“Sólo reformas estructurales frenarán el deterioro de las economías de España e Italia”


En comparación con Estados Unidos, la economía europea sigue mostrando muchos signos de fragilidad. La ausencia de una recuperación de la misma evidencia que podemos estar ante un cambio de régimen que podría afectar no sólo a la Eurozona sino que también a la economía europea en su conjunto. Así al menos lo cree Philippe Waechter, economista jefe en Natixis Global Asset Management, quien considera que países como España e Italia han visto cómo su situación económica cambiaba de una manera muy fuerte y brusca.  

 

En el informe de Perspectivas correspondiente al mes de marzo, Waechter recuerda que a lo largo de los últimos cinco años la tasa media de variación interanual de la actividad en España decreció a un ritmo anual del -0,5%. En el caso de Italia, la caída fue incluso más abultada (-1%). “Para estos países, la ruptura es profunda y duradera, y sólo medidas estructurales orientadas a mejorar la productividad podrían revertir esta tendencia”, asegura el experto. En su opinión, “esto es lo que el Gobierno de Mario Monti pretende poner en práctica en Italia, especialmente a través de la reforma del mercado laboral y de medidas encaminadas a elevar la competitividad”.  

 

En términos generales, este experto entiende que, con la excepción de Alemania, los países industrializados deben recuperar una trayectoria de crecimiento más satisfactoria, con el objetivo de mejorar la dinámica del mercado de trabajo y la distribución de los ingresos. “A corto plazo, el objetivo de estos países debe ser apoyar el crecimiento, mientras que a largo plazo las autoridades deben hacer todo lo posible para que el potencial de crecimiento de sus economías sea cada vez mayor. Según Waechter, “una buena forma de hacerlo es incorporando los avances tecnológicos, ya que sin esto no se ganaría en competitividad”. 

 

Pero… ¿qué incentivo tendría invertir en unos países desarrollados que muestran un crecimiento económico a la baja? En opinión del economista jefe de Natixis Global AM, este será un tema vital en los próximos años. A su juicio, al igual que ocurriera en la década de los 60, la inversión pública debería jugar un papel muy importante. “No obstante, debido a las restricciones de crédito en los estados, parece que esta salida sería difícil de implementar, por lo que resulta urgente renovar unos incentivos que favorezcan hoy un crecimiento que permita recuperar más rápidamente el círculo virtuoso”, indica. 

 

Puede consultar el análisis completo de Waechter descargándose el siguiente archivo:  

Noticias relacionadas

Lo más leído