Tags: Negocio |

¿Sigue siendo el momento de los fondos de income?


Hace unos años, los productos que reparten rentas vivieron un auténtico boom en nuestro país. Sin ir más lejos, en 2015 más de la mitad de los fondos recomendados por las gestoras internacionales a principios de año llevaban la etiqueta de income. Tres años después, nos encontramos con un entorno muy distinto, marcado por la recuperación económica mundial, las subidas de tipos en EE.UU., el progresivo abandono de las medidas de estímulo en Europa y el retorno de la volatilidad en los mercados. ¿Siguen teniendo cabida los productos de rentas en las carteras de inversión?

“Desde el punto de vista de la demanda, es un entorno lógico para los productos de income porque hay una gran base de inversores que necesita complementar rentas y muchos productos que venían haciéndolo en el pasado, ya no lo hacen”, asegura Patricia Justo, directora de selección de fondos en A&G Banca Privada, durante el desayuno temático organizado por Funds People y patrocinado por Vontobel Asset Management. “Sin embargo, desde el punto de vista de entorno macroeconómico, hay que tener cuidado con el perfil de riesgo del cliente que demanda estos productos, que suele ser conservador, ya que hoy en día los productos conservadores no ofrecen unas rentas atractivas y necesitas productos con más riesgo para obtener income”.

“Nosotros, en general, somos bastante prudentes con el contexto de mercado actual”, apunta Toni Conde, responsable de gestión de activos de Renta 4. “Claramente puede ser un buen momento de mercado, siempre teniendo en cuenta que el perfil de riesgo que tiene este tipo de producto no necesariamente es conservador. Ahora, con el incremento de volatilidad, podría ser un buen momento para invertir en esta temática”.

Para Ricardo Comin, director comercial en Vontobel AM para Iberia y Latam, la temática del income no tiene por qué limitarse a los productos que distribuyen rentas entre los inversores finales sino que puede entenderse como una herramienta para generar valor con los activos que se compran: “Estamos viendo que ni la renta fija ni la variable van a tener este año las revalorizaciones de años anteriores, por lo que creemos que montar una cartera que pueda generar rentas por medio de acciones, de bonos, de ABS, de CLO, etc., puede ser el motor que mejore la valoración de los fondos, independientemente de si después el fondo distribuye rentas o no”.

Diversificar las fuentes de rentas

En este entorno, en el que la renta fija tradicional ya no genera las rentabilidades de antaño y la renta variable tampoco compensa adecuadamente el riesgo, los inversores profesionales tienen que redoblar sus esfuerzos para seleccionar productos atractivos sin perder de vista el perfil de riesgo de los clientes. “Si nos centramos en fondos de reparto y lo que estamos buscando únicamente es un cupón alto, podemos incurrir en un riesgo elevado porque aquellos productos que lo poseen suele tener una elevada exposición a bonos de alto rendimiento”, explica Javier Monjardín, director de análisis de Tressis. “Ahora, si hacemos una cartera mixta, metemos fondos multiactivo que incluyan activos reales como infraestructuras o inmobiliario, podemos encontrar algo más atractivo”. “El problema es que hay mucho cliente conservador que, a falta de rentabilidad, está incrementando su nivel de riesgo y no está en un perfil acorde al suyo, y eso tiene mucho peligro”.

Daniel Lázaro, gestor de fondos del equipo de Multi-asset de BBVA Asset Management, considera que “en el contexto de mercado actual, si queremos generar una rentabilidad positiva, hay que asumir riesgos. En el caso de estos productos es importante que tengan diversificadas las fuentes de rentas: emergentes, high yield, deuda subordinada, acciones con alta rentabilidad por dividendo… de forma que el riesgo, que en algunos casos es alto, se mitigue”.

Carteras modelo

Pero, en la práctica, ¿cómo implementan los selectores la temática de la generación de rentas en sus carteras modelo? “En las carteras de income de Tressis tenemos de todo, desde deuda a corto plazo hasta acciones”, afirma Javier Monjardín, quien cree que “la clave está en no centrarnos en qué fondo nos está pagando más, sobre todo en la parte de renta fija, sino en construir una cartera equilibrada a nivel de rentabilidad-riesgo”.

En A&G Banca Privada no tienen carteras de income como tal. Como explica Patricia Justo, “en la construcción de las carteras perfiladas, los productos que ofrecen rentas recurrentes estarían principalmente en renta variable. En renta fija, estarían en deuda emergente, que compensamos con activos de renta fija con un nivel de riesgo mucho más bajo, o en deuda financiera, donde seguimos estando positivos”.

En Renta 4, a la hora de generar rentas se decantan por “renta fija emergente y renta variable”, comenta Toni Conde.

En el caso de BBVA AM, “al invertir de manera institucional, hacemos nosotros la asignación de activos”, puntualiza Daniel Lázaro. “Modulamos la exposición a distintas clases de activo y, por eso, en general tiene poca cabida el producto de rentas”. Sin embargo, el experto sí los ve adecuados para otro tipo de clientes, como los clientes minoristas o de banca privada, “ya que dan acceso a segmentos cuya exposición es a veces difícil de obtener. Por ejemplo, puede ser complicado encontrar un fondo o un ETF que invierta en MBS o ABS y los fondos de income pueden aportar exposición a estos nichos de mercado, además de realizar ajustes tácticos entre activos”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído