Tags: Negocio | ETF |

Smart Beta ETF. ¿Tendrán éxito en España?


TRIBUNA de Iñigo Bilbao-Goyoaga, especialista en Fondos de Inversión e Inversión Colectiva.

Durante los dos últimos años hemos visto duplicarse el negocio de ETF en España. De EUR 17bn hemos pasado a EUR 32bn de activos bajo gestión según estimaciones de Funds People. Los actores principales son iShares de BlackRock con más del 50% del mercado seguido de Lyxor, Amundi, Xtrackers de Deutsche Bank y Vanguard.

Según también datos de Funds People la mayor parte de los ETF contratados en España actualmente siguen directamente un índice, bien de renta variable o bien de renta fija. Serían lo que en el idioma de la industria llamamos ETF plain vanilla. Quiere esto decir que siguen directamente índices conocidos que generalmente siguen criterios de capitalización o tamaño. Hoy en día en España la mayor parte de las inversiones son geográficamente en EE.UU. y Europa también según datos aportados por Funds People.
Según comentarios e informes de estas propias casas expertas esto es lo normal. Para ellos comenzar por índices que siguen la capitalización o el tamaño tanto en renta variable como en renta fija para introducirse en el producto es lo natural. Consideran que es un buen comienzo y es lo que recomiendan.

La pregunta del título del artículo es por lo tanto esperada, ¿tendrán con el tiempo aceptación productos indexados en formato ETF que sigan otros criterios distintos más sofisticados que el puro de capitalización, los famosos ETF de smart beta también llamados de beta estratégica? No olvidemos dos cosas. La primera es que estos productos de smart beta o de factor (value, size, momentum, quality and volatility) suelen tener poco track record y eso siempre es un hándicap para los selectores y si además tenemos en cuenta el segundo tema, y es que suelen ser más caros que los ETF de capitalización claramente merecen una pensada antes de lanzarse a invertir en ellos. Si además añadimos que ya hay ETF de capitalización que rondan de media los 10 puntos básicos (los hay incluso más baratos), pagar por ejemplo 45 puntos básicos por un producto de smart beta es nada menos que más de 4 veces el coste de un producto sencillo.

Hay casas de productos de valor añadido como las americanas y algunas francesas que se están introduciendo en el mundo de los ETF con productos de beta estratégica, tratando de aportar valor en el mundo de los ETF que hoy por hoy lo dominan las soluciones baratas y sencillas. El mayor hándicap de las soluciones sofisticadas es que suelen traer poco track record. Algunas de las soluciones de beta estratégica que se están presentando a nuestros portfolio managers son conceptualmente atractivas. A mí personalmente me gustan por ejemplo los ETF de smart beta de renta variable, que reducen con sistemas cuantitativos, aquellos títulos que, teniendo mucha capitalización, aportan demasiada volatilidad al índice.

Con ello quiero decir que probablemente no todas las soluciones de smart beta van a tener la misma aceptación. Probablemente cuanto más sencillas y fáciles de entender sean, mejor aceptación tendrán. Sin embargo, todavía queda por demostrar que merezca la pena pagar de media 45 puntos básicos por ese índice transformado y mejorado, cuando por el índice plain vanilla se pagan unos 10 puntos básicos de media y vamos por el camino de que se siga reduciendo su precio en los próximos meses.

 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído