Soluciones para las carteras conservadoras: la idea de inversión en la que los españoles están siendo pioneros


Natixis Investment Managers es una gestora que en los últimos años ha experimentado un fortísimo crecimiento en el mercado español. La firma que lidera Sophie del Campo ha estado incrementando su volumen de activos desde 2013 a ritmos anualizados del orden del 50%, lo que le ha permitido hacerse un hueco en el ranking de las 25 mayores entidades internacionales por patrimonio gestionado en España. Del Campo tiene muy claro que el éxito de la gestora se basa en la diferenciación en lo que respecta al servicio que prestan a sus clientes, sobre todo a la hora de poner a su disposición herramientas que les ayuden en su labor del día a día. En este sentido, el servicio enfocado a la construcción de carteras duraderas que viene prestando la entidad a sus clientes de manera gratuita ha sido un elemento esencial en el desarrollo de la gestora en España. “Es el corazón de nuestra estrategia a nivel comercial”, afirma.

En una entrevista con Funds People, la directora general de Natixis IM para Iberia, Latinoamérica y EE.UU. Offshore subraya la importancia que para la entidad está teniendo el Departamento de Análisis y Consultoría de Carteras (PRCG), cuyo trabajo se basa en estudiar y analizar las carteras de los inversores con el objetivo de mejorar sus portfolios modelo y que su diseño se adecúen a los complejos mercados actuales. “El éxito que estamos teniendo en España no hubiese alcanzado cotas tan altas si no fuese por todo lo que nos aporta el servicio de análisis que proporciona un equipo extraordinario que en los últimos tres años ha duplicado su plantilla, hasta los 20 miembros actuales. Su labor es la de proporcionar a nuestros clientes información relevante sobre cómo están construidas sus carteras, identificar las debilidades y ofrecerles soluciones de manera agnóstica en cuanto a producto. De ahí su gran aceptación”, señala.

La repercusión que ha tenido en España el PRCG ha sido muy notable. Desde su puesta en marcha han analizado más de 1.000 carteras de inversores españoles, lo que les ha permitido conocer qué soluciones de inversión podían aportar más valor añadido de cara a robustecer las carteras de los clientes. “También nos ha ayudado a saber lo que está pasando a nivel de asignación de activos, situándonos en la primera posición en lo que a conocimiento del mercado español se refiere. Este equipo nos aporta información casi a diario sobre lo que está pasando en tu mercado local y compararlo con lo que sucede en otros mercados europeos en distintos ámbitos, por ejemplo en lo que respecta a la implementación de MiFID II (cómo están construyendo las carteras, qué diferencias hay, cómo les podemos ayudar a crecer frente a mercados que son más maduros…”, explica.

España, pioneros en incorporar estrategias de gestión alternativa

Una de las áreas donde en estos momentos están apreciando una mayor preocupación por parte de sus clientes es en la construcción de las carteras moderadas. “Los distribuidores tienen una gran responsabilidad en proponer soluciones que se adapten a las necesidades de este tipo de clientes. Lo que estamos viendo es que España está a la cabeza a la hora de incorporar estrategias líquidas de gestión alternativa. Es una parte muy importante, con un peso que representa ya más del 15% del total de las carteras, un porcentaje mucho más alto que la media europea (12%). El cliente español ha visto con cierta antelación el difícil momento que vive la renta fija y ha sido de los primeros en apostar por diversificar las carteras con productos que puedan ofrecer resultados más sólidos, como es el caso de estas estrategias”.

En el mercado existe una amplia oferta de estrategias de gestión alternativa y no todas han ofrecido los resultados que esperaban los inversores. Según Del Campo, es iluso pensar que la gestión alternativa no tiene exposición al mercado. “La clave es analizar y determinar cuáles son las betas de mercado que tiene cada una de las estrategias, combinarlas correctamente y cubrirlas si fuese necesario. El error y la decepción que han provocado algunas estrategias de gestión alternativa proviene de pensar que estas estrategias son agnósticas a los movimientos del mercado, lo cual no es el caso. Cuando realizamos el análisis de carteras y de los subyacentes, lo que hacemos es poner al descubierto cuáles son los factores de riesgo de las estrategias alternativas que tienen los inversores en sus carteras, con el objetivo de indicarles cuál sería la manera de combinarlas y de conocer cuál es la diversificación real que aportan. Este procedimiento de análisis riguroso de los factores de riesgo de la gestión alternativa te permite ser capaz de crear una cartera mucho más potente y evitar las decepciones”, indica Del Campo.

Otro de los aspectos que han apreciado que hace a España diferente con respecto a otros mercados europeos es la amplia variedad de índices de referencia que se están utilizando en renta fija. “Hay más de 20 índices de referencia en banca privada para la parte de renta fija, cuando en el resto de países europeos vemos que, en la parte conservadora, las bancas privadas manejan normalmente cinco o seis benchmark diferentes. En España, prácticamente cada entidad ha buscado su índice de referencia propio. Esto es algo muy llamativo, que hace mucho más complicada la comparación de una cartera de banca privada frente a otra porque cada índice de referencia puede presentar sesgos distintos en cuanto a la calidad crediticia, duración, exposición geográfica… Esta circunstancia no se da en la parte de renta variable, donde los índices utilizados son más clásicos”, revela la directora general de Natixis IM.

Este análisis de los índices de referencia surge a raíz de la propia evolución de las peticiones de sus clientes. “Nuestra vocación no es contar con un equipo estandarizado de análisis de carteras, sino que éste vaya desarrollándose en función de cuáles sean las peticiones de nuestros clientes. Regularmente, nos hacen peticiones muy diversas. Lo que estamos haciendo cada vez más es explicarles cómo están posicionados frente a sus competidores y el resto de inversores europeos. Hay mucho interés en ver cómo se construyen las carteras en otros países, ser conscientes de las diferencias y coger ideas. Esta estrategia nos permite ser vistos por nuestros clientes como un socio, algo que con MiFID II adquiere mucha relevancia, puesto que una de las implicaciones de la nueva normativa es que para los clientes les será muy complicado tener muchos proveedores diferentes y, a la hora de seleccionar producto, para el distribuidor la calidad del servicio y lo que le aportes como proveedor será clave”, asegura.

Estrategia de crecimiento

La estrategia de crecimiento que se han fijado en Natixis IM es la de seguir ofreciendo soluciones que aporten valor a las carteras. “Nunca registraremos en España un producto que entendamos que no pueda ofrecer valor a las carteras. Nuestro objetivo va a seguir siempre siendo el mismo: tratar de convertirnos en un partner estratégico para nuestros clientes. No queremos ser vistos como un mero proveedor de fondos, sino como alguien más potente en el que nuestros clientes se puedan apoyar, creando un vínculo de confianza con ellos”. Esas soluciones de inversión a las que se refiere Del Campo son fondos de gestión activa. “La gestión pasiva seguirá existiendo y formará parte de las carteras, pero nuestro modelo pasa por ser un proveedor de estrategias activas, que es donde realmente consideramos podemos aportar valor. Tenemos muy claro que esa es la línea que vamos a seguir”. Este camino lo quieren recorrer reforzando su modelo multi-boutique.

Un equipo renovado

“Es un modelo muy extremo y puro, ya que las gestoras gozan de una gran independencia tanto a la hora de desarrollar nuevos productos como de gestionarlos. Es algo que tiene mucho sentido. No se trata únicamente de comprar gestoras, sino de incorporar equipos de gestión que puedan integrarse en nuestras filiales. El último ejemplo es DNCA, entidad muy conocida en gestión alternativa de renta variable que recientemente fichó a un equipo de La Française AM especializado en gestión alternativa de renta fija, lo que complementa muy bien lo que ya teníamos”, señala. Este reforzamiento de equipos ha afectado a distintas áreas y a distintos niveles. Lo vimos a principios de año con el nombramiento de Jean Raby como nuevo responsable de asset management, wealth management y private equity.

También ha destacado la incorporación de Oliver Bilal como nuevo director de Ventas y Marketing de la entidad, profesional que cuenta con una experiencia de más de 20 años en la industria de gestión de activos y que ha venido con el declarado objetivo de convertir a Natixis IM en el proveedor líder mundial de estrategias de inversión activas de alta convicción, captando unos flujos netos de 100.000 millones de euros durante los próximos tres años, para llegar al billón de activos gestionados en 2020. La gestora se está preparando para ir a por este objetivo. En España, la entidad ha reforzado su equipo, con la incorporación de Almudena Mendaza quien, bajo las órdenes de Del Campo, centrará su labor en el desarrollo estratégico del negocio con las entidades de banca privada, las gestoras de activos y los intermediarios financieros locales en Iberia. Todo ello con el objetivo de afianzar a Natixis IM como una de las gestoras internacionales de referencia en el mercado español.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído