Similitudes y diferencias entre el Morgan Stanley Global Brands y el Morgan Stanley Global Sustain


El Morgan Stanley Global Brands es uno de los fondos de renta variable global que más éxito comercial está teniendo en el mercado español. Su volumen de activos y sus buenos resultados por rentabilidad/riesgo han hecho que el producto disfrute este año de Sello Funds People 2019, con las calificaciones Blockbuster y Consistente. Pero este popular fondo de Morgan Stanley IM no está solo. A lo largo de los últimos años ha visto cómo su familia ha ido creciendo. Primero fue con el MS INVF Global Quality en 2013 y ahora con el MS INVF Global Sustain, producto que está a punto de alcanzar su primer año y medio de vida. Se trata de la versión sostenible del Global Brands y del Global Quality.

Como sus dos hermanos mayores, el MS Global Sustain apuesta por una cartera concentrada, dentro de una horquilla que se suele mover entre las 25 y las 50 acciones. En estos momentos tiene 38. Tal y como explica en una entrevista con Funds People Vladimir Demine, gestor y responsable de ESG del equipo International Equity en Morgan Stanley IM, si se compara con el MSCI World, la gran diferencia del fondo es que su huella de carbono es muy inferior a la del índice global de acciones. “A través de nuestro proceso de análisis hemos buscado construir una cartera de alta calidad cuya huella de carbono es inferior al 30% del MSCI World”, afirma.

Eso no significa que el grado de intensidad en el consumo de carbono de una compañía sea lo que determina su inclusión o no en la cartera. “Primero escrutamos el universo buscando empresas de alta calidad con valoraciones atractivas”. Es el mismo proceso que siguen en el MS Global Brands.

El hecho de que la cartera del MS Global Sustain sea baja en emisiones de carbono se explica fundamentalmente porque los gestores evitan sectores contaminantes de baja rentabilidad, como materias primas y servicios de suministro de energía, gas y electricidad. No son las únicas exclusiones. La estrategia tampoco invierte en sectores controvertidos, como el tabaco, el alcohol, las armas, los juegos de azar, el ocio para adultos y los combustibles fósiles. “El proceso de gestión está basado en muchos de los principios que sigue el Global Brands. La gran diferencia del Global Sustain con respecto al Brands son las exclusiones de compañías de alcohol y tabaco”, revela. Así, Philip Morris y Heineken, dos valores que están entre las principales posiciones del Brands, no están en el Sustain.

En el Global Sustain, al igual que en el Global Brands, solo invierten en negocios que creen que pueden generar retornos a futuro elevados y sostenibles sobre el capital operativo. La calidad de las compañías es algo que analizan muy cuidadosamente. Pero… ¿qué entienden ellos por calidad? “La calidad gira en torno a cómo de sostenibles son los retornos de las compañías. Si se compara el MS Global Sustain con otros productos ESG, creemos que históricamente la cartera ha estado mejor posicionada en dos métricas cualitativas clave: estabilidad de los márgenes y rentabilidad sobre el capital operativo. Para nosotros ambos aspectos son clave”, señala.

“Estas empresas de alta calidad son extraordinariamente raras. Excluimos las compañías intensivas en capital y baja rentabilidad porque no pueden mantener altos rendimientos sobre el capital operativo. Las compañías energéticas y materiales, por ejemplo, son demasiado cíclicas para cumplir con nuestros requisitos, si no han sido previamente excluidas. Incluso las utilities, que son menos cíclicas, les cuesta generar suficientes retornos sobre el capital, dada la gran cantidad de capital y bienes de equipo que necesitan. Estamos más interesados en las compañías no cíclicas, con poder de fijación de precios. Muchas se encuentran en los sectores de tecnología, servicios médicos y en los sectores orientados al consumo, las cuales suelen ser empresas que tienden a contaminar menos”, indica Demine.

El resultado del proceso de análisis bottom-up que siguen en el MS Global Sustain es una cartera muy concentrada, en el que las 10 primeras posiciones (Microsoft, Reckitt Benckiser, SAP, Visa, Alphabet, Accenture, Baxter, Medtronic, Unilever y Henkel) representan la mitad del total. La mayor parte de los valores que tienen en cartera (el 61%) corresponde a empresas afincadas en Estados Unidos, el 18% en Reino Unido y casi un 10% en valores del mercado alemán. Por sectores, las principales sobreponderaciones están en tres sectores que, en conjunto, aglutinan el 80% del total: tecnología (que representa el 33%), sanidad (28%) y consumo básico (19%). El PER de la cartera es de 21,3 veces y su active share del 89%.

En lo que respecta al MS Global Brands, la cartera también está concentrada en 30 valores, con un gran solapamiento en un top 10 (Microsoft, Reckitt Benckiser, Philip Morris, Visa, Unilever, SAP, Accenture, Baxter, Danaher y Coca-Cola) que, en este caso, supone el 54% de la cartera. La división geográfica es muy similar, con Estados Unidos como el mercado más relevante (64%), seguido del Reino Unido (19,5%) y la Eurozona (16,5%). A nivel sectorial es donde se aprecian las mayores diferencias con el Global Sustain. Las apuestas sectoriales son las mismas pero cambia el orden, con las empresas vinculadas al consumo básico en primer lugar (39% de la cartera), salud (18,6%)y tecnología (18,4%). El PER de la cartera es de 22,6 veces.

Empresas

Noticias relacionadas