"Sólo hay tres maneras de batir al mercado: poseer más información que los demás, ser más listo o tener un horizonte distinto"


"Soy un inversor muy sencillo. Me gusta invertir a largo plazo en valores de mucha calidad que hayan perdido el favor del mercado". Michael Clements va a reiterar varias veces esta declaración de principios a lo largo de la entrevista. El ex de Franklin Templeton, que en septiembre aterrizó en OYSTER, promete gestionar los fondos OYSTER European Opportunities y OYSTER European Selection con el mismo estilo que avaló el éxito del Franklin European Growth, cerrado a nuevos inversores desde julio. El primero es un fondo gestionado de forma activa, pero pendiente del índice, que actualmente tiene entre 50 y 60 ideas en cartera. El segundo es un fondo de cartera concentrada (entre 30 y 40 valores) que reúne las mejores ideas en una estrategia de alta generación de alfa. 

Clements es el tercer gestor que se hace cargo del OYSTER European Opportunities; sus dos predecesores tienen nombres ilustres: Nicolas Walewski, que se fue de OYSTER para fundar Alken, y Eric Bendahan, que en septiembre anunció su marcha para dirigir su propia boutique, Eleva Capital. El nuevo responsable de la cartera promete firmemente por un lado gestionar la estrategia de una forma coherente con el estilo de Walewski y Bendahan, y por el otro afirma estar preparado para afrontar posibles reembolsos, una vez que se cumplimente el proceso de registro de cuatro sicavs de Eleva, previsto para diciembre. "Ya estamos preparando la cartera, hay que anticiparse. Detectamos reembolsos las dos o tres primeras semanas, pero ahora los flujos se han estabilizado", indica. 

Clements va más lejos en su compromiso: "Trabajé ocho años y medio en UBS y seis en Franklin Templenton, mi intención es quedarme ahora diez años en OYSTER". El gestor se muestra muy coherente: "Generar resultados lleva tiempo. Yo invierto con un horizonte de tres a cinco años, la oportunidad que me han brindado en OYSTER es que puedo ser muy emprendedor, me dan mucha libertad para gestionar". 

La comunicación, otro activo más

¿Cómo gestiona Michael Clements? Él mismo ha indicado ya que es un inversor que busca lo sencillo. Ahora recalca las bondades de ser asimismo un inversor paciente: "Tengo un horizonte de largo plazo porque me da ventajas sobre el mercado. Sólo hay tres maneras de batir al mercado: tener más información que los demás, que es difícil; ser más listo que los demás, que probablemente no lo soy; o tener un horizonte distinto. Veo que el mercado tiene una visión cortoplacista y eso me da ventaja para superar los problemas a corto plazo“, declara tajantemente. 

A continuación, el experto explica cómo sustenta su visión en base a su horizonte temporal. Se trata de tener fuertes convicciones sobre los valores que quiere para la cartera, y para ello elabora un exhaustivo proceso de due dilligence para investigar a fondo el modelo de negocio de cada compañía, que incluye modelos con test de estrés en los escenarios más extremos posibles. "Me lleva dos meses analizar cada valor en profundidad", admite. 

¿Qué tipo de compañías le gustan a este experto tan value? "Me gustan los negocios de alta calidad, no invento nada nuevo. Me gusta que tengan altas ventajas competitivas, poder de fijación de precios, una cuota de mercado dominante... El problema es que muchas veces esas acciones están caras, porque les gustan a todos". Para combatir este problema, Clements insiste en la importancia de "entender los retornos y los potenciales, porque el único momento para aprovechar y comprar barato es en los momentos de pánico"

Sin embargo, hay un rasgo que diferencia claramente a Clements, su esfuerzo por tener el máximo nivel de comunicación con su equipo. Actualmente el equipo de gestión está compuesto por cinco personas, aunque desde OYSTER adelantan que planean contratar a otras dos. "Invertir consiste en discutir ideas. Quiero cuanta más gente posible intentando criticar un negocio", afirma. Clements realiza otra observación: "Necesitas un entorno en el que puedas cometer errores. Somos humanos, si hay miedo al despido no se comunican errores y entonces las cosas empeoran". 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído