Sigue el reinado de los garantizados


En 2010 continua el reinado de los garantizados. Según publica Expansión, en lo que va de ejercicio, prácticamente con el primer trimestre cerrado, se han registrado en la CNMV 23 fondos; 11 de ellos garantizados. El año pasado por estas fechas los datos eran muy similares, 23 productos registrados, y nueve asegurados.

Para los expertos la tendencia está clara, el 2010 será un año de garantizados, de nuevo. Según el responsable de análisis de fondos de Inversis, Carlos Fernández, hay una serie de factores de oferta y demanda que favorecen el lanzamiento de estos productos. Por el lado de la demanda, la preferencia por estos instrumentos se explica por la aproximación conservadora a la industria de fondos característica del ahorrador español y por la menor competencia (debido a la caída de las rentabilidades) en los últimos meses de los depósitos y las cuentas de ahorro. Y por el lado de la oferta la clave es “la existencia de un mercado de fondos que se caracteriza por su vinculación a redes de distribución bancarias, mejor preparadas para la colocación de productos en campaña que para el seguimiento y la recomendación de instrumentos o activos que requieran un servicio postventa”. Tampoco hay que olvidar que este año vencen más de 16.000 millones en fondos garantizados, lo que ha provocado que tanto en las entidades con vencimientos como en su competencia los departamentos de producto estén preparando nuevos productos para hacer frente a las renovaciones.

Aunque la tendencia es similar a la del año pasado por estas fechas, se aprecian algunas diferencias en el mercado que han provocado un mayor gusto por el riesgo, aunque sin grandes alardes. En primer lugar, en los productos se ha impuesto una vuelta a la sencillez, con estructuras subyacentes fáciles de comprender como, por ejemplo, la participación en la subida de un índice o el pago de un cupón si una cesta de acciones logra un comportamiento positivo. Los cuatro fondos de bolsa lanzados hasta ahora responden a estas características. Dos de ellos, BBVA 4x3 y Caja Segovia Bolsa Garantizado 3, están vinculados a una cesta de títulos, todos ellos blue chips como Telefónica, BBVA, Repsol o Santander. Y los otros dos, Fondespaña Bolsa Europea Garantizado y Caja Canarias Centenario Garantizado, están ligados al DJ Eurostoxx.

En segundo lugar, el bajo nivel de los tipos de interés, que deja una menor rentabilidad en las inversiones de renta fija realizada por estos fondos, les obliga a exponer una parte del capital garantizado para poder ofrecer una rentabilidad atractiva. Si con los bonos en cartera ofreciendo un 4% anual hace un par de años se contaba con más dinero para invertir en opciones a la hora de hacer la estructura, ahora con los tipos a cinco años al 2,8%, es menor el dinero para invertir. Esto ha provocado que los productos de garantía parcial, que aseguran la recuperación de un porcentaje inferior al 100% de la inversión inicial, estén despegando. En todo el 2009 se lanzaron cuatro productos de este tipo, y en sólo tres meses de 2010 ya son dos los fondos nuevos puestos a disposición del ahorrador español, BBVA Selección Consumo BP y Santander Dólar 90.

Esta menor retribución de los bonos también se traduce en los garantizados de renta fija en una remuneración se ha reducido. Según explica Carlos Fernández, “la presión a la baja en los tipos de interés en los plazos más cortos durante los últimos trimestres ha hecho cada vez más difícil el precario equilibrio de ofrecer un tipo garantizado competitivo y con capacidad para soportar una comisión de gestión que minora el resultado final por cada año de vida del producto”. Y eso se nota. La TAE mínima garantizada para los partícipes que suscriben el producto en el momento del lanzamiento y lo mantienen hasta el vencimiento era de media en el primer trimestre de 2009 del 3,3% con una horquilla que iba desde el 2% hasta el 5%. Pero este año esa media ha caído hasta el 2,6% y la horquilla se ha estrechado y se sitúa entre el 1,4% y el 4%. El responsable de análisis de fondos de Inversis considera que “dada la actual situación de los tipos a corto plazo, parece que los fondos con capital y rendimiento garantizado no son, a día de hoy, la mejor solución”.