Sistemas de trading aplicados a la gestión, con UBS y Attitude


Si hemos de adaptarnos a un año de persistente volatilidad y menores rentabilidades en todo tipo de activo, un estilo de gestión diferente y disciplinada, con un objetivo de volatilidad anual media no garantizada de entre 2,5 y 5 por ciento, puede ser una opción interesante a considerar.

Esta es la filosofía básica de gestión de ATTITUDE OPPORTUNITIES, uno de los pocos fondos de la categoría VDOS de Alternativos, Volatilidad Media, con calificación cuatro estrellas de VDOS, que consigue una rentabilidad positiva en el año, revalorizándose un 0,26 por ciento.

Su cartera puede invertir en cualquier tipo de activo y tener una exposición en renta variable direccional de no más de 20 por ciento por ciento, tanto en corto como en largo, de cualquier sector, sin exigirse tampoco un rating mínimo a las emisiones de renta fija, aunque sí deben contar con  una calificación. El riesgo divisa puede variar entre 0 y 100 por ciento de la exposición total y los emisores y mercados en que invierte serán fundamentalmente de la OCDE, aunque podría invertir en emergentes hasta un 15 por ciento de la exposición total.

De UBS Gestión, la gestión de ATTITUDE OPPORTUNITIES cuenta con el asesoramiento del equipo de Attitude Asesores, del que forma parte Julio López Díaz, gestor del fondo. Para su gestión, el equipo se basa en la experiencia ganada en la gestión en las cuentas de Trading Propietario de bancos, plasmando esa misma política en un fondo de inversión. Su mandato es de rentabilidad absoluta, sin hacer asignaciones a priori por activos. El 90 por ciento de la operativa es intradiaria y en derivados de cámaras, lo que da una gran rotación a las posiciones del fondo.

Podría decirse que el equipo combina visiones macro y CTAs. No hacen análisis fundamental de las acciones en que invierten, se basan en sus propios sistemas de trading, a los que incorporan elementos clave para controlar el riesgo y una aproximación muchas veces más psicológica que económica a los mercados. Son indiferentes a las fluctuaciones de los mercados; no tienen un fondo de acumulación en el que puedan perder lo ganado si caen los precios de los activos.

Julio López ha desarrollado toda su carrera profesional en Caja Madrid, sumando veinte años de experiencia en el área de Mercados. Ha sido Director de la Mesa de Renta Variable de Mercado de Capitales desde 1994, coordinando las actividades de creación de mercado de derivados, la cartera de negociación de renta variable y los procesos de oferta pública de venta de acciones. Desde 2001 ha sido Director de Trading Propietario y responsable del market making de bonos gubernamentales, así como responsable del equipo de trading cuantitativo, mercados secundarios de crédito y distribución de mercados secundarios para la red. Se incorpora como socio a Attitude en 2010 para forma parte de un equipo que incluye también a Daniel Varela y Patrick Daries.

El proceso inversor se apoya en tres grandes pilares: Sistemas de Trading, Gestión Monetaria y de Riesgo y Condiciones Psicológicas. Los Sistemas de Trading son la base de un conjunto de reglas que generan señales de entrada y salida en un determinado mercado (sistemas de tendencias, antitendencias y volatilidad) que se complementan con un modelo de control de riesgo (stop loss) y un buen sistema de gestión monetaria (volatilidad) a la que se une una buena dosis de psicología aplicada. Su estrategia consiste en identificar un sistema de trading con esperanza matemática positiva durante un periodo de tiempo lo suficientemente largo y robusto para que funcione en el futuro. Operan por tanto con posibilidades, no con certezas.

En la gestión del riesgo, el equipo prioriza la preservación del capital frente a su apreciación, evitando errores comunes de los sistemas de trading, como falta de un plan, excesivo apalancamiento, incapacidad para el riesgo o falta de disciplina. Una disciplina, según la cual se imponen no intentar recuperar el dinero perdido doblando posiciones, aplican la regla según la cual ganar dinero es más importante que tener razón, manteniendo una actitud mental según la cual el mercado ha de verse siempre como una oportunidad y la pérdidas se aceptan como un elemento normal, evitando los factores psicológicos más desequilibrantes: miedo, codicia, ignorancia y esperanza.

Por rentabilidad, el fondo se posiciona entre los mejores de su categoría durante 2016 y en el segundo quintil, batiendo al índice de su categoría, en 2013, 2014 y 2015. A tres años registra también un excelente dato de volatilidad, de 2,42 por ciento,  que a un año es de 2,86 por ciento, situándose en ambos periodos en el quintil cinco por este concepto. Su Sharpe a un año es de 0,91 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 4,09 por ciento. No se requiere una aportación mínima para suscribir este fondo, que aplica a sus partícipes una comisión fija de 1,35 por ciento y un 9 por ciento de comisión variable sobre resultados positivos anuales del fondo.

La aplicación de sistemas de trading por sí misma podría generar sesgos en la operativa que se ven mitigados por la prioridad asignada a la preservación de capital, con el método de gestión  de riesgo aplicado, y con la inclusión de consideraciones de tipo psicológico que podrían encuadrarse dentro del análisis conocido como behavioural finance. Un sistema que puede arrojar luz sobre la incierta situación que los mercados viven desde comienzos de año y que parece vaya a mantenerse en un futuro cercano.

Por su evolución por rentabilidad en los últimos tres años, con una volatilidad bastante reducida respecto al resto de fondos de su categoría, ATTITUDE OPPORTUNITIES consigue la calificación cuatro estrellas de VDOS.

Para información más detallada, ver ficha a continuación.

Profesionales
Empresas

Lo más leído