Signos positivos que hacen prever que el florecimiento de Europa seguirá en 2013


La política monetaria llevada a cabo por el BCE evidencia una mejora en la fragmentación financiera de Europa. Y más importante aún: se han empezado a producir algunos signos que apuntan hacia una reversión de las reticencias que mostraban las entidades a prestar dinero, como demuestra el hecho de que éstas acudan en menor medida que antes al banco central para depositar el dinero. Según Generali Investments, a todo esto hay que añadir que el riesgo de ruptura del euro ha descendido considerablemente, lo cual no evita, sin embargo, que por ahora todos los indicadores estén en terreno de crisis.

En un informe publicado por la gestora, los expertos de la firma aseguran esperar que durante los próximos meses esta tendencia a la mejoría continúe, situación que debería apoyar al crecimiento económico. De hecho, la vía que abre un Mario Draghi proactivo puede ser incluso cuantificada en términos de PIB. Generali Investments cree que la reducción de la incertidumbre, nuevas rebajas de los tipos de interés y el estrechamiento de los diferenciales entre los bonos de los países del núcleo de Europa y la periferia son factores que podrían contribuir a un adicional impulso del crecimiento de la eurozona en 50 puntos básicos el próximo año.

“Dado que la carga financiera se ha concentrando en las economías periféricas, la superación de esta situación también debería beneficiar ahora al crecimiento de estos países. Una consecuencia inmediata es que el mercado de deuda soberana debería seguir normalizándose”, afirman. Más concretamente, desde la gestora creen que los flujos hacia los bonos considerados seguros deberían comenzar a enfriarse, “dando lugar a un estrechamiento de los diferenciales como consecuencia de un aumento de la rentabilidad del bund alemán y una disminución de las rentabilidades de los periféricos”.

En opinión de la gestora, los países de la periferia están haciendo importantes avances para reequilibrar sus finanzas públicas. “Aunque es probable que veamos un incumplimiento de los objetivos por parte de algunos de ellos para este año, la tendencia es clara en lo que respecta a la reducción de los déficits, lo cual debe seguir siendo así”. Para los expertos de la firma, la capacidad del BCE para fomentar el crecimiento está en la arena política. “Si el proceso de reformas a nivel nacional se detiene, la reciente acción de Draghi no habrá sido más que una compra de tiempo antes de que la crisis del euro vuelva a emerger con fuerza”, afirman.

Archivos adjuntos

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído