Sólo un tercio de los fondos activos en emergentes baten al índice en 2010


Pese a los flujos negativos de los últimos días, las perspectivas para los mercados emergentes a largo plazo son positivas. La cuestión es si es mejor acceder a ellos a través de una gestión activa o pasiva. Según datos de db x-trackers, sólo un tercio de los gestores activos en emergentes lograron batir a sus índices a lo largo de 2010, con oscilaciones de entre el 20% que lo logró en enero y cerca del 40% de mediados de año, una cifra que se redujo a finales de 2010. Así, en noviembre, el 34% de los fondos activos superaron a su índice de referencia, una vez descontadas tasas y comisiones pues, en términos brutos, el éxito fue del 67%.

De hecho, en febrero de 2006, el momento en el que la gestión activa logró sus mejores cifras, sólo la mitad de los gestores, el 55%, batió a sus índices. Es más, desde agosto de 2007, el índice Bloomberg Active, formado por 121 fondos de gestión activa en emergentes, ha evolucionado peor que el índice MSCI Emerging Markets en términos de rentabilidad, una brecha que se ha ido ampliando y que actualmente alcanza el 12%.

La región en la que los gestores activos han acertado más ha sido Asia: desde diciembre de 2007, en China casi el 56% de los fondos batieron a los índices, un 32% lo hizo en India y un 23% en Asia Pacífico sin Japón, frente a sólo el 4% en Latinoamérica.

Los inversores parecen intuir esa mejor evolución de los índices y los productos que los replican, puesto que, desde comienzos de 2009 los ETF han recibido la mitad de los flujos dirigidos a estos mercados desde todo el mundo. Es más, desde 2007, han recibido más flujos de nuevo capital en términos absolutos que los fondos de gestión activa. En esa misma línea, los activos de emergentes gestionados por productos pasivos han crecido un 250% en los dos últimos años, frente al 150% de subida en los fondos de gestión activa, según datos de db x-trackers (la plataforma de fondos cotizados de Deutsche Bank).

Apuesta por la réplica sintética

Por todo ello, la gestora propone seguir con los paradigmas establecidos de que la gestión pasiva es más abierta, liquida y fácil para posicionarse en mercados complicados. Su apuesta, más que por la réplica física, es por la sintética vía swaps, que consideran más eficiente y con menos tracking error.

Y es que dos tercios de los países del MSCI EM presentan potenciales dificultades para el inversor extranjero, una de las razones por la que la réplica directa suele ser más inestable, según indica Engracia Borque, responsable de db x-trackers & db ETC Team en España, que aconseja vigilar también los horarios de negociación, potenciales problemas con las divisas y casos fiscales específicos. Borque hizo hincapié en sus productos, a la vez que enfatizó que DB también actúa como bróker para ETF de terceros.

Lo más leído