valoraciones y el nivel de flujo de caja. Telefónica presenta unos ratios de valoración atractivos que cumplen con los criterios de inversión valor -de 6,5 veces frente a 9 de media en el sector- y con los precios de cierre del miércoles la rentabilidad por dividendo en 2013, una vez restituido éste, se situaría en torno al 8%".

En ese sentido y aunque reconoce que no esperaba un anuncio tan radical, considera que la decisión es positiva, puesto que su política era insostenible y supone un paso lógico para financiarse en los mercados. “Telefónica es una idea de inversión a mantener en cartera y valoramos positivamente los avances en el saneamiento del balance”. Las razones: incrementa la flexibilidad financiera y ayuda en el proceso de desapalancamiento. Domínguez considera que en la decisión ha tenido que ver la fuerte presión de las agencias de rating para que Telefónica mejorara su nivel de endeudamiento y entiende que se trata de una situación excepcional.

Aunque el mercado puede tomar en el corto plazo la noticia negativamente, el anuncio es positivo para la estrategia a medio y largo plazo, ya que aporta credibilidad a su plan de reducción de deuda y le permite cubrir sus necesidades de financiación sin necesidad de acudir al mercado en 2013”, apostilla. De hecho, Telefónica se llegó a desplomar el jueves en bolsa un 8,74%, hasta que la intervención de Mario Draghi a favor de ayudar a España (de alguna manera) impulsó las compras y propició subidas del 3,35% en el valor.

La flexibilidad del folleto tampoco obligará a vender el valor a otras gestoras con fondos enfocados en valores con alta rentabilidad por dividendo. Según algunas fuentes del mercado, lo ocurrido presiona la toma de decisiones sobre el valor, pero no obliga a venderlo puesto que sus fondos tienen flexibilidad para invertir hasta un cuarto de la cartera en valores que no tienen un alto dividendo.

En otros productos ocurre que la decisión de mantener o sacar al valor de la cartera debe esperar al movimiento que hagan los índices de referencia de alta rentabilidad por dividendo. Es el caso de Miriam Fernández, gestora del Ibercaja Dividendo, que está tiene presencia en Telefónica aunque de forma infraponderada: no dará ningún paso hasta ver si su benchmark, el MSCI EMU High Dividend Yield, lo saca. El fondo invierte principalmente en valores que tienen una rentabilidad por dividendo por encima del 4%, pero que también cuentan con perspectiva de mantenerlo. Está focalizado en un 90% en divisa euro y tiene poco peso en nombres españoles actualmente, debido en parte al estrés que afrontan las compañías nacionales. De hecho, su posición está infraponderada en otros nombres como Iberdrola.

Por su parte, Diego Corral, gestor de Consulnor, no tendrá que tomar ninguna decisión porque no tenía el valor en cartera. “En el fondo Consulnor Dividendos no teníamos acciones de Telefónica, ya que es un fondo que además de buscar compañías con alta rentabilidad por dividendo, lo que busca es que sea sostenible, y el caso de Telefónica no cumplía ese criterio”, explica.

Vender Telefónica

Pero otros gestores sí se ven obligados a deshacerse del valor. Entre los españoles, los gestores del Renta 4 Cartera Selección Dividendo tendrán que ir reduciendo posiciones, que actualmente se encuentran algo por debajo del 3%. Y es que la filosofía del fondo es invertir en valores con alto dividendo y visibilidad en el mismo, por lo que la venta de Telefónica resulta lógica.

“Aunque pensamos que es coyuntural, y que cuando se calmen la crisis de la deuda soberana y los problemas de financiación la empresa retomará el pago de dividendo, entendemos que la poca visibilidad de dichos pagos y la nueva visión del ejecutivo de primar la reducción de deuda y mantener el rating va en contra de las políticas de reparto”, comenta Javier Galán Parrado, gestor de fondos de renta variable.

El experto cree además que Telefónica ha abierto la veda y que habrá otros valores que  secunden su decisión. “Pensábamos que eliminaría el pago del dividendo en liquidez y la recompra de acciones, pero que mantendría  el pago en acciones. Ha roto las expectativas y estaremos más tranquilos en empresas con baja deuda y bajos tipos para financiarse, de países como Alemania, Francia, Reino Unido o Suiza”, explica. Así, el peso de España en sus fondos de bolsa europeos es moderado.

También venderán en UBS Global AM, donde el equipo gestor del UBS European High Dividend tiene Telefónica con un peso de 62 puntos básicos, frente a los 73 que pesa en el MSCI Europa. “Cuando revisemos el fondo, sacaremos el nombre porque ha cancelado los dos próximos pagos de dividendo, algo que no esperaban los analistas”, explican. Con todo, desde la gestora niegan que esto sea motivo para sacar otros valores nacionales, pues analizan cada nombre independientemente del país de origen. “No habrá cambios particulares para otras compañías españolas”, apostillan.

Entre los fondos internacionales, hay algunos donde su peso es importante y otros donde es mucho más residual. Por ejemplo, el Pictet High Dividend Selection hace énfasis en compañías de infraestructuras con elevados dividendos –al menos 3% anualmente- y el peso de Telefónica era en junio del 3,3%, situándose entre las diez mayores posiciones. Sin embargo, el peso de España en el fondo de dividendos de Fidelity es residual, y nunca ha estado entre las diez primeras posiciones de la cartera.

Schroders no tiene Telefónica actualmente en la cartera de su fondo de dividendos. Ian Kelly, gestor del fondo Schroder ISF European Dividend Maximiser, considera que la decisión de Telefónica es un movimiento prudente dado el deterioro del mercado español y su fuerte deuda. “La prioridad del consejero delegado debería ser siempre la supervivencia de la entidad, más allá de pagos a los accionistas en el corto plazo”, afirma. La decisión, combinada con los 15.000 millones que podría obtener de la venta de activos, permitirá a la firma reducir su deuda. “No tenemos el valor en cartera. Aunque el flujo de caja es muy atractivo, podría haber crecientes presiones de liquidez más allá de 2013. En el mejor de los casos, habrá mayores recortes de pago al accionista y en el peor, podría tener que verse obligado a vender más activos”, apostilla.

Tampoco tienen Telefónica los fondos con enfoque de dividendo de DWS Investments. "No tenemos el valor ni tampoco otros españoles en el Top Dividende", comenta el especialista en renta variable Denise Kissner, y además está infraponderado en telecomunicaciones (a principios de año vendieron France Telecom y Vivendi). Tampoco tenía Telefónica en el DWS Invest II European Top Dividend.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído