Sísifo en Washington


Nuevo post del blog de María Folqué y Montserrat Formoso de Funds People.

Janet Yellen se debe haber estado acordando de Camus. Es que la semana pasada se nos pasó recordarles que era el centenario del nacimiento de Albert Camus, y nosotras somos mucho de Camus, casi tanto como en el pueblo de “Amanece que no es poco” eran de Faulkner. El caso es que en su discurso en la Universidad de Upsala, cuando le dieron el premio Nobel, Camus le recordó a la concurrencia el dicho del sabio chino  que hoy en día ya es un lugar común “Que Dios te libre de vivir tiempos interesantes”. Y tan interesantes debe estar pensando Janet. Por un lado, el dato de empleo de la semana pasada, que todo el mundo intenta matizar mientras dice por lo bajini “tapering no, tapering no”… y por otro, ese helicóptero tan bonito que le dejará Ben en el jardín y que a lo mejor ya no va a poder utilizar tanto como le gustaría.

Y encima vuelve Nouriel Roubini, en plan Casandra económica y le recuerda el doloroso dilema del experimento monetario, o se previenen las burbujas, porque el exceso de liquidez no está llegando a la economía real, sino al carry trade nuestro de cada era, o se evita un frenazo al crecimiento vía represalias de los mercados. Ay, piensa Janet, mientras mira al jardín de la Fed, tan sembrado de acrónimos que parece el suelo de Madrid. TARP, QE, ZIRP, LOL, OMG, FYI. Qué suerte tiene Mario, que a pesar de la oposición del Bundesbank y de los bancos centrales de Austria y Holanda ha podido colar una nueva bajada de tipos. Ánimo señora Yellen, recuerde de nuevo a Camus. El destino ineludible de Sísifo es cargar con la roca hasta la cumbre para ver como cae y volver a empezar, pero el filósofo francés nos recuerda, que en medio de todo eso y a pesar de eso, Sísifo debe intentar ser feliz.

Pero antes de la felicidad llega el Senado americano ante el cual Yellen se enfrenta a una sesión de preguntas incómodas. Tendrá que demostrar sus dotes dialécticas que nos hagan entender cómo funciona de verdad eso del forward guidance, pero además, enseñar un poco la patita de eso llamado “su propio estilo” de política monetaria. Será algo así como su puesta de largo pero con brakets y gafas de pasta. Después de la ronda de preguntas, toca votación de los senadores para aprobar su nominación. No se esperan problemas más allá de la emoción anuncia y pretendida de algunos senadores republicanos menos afines a las compras de deuda.

Nos vamos a tierras teutonas con la otra mujer poderosa, Angela Merkel. Durante las últimas semanas le llueven los reproches por el exceso de superávit comercial que acumula su economía. La última en sumarse, siempre a la vanguardia, ha sido la Comisión Europea. Olli Rehn, actual comisario de Asuntos Económicos y Financieros anunció que “van a considerar realizar una supervisión en profundidad de la economía alemana”.  Sinceramente, hubiésemos preferido que el señor Rehn usase menos retórica (sobre todo por la restricción del número de palabras de este post), igual algo del estilo de:  sanción.alemanes.compren.ya. Pero nuestros deseos se harán esperar: aunque Alemania ya forme parte del conjunto de países sometidos a vigilancia bajo el Macroeconomic Imbalance Procedure de la UE (MIP), éste sólo emite “recomendaciones”. Eso sí, si éstas son reiteradamente eludidas se podrían aplicar sanciones. Y el cielo es azul.

Uno de los estados miembros con asiento preferente en el MIP es  España, a quién Bruselas le ha recordado que reducir algunos de los desequilibrios que tenía –competitividad exterior y déficit por cuenta corriente- no es suficiente para crecer sin riesgos; y pone el acento en asignaturas pendientes como el paro, la reducción de la deuda privada y pública, o la mejora de la posición de inversora internacional. Con tanto que pagar menos mal que viene el BCE evitando la deflación. En esta materia destacamos las reflexiones de Wolfgang Münchau en ft.com: “Una caída en los precios de consumo españoles no es deflación, simplemente es un ajuste de los precios dentro de la eurozona. En una unión monetaria, el concepto de deflación sólo tiene sentido a nivel agregado”. El cielo sigue siendo azul.

Y tras empezar con Camus terminamos con Miley Cyrus, quien ha sorprendido con una nueva modalidad de cobertura del dólar.

"Me he puesto corta de dólar"

 

Buena semana,

 

 

Lo más leído