"Si tienes producto, tienes cliente"


A punto de cumplirse dos años desde que Beatriz Barros de Lis se hiciese cargo de la oficina de AXA Investment Managers en España, la responsable de la gestora francesa hace balance de lo que, en su opinión, ha sido un periodo excitante para la industria de gestión de fondos, del que ha podido extraer algunas conclusiones. La primera y, quizá más importante, es que “a pesar de que la tarta se haya visto reducida, si tienes producto, tienes cliente”, algo que cobra una especial relevancia en un momento en el que el inversor “se tiende a concentrar en muy pocos productos, pero de gran calidad”.

En una entrevista concedida a Funds People, Barros de Lis considera que a corto plazo es un momento complicado para el sector. “Habrá mucha oferta por parte de las gestoras internacionales, con la eterna cuestión de la arquitectura abierta todavía pendiente”. No obstante, a medio-largo plazo, la responsable se muestra muy positiva sobre la industria al mostrarse convencida de que “el producto fondo volverá a tener el peso que merece”. También espera que, tal y como ha venido ocurriendo en los últimos tiempos, “parte de los que están en fondos españoles se pasen a la gestión extranjera”.

En su opinión, el hecho de que las familias tomen conciencia de la importancia de invertir a largo plazo y de la necesidad de ahorrar para su jubilación serviría para darle un nuevo impulso a la industria de cara a los próximos cinco años. Por lo pronto, para 2012 la responsable de la gestora en España espera un ritmo de crecimiento “lento pero seguro”. Esto ha sido posible gracias en parte al tamaño de la entidad, que le ha permitido contar con un equipo capaz de generar alfa a través de la inversión en activos de todo el mundo. “Para encontrar oportunidades tienes que ser un actor global”, afirma.

A este respecto, la responsable señala que AXA IM es una de las mayores gestoras del mundo por volumen de activos. “En España, nuestro objetivo es hacernos un hueco entre las diez primeras gestoras internacionales por volumen de patrimonio”, asevera. A su juicio, alcanzar esta meta es viable, ya que “tenemos compañía, presencia y gama de productos”. A su entender, esto lo demostraría el hecho de “haber sido capaces de crecer en un entorno de mercado muy complicado”. Para ello, escuchar al cliente y cubrir sus necesidades ha resultado –según Barros de Lis– un aspecto decisivo.

“Actualmente, los clientes demandan productos flexibles. Aunque existen diferencias en función de cuál sea el perfil de cada uno, la mayoría son bastante tácticos. A la hora de analizar el producto, el inversor se fija, sobre todo, en la rentabilidad que ha logrado cosechar el fondo a lo largo de los últimos años. El track record es muy importante”, indica la directora. “Lo que se vende es lo que tiene un comportamiento extraordinario. Existe una búsqueda incesante por productos que ofrezcan rentabilidad”, señala la responsable de la oficina de AXA IM en España.

Aunque la oferta de AXA IM es muy variada, la firma ha apostado claramente por potenciar productos de renta fija, una clase de activo que ha tenido un fuerte tirón. “En estos momentos, el high yield da mucho juego”, reconoce. “Antes, el cliente tenía limitado invertir en esta clase de productos; ahora, sin embargo, el interés se ha disparado”. El interés por bonos ligados a la inflación y high yield ha crecido con fuerza. Uno de los que más expectación ha despertado ha sido el AXA IM FIIS US Short Duration High Yield, fondo que invierte en bonos de alta rentabilidad de corta duración que busca al mismo tiempo reducir la volatilidad. “Este producto cuenta con la ventaja de estar dirigido por un equipo de gestores y analistas sólido con un historial de defaults prácticamente inmaculado”.

Según Barros de Lis, en renta fija la casa se muestra muy innovadora. “El inversor más conservador quiere rentabilidad sin correr riesgos, lo cual nos ha llevado a ofrecerles productos que podrían ser alternativa a los monetarios, con una cartera compuesta en parte por activos de crédito y pensados para inversores con un horizonte temporal de nueve meses”. En términos generales, la responsable de AXA IM en España asegura que la entidad dispone de productos de gran tamaño y con atractivas rentabilidades, la combinación que, a su juicio, el cliente busca en el actual contexto. “Es un buen momento para entrar”, afirma.

Sin embargo, Barros de Lis es consciente de que un rápido cambio en el sentimiento del mercado podría dar un vuelco a la situación. “Hasta ahora, en renta variable hemos visto poco interés. Si a partir de ahora entramos en un escenario de mayor confianza, los inversores van a revaluar el riesgo y contemplar posibilidades que antes ni siquiera se planteaban”, afirma. En este escenario, sus apuestas serían el AXA WF Framlington American Growth y AXA WF Framlington Eurozone, “ambos basados en un riguroso stock picking y con un buen track record”. También ve buenas opciones en fondos de renta variable estadounidense como el AXA WF Framlington American Growth.

Por último, la responsable también desvela la intención de la firma por ofrecer a los clientes institucionales productos con estrategias que permitan cubrir los riesgos de cola. “Con esto, lo que consigues es aportar a tus clientes productos que se se defienden mejor en momentos duros de mercado. No obstante, según Barros de Lis, “el cliente institucional sigue siendo la asignatura pendiente en España”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído