Stephen Harker, de GLG: “Los inversores rechazan Japón injustamente”


Stephen Harker, gestor de 850 millones de libras a través del fondo GLG Japan CoreAlpha, asegura que la visión de infraponderación crónica de Japón está totalmente injustificada, dado su comportamiento frente a otros índices bursátiles a lo largo de la década pasada. Desde 1998, el gestor asegura que el índice TSE1 ha batido tanto al FTSE All Share británico como al estadounidense S&P 500 en cinco de los últimos 11 años.

Stephen Harker, gestor de 850 millones de libras a través del fondo GLG Japan CoreAlpha, asegura que la visión de infraponderación crónica de Japón está totalmente injustificada, dado su comportamiento frente a otros índices bursátiles a lo largo de la década pasada. Desde 1998, el gestor asegura que el índice TSE1 ha batido tanto al FTSE All Share británico como al estadounidense S&P 500 en cinco de los últimos 11 años.



“Existe una visión de que Japón siempre lo hace peor que otros mercados”, asegura Harker, pero está pasada de moda, porque sólo se justifica en la década de los 90. “Si los inversores hubieran adoptado una estrategia de comprar y mantener desde 1999 habrían obtenido el mismo resultado que invirtiendo en el FTSE All Share”, explica, recordando que en 2008, cuando todo lo demás estaba estallando, Japón se comportó mejor que Reino Unido. “Incluso los inversores japoneses lo infraponderan pero la reciente evolución del mercado no concuerda con esa posición”.



Harker cree que el país nipón está bien posicionado para continuar haciéndolo bien en los próximos años, gracias al enorme programa de reestructuración del sector corporativo, que ha permitido a las compañías generar cash flow durante los últimos 13 años. La mejor ilustración de la transformación el país, según Harker, se encuentra en el sector bancario. “La enfermedad que infecta la economía global está en el sistema financiero”, asegura. Pero la situación de crédito en Japón es muy diferente a la del resto del mundo, pues de los 19 de los mayores bancos que existían en el país en 1989, sólo uno sobrevive con el mismo nombre actualmente.



“En otras palabras, Japón está en el fondo de un ciclo de crédito que sólo sucede una vez en la vida, mientras el mundo occidental, dirigido por EEUU, acaba de pasar el techo del ciclo, lo que implica diferentes niveles de riesgo económico y de inversión que favorecen a Japón”, asegura Harker.



Con respecto al mercado bursátil, cree que las acciones japonesas están baratas en términos históricos y en comparación con los bonos. “Japón sigue siendo el hombre rico de Asia, si bien cotiza con valoraciones muy bajas, lo que ofrece mayores oportunidad para invertir”, según el experto, que hace hincapié en la rentabilidad por dividendo del índice TSE1, del 2,3%, frente a los bonos de 10 años, con rentabilidades del 1,3%. “La tendencia plana está a punto de romperse; no sabemos en qué sentido pero es difícil de explicar por qué Japón debería hacerlo peor que otros países teniendo en cuenta la actual dinámica de crédito. Para nosotros la cuestión no es por qué invertir en Japón, si no por qué no”.

Lo más leído