"Solo hemos visto alzas de doble dígito en deuda con grado de inversión tres veces en 17 años"


Tras las fuertes rentabilidades cosechadas en 2012 en los mercados de renta fija, muchos gestores hacen sus previsiones sobre lo que el inversor debería esperar de los bonos en 2013. Pocas cosas hay seguras aunque, según Anthony Doyle, director de Inversiones de Renta Fija para M&G Investments, “lo único que podemos decir con total certeza es que es poco probable que los bonos sigan generando los excelentes rendimientos que han ofrecido a lo largo del año pasado”. Esto, en su opinión, sería válido para todo el espectro, desde la deuda del Estado hasta los bonos de alto rendimiento.

Según explica el experto en un artículo publicado en su blog, los retornos de doble dígito registrados por los bonos con grado de inversión el año pasado no son normales. “De hecho, esto es algo que solo se había producido tres veces en los últimos 17 años”, dato que indica claramente la excepcionalidad del momento vivido. Por otro lado, en ese mismo periodo analizado esta clase de activo solo ha ofrecido una rentabilidad negativa en dos ocasiones”, afirma. La última, tal y como recuerda el director de M&G Investments, fue en 2008, cuando esta categoría cerró el año con unas pérdidas del 3,3%.

En lo que respecta a la deuda de alta rentabilidad de Estados Unidos, esta clase de activo ha sido una de las más solicitadas por los inversores, sobre todo teniendo en cuenta que los programas de flexibilización monetaria han reducido considerablemente el número de impagos. Doyle destaca que el consenso calcula que la rentabilidad que arrojará este año estará entre el 4% y el 6%. “El retorno que previsiblemente conseguirá el inversor en high yield estadounidense será menor como consecuencia del recorte del cupón, una situación que únicamente se había producido una vez en los últimos 25 años”, indica el experto.

En términos generales, Doyle reconoce que a los integrantes del equipo de Renta Fija de M&G Investments “les gustan especialmente las empresas no vinculadas al sector financiero, están preocupados por las valoraciones de la deuda de mercados emergentes y siguen confiados en que todavía existen algunas áreas en el universo de renta fija donde hay atractivas oportunidades de inversión”. A su juicio, las rentabilidades cosechadas en el mercado de bonos en 2012 se han producido en un contexto macroeconómico que, a día de hoy, sigue presentando importantes desafíos.

En este sentido, el experto afirma que, hace justo un año, cuando en la firma elaboraban sus perspectivas anuales, muchas de las circunstancias por las que estaban preocupados entonces –nueva vuelta a la recesión económica, el creciente endeudamiento de los países desarrollados, el riesgo que supone a errores por parte de las autoridades políticas en el modo de abordar la crisis- se han convertido en algunos casos en una preocupación todavía mayor. “Pero no todo son malas noticias y, por ello, nos agrada observar como se están produciendo algunos progresos en algunas partes del mundo”, asevera el experto.

Noticias relacionadas

Lo más leído