Skandia reduce las posiciones en high yield pero sigue muy positiva con crédito


Algunos inversores parecen a animarse a volver a entrar en emergentes, aunque no en el mismo grado que el año pasado. Sin embargo, en Skandia Investment Group (SIG) el entusiasmo por estos mercados continúa, alimentado por la caída de precios de las bolsas mundiales, y las perspectivas de una inflación en máximos y una suave desaceleración económica en China. “Aunque vemos signos de menor crecimiento en el sector manufacturero en los próximos meses, la ratio de crecimiento general va a subir en el segundo semestre del año”, comenta James Millard, responsable de inversiones de la gestora. 

Para la entidad, los signos que apuntaban a una desaceleración económica en China debido a las condiciones restrictivas de política monetaria podrían llevar a reducir la cantidad de medidas monetarias requeridas. Así, SIG cree que el resultado de dicha política en forma de un menor crecimiento será tomado de forma positiva por las autoridades chinas, que trataban de evitar un sobrecalentamiento económico. SIG confía en que la desaceleración de las ratios de crecimiento va además a cambiar en la segunda mitad del año con la mejora del mercado laboral, gracias a la salud del sector corporativo global. La gestora señala que la ratio de precio/beneficio en la mayoría de los países ha bajado en lo que va de año, pues los beneficios corporativos han crecido más que el precio de las acciones. 

Con respecto al frente inflacionista, la firma cree que la inflación marcará su pico a finales de año, debido a que la inflación en los alimentos empezará a remitir también a finales de año. Con respecto a la inflación subyacente, Millard cree que aunque ha subido en la mayoría de países, se mantiene en niveles cómodos, especialmente en el mundo desarrollado. “Con el precio de los alimentos copando una gran parte de la cesta inflacionista del mundo emergente, la inflación subyacente en la región podría caer a finales de año”, comenta.  

De cara al mes de junio, es muy positiva con las acciones del Asia emergente y con las divisas del mundo en desarrollo; la gestora es positiva con los países EMEA, Latinoamérica y Japón, así como con las materias primas, mientras es negativa con las bolsas europeas y británicas. En renta fija, ha reducido su posición de sobreponderación del segmento high yield, debido a su alta rentabilidad en los últimos años, si bien sigue fuertemente sobreponderada en crédito con grado de inversión. Su visión con respecto a los bonos públicos es muy negativa.

Noticias relacionadas