"Sin una nueva razón para subir, el ajuste de posiciones en renta variable alentará el rally navideño"


¿Qué puede pasar cuando el Gobierno de Estados Unidos afronta su primer cierre parcial desde la era Clinton y aprueba in extremis la subida del techo de la deuda? “Pese a que pudo haber sido uno de los meses más desestabilizadores de la historia financiera mundial, muy pocas cosas ocurrieron en los mercados; la volatilidad sigue cerca de mínimos históricos, mientras que los mercados de renta variable de varias regiones están cerca de máximos históricos”, resumen los expertos de FRM, filial de Man. Desde la firma muestran su preocupación por “algunos problemas que pueden haber quedado en el olvido (¿realmente se ha recuperado la periferia europea?) y que podrían ser causa de un estrés inesperado”.

En cualquier caso, octubre vuelve a ser otro mes en el que la balanza se inclina por el lado positivo, pese a todo. De acuerdo con el informe de esta gestora, las estimaciones de crecimiento de Estados Unidos del consenso “están ahora más cerca del 2% que del 3% de principios de este año”. Y, a pesar del impacto negativo del cierre, tampoco se registraron movimientos bruscos en los CDS del bono soberano de EEUU; aunque registró un repunte la referencia a un año, “el movimiento no fue ni excesivo ni sorprendente dada la magnitud del riesgo potencial”. “Podríamos decir que la principal víctima de todo el episodio ha sido la confianza en el sistema político estadounidense, que volverá a ponerse a prueba cuando se vuelva a abordar la cuestión a principios del próximo año”, concluyen los expertos de FRM, que añaden que “en general, los precios de mercado descuentan acontecimientos futuros”. 

Después de la posposición de la retirada de estímulos por parte de la Reserva Federal y de la solución temporal al techo de la deuda, en la filial de Man consideran que “en este momento, no parece haber ningún punto evidente desde el que los mercados puedan tomar la iniciativa antes de fin de año”. ¿Significa esto un año sin rally de Navidad? Aparentemente no. Desde FRM explican que “en cualquier año muy positivo para los mercados de renta variable, gran parte de los inversores habrán obtenido rentabilidades inferiores a la media. Esta situación a menudo conduce en los últimos meses a un flujo de entradas en renta variable que evite tener que informar de posiciones infraponderadas al cierre del ejercicio, y que fácilmente podría llevar a la conclusión de que los activos de riesgo sólo pueden subir”.

Considerando además que la Fed mantendrá su política ultralaxa, el escenario base que contemplan los expertos de la firma  es que persista el statu quo actual “al menos hasta fin de año”. “Como Janet Yellen va a tomar posesión de uno de los cargos más influyentes del sistema financiero mundial, nos parece menos probable que asuma un riesgo sustancial en sus primeras reuniones”, añaden. 

¿Cómo han reaccionado los gestores de hedge funds durante el mes de octubre? En primer lugar, desde FRM han detectado que, a finales de mes, algunos de los gestores de renta variable long short en los que tienen más confianza empezaron a reducir su exposición neta, mientras que algunos gestores comunicaron adicionalmente que “las condiciones de negociación se complicaron en la última semana del mes, lo que puede presagiar un retroceso del mercado de renta variable”, especialmente para los gestores de Estados Unidos dado que Wall Street continúa en máximos históricos.

En materia de mercados emergentes, la senda de recuperación que se inició en la segunda mitad de septiembre se prolongó durante el mes de octubre, permitiendo a la renta variable, la renta fija y las divisas de países en vías de desarrollo registrar retornos positivos. En este contexto, los gestores de emergentes “mantienen unas perspectivas a corto plazo moderadamente optimistas para los mercados emergentes, aunque a largo plazo es indudable que existen problemas a resolver”, explican desde la filial de Man.

¿Las razones? Aducen principalmente la dependencia de muchas de estas economías del mantenimiento de los flujos de capital. “La decisión de la Reserva Federal de no retirar el estímulo ha mantenido el grifo de la liquidez abierto por el momento, y ha dado tiempo a estas economías para resolver sus problemas; sin embargo, lo cierto es que no es un problema que se solucione de la noche a la mañana”, explican desde FRM, que alertan de que “los precios de mercado seguirán estancados mientras no vuelva a hablarse de reducir las compras de activos, pero en ese momento es muy probable que se repita parte de la reacción casi alérgica observada hace unos meses”.

El caso particular de China...

El informe de la entidad también dedica un párrafo a analizar el comportamiento de China. Los últimos datos macro publicados por el dragón asiático en octubre fueron mejores, al tiempo que la economía sigue creciendo por encima del 7%, y también se puede beneficiar de la ralentización del crecimiento de Estados Unidos y gran parte de Europa (excluyendo Reino Unido). Todos estos factores están permitiendo, según el análisis, que se incremente la cuota de participación china dentro del crecimiento mundial, aunque consideran que el efecto de China sobre los mercados emergentes “está en discusión”. Por un lado, “habrá proporcionado cierto apoyo a los mercados emergentes en forma de flujos”. Por otro lado, ha prestado apoyo a los precios de las materias primas, aunque desde FRM puntualizan que “este factor estuvo algo ausente en octubre”, provocando que el índice S&P GSCI cediera un 1,56%.

... y Japón

El último punto del análisis está dedicado a la economía japonesa, que según los expertos de FRM “está firmemente en manos de los políticos”. Desde la gestora subrayan que la bolsa nipona “está en un punto muerto desde junio”, aunque ha sido el mercado más volátil en octubre. “Tras una revalorización tan grande como la de este año, es difícil asignar un valor al que el mercado debería cotizar. Y así seguirá siendo mientras no exista una razón decisiva para que cambie el nivel”, concluyen. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído