Sobre fondos éticos, socialmente responsables, solidarios


Hacía mucho tiempo que el mercado nacional de fondos no daba la bienvenida a un fondo ético. InverCaixa ha roto esa dinámica con el Microbank Fondo Ético Garantizado que acaba de registrar en la CNMV. El ámbito de la inversión socialmente responsable es uno de los más interesantes del sector de la gestión pero que, en momentos de crisis o alta volatilidad, tiende a pasar a un segundo plano pues, en esos momentos, las prioridades suelen ser otras (limitar las pérdindas lo máximo posible básicamente).

 

En general, la ISR puede definirse como la integración de valores éticos, medioambientales y sociales en las decisiones de inversión unido a un creciente activismo de los accionistas demandando la inclusión de los principios de sostenibilidad en todos los planos de las compañías para garantizar la rentabilidad en el medio y largo plazo. Dentro del universo de la inversión social conviene diferenciar entre cuatro tipos de fondos.

 

Por tipo de vehículo, según explica Juan Ramón Caridad, director del Master en Mercados Financieros e Inversión Alternativa del Instituto BME, se puede distinguir entre fondos éticos, fondos de desarrollo sostenible, fondos solidarios y fondos temáticos. Los fondos éticos tienen un sesgo de exclusión por el cual se decide dejar fuera del universo de inversión compañías de ciertos sectores como pueden ser el de armamento, juego, alcohol, etc. Los fondos de desarrollo sostenible tienen un enfoque de "best in class" por el que se seleccionan las mejores compañías atendiendo a criterios definidos por el fondo como puedan ser de transparencia o diálogo empresarial. Los fondos solidarios, por su parte, ceden una parte de su comisión a ONG u organismos sociales. Por su parte, los fondos temáticos o green fund centran su inversión en compañías como puedan ser las de agua, energía limpia o cambio climático.

 

En la estrategia de inversión el fondo puede optar por tres vías para determinar qué es ético o sostenible: crear un consejo asesor que sea quien lo decide, dar libertad al gestor para que aplique sus propios criterios o bien gestionarse tomando como referencia un índice ético tal como ha hecho InverCaixa en su nuevo producto.

 

En España, la ISR se autorregula a partir de una Circular de Inverco que fue aprobada posteriormente por la CNMV. Dicha circular permite a cada IIC decidir libremente sus criterios siempre y cuando estén expresados claramente en el folleto de inversión no hay una definición estándar.

 

Algunos de los fondos solidarios que hay en España son el Bankinter Solidaridad, BBK Solidaria, BBVA Solidaridad, BNP Paribas Fondo Solidaridad, ESAF Global Solidario, Fonpenedes Etic i Solidari, Santander Solidario Dividendo Europa o Urquijo Inversión Ética y Solidaria. Entre los éticos aparecen el fondo Compromiso Fondo Ético, Microbank Fondo Ético y el Fonengin ISR de Caja Ingenieros Gestión.

Noticias relacionadas