Skandia, a contracorriente, incrementa la exposición a emergentes


Skandia Investment Group (SIG) está siendo “codiciosa” adoptando la máxima de Warren Buffet de “ser cauteloso cuando otros son codiciosos y ser codicioso cuando otros tienen miedo”, según comentan desde la propia gestora. Y lo está haciendo incrementando su exposición a mercados emergentes, particularmente Asia.

 

 

Así, a pesar de la menor rentabilidad de estos mercados en los últimos meses en paralelo a un mejor comportamiento de muchas economías desarrolladas y pasando por alto las preocupaciones sobre la inflación y las restricciones de política monetaria a través de mayores subidas de tipos de interés, Skandia ha tomado una visión contraria y ha decidido posicionarse con más fuerza en Asia, y marginalmente también en Japón y Latinoamérica, particularmente Brasil.

Un movimiento que sigue a una gran reducción de la exposición a emergentes por parte de las carteras globales, según indica la encuesta de febrero de BofA Merrill Lynch, que pasó del 43% al 5%, el nivel más bajo desde marzo de 2009. El colapso ha incrementado la confianza de la gestora, pues cree que las valoraciones son atractivas y que los políticos del mundo emergente serán capaces de contener y controlar la inflación a pesar de las continuas presiones alcistas.

La gestora hace hincapié en que el ritmo de recuperación global se ha acelerado, con los índices PMI cerca de máximos en meses, una fortaleza que viene en parte de las economías desarrolladas como EEUU y Alemania. Con todo, es negativa con la renta variable de EEUU, Europa, Reino Unido y los países del Asia desarrollada. Con respecto al conflicto en Libia, cree que no retrasará la recuperación a menos que haya un contagio más amplio en la región, pues cree que actualmente hay suficiente capacidad en el mercado del crudo para contrarrestar el problema en Trípoli. Con todo, admite que existe un grado de incertidumbre.

“Esperamos un rally de la renta variable en 2011”, comenta James Millard, responsable de inversión de SIG. Sin embargo, la gestora es neutral con respecto a los bonos, aunque sigue apostando por deuda con grado de inversión y High Yield, así como emergente. Así, es muy negativa con respecto a la gubernamental, al igual que sucede con el cash. En divisas, apuesta por las emergentes y las ligadas a las materias primas como la corona sueca o incluso la libra esterlina. “La economía británica se está comportando de forma satisfactoria y la fuerte caída a finales de 2010 fue debido a un mal mes de diciembre, pero parece probable un rebote este año. Este factor, junto a la perspectiva de una subida de tipos por parte del Banco de Inglaterra ayudarán a la divisa”, dice Millard. SIC es neutral con el dólar y negativa con euro y yen, mientras se muestra positiva con las materias primas y los activos inmobiliarios.

Lo más leído