“Si se regula en exceso en torno a los monetarios, podríamos ver a muchos inversores saliendo de Europa”


El número de fondos de inversión a disposición del inversor europeo registró en el tercer trimestre del año una reducción de 271 productos, un número que está ligeramente por debajo de los 308 fondos que desaparecieron en el mismo trimestre del año anterior, lo que apunta a una ralentización de la tendencia. En total, entre julio y septiembre se crearon en Europa 442 fondos de inversión, 458 se liquidaron y 255 fueron fusionados, según el último informe de Lipper Thomson Reuters.

Por clase de activo, en el tercer trimestre del año se lanzaron 133 fondos de inversión de renta variable, 120 de renta fija, 155 fondos mixtos y 11 productos monetarios. El resto (23) fueron productos de distinta categoría. Al mismo tiempo se cerraron 148 fondos de renta variable, 58 de renta fija, 91 fondos multiactivos, 16 monetarios y 145 que se engloban en otras categorías. De los 255 fondos fusionados, 76 fueron de renta variable, 70 de renta fija, 59 mixtos y 35 monetarios.

Las variaciones registradas en el tercer trimestre del año apenas han hecho variar el reparto de la tarta de los fondos registrados en Europa para su venta. A cierre del tercer trimestre, el 37% de los productos comercializados corresponden a fondos de renta variable, el 26% a productos mixtos y el 22% a fondos de renta fija. Los monetarios tan solo representan el 4% del total. En opinión de Lipper Thomson Reuters, la regulación sigue siendo el tema clave para los gestores de activos europeos.

“Ahora estamos en mitad de un proceso de transformación en lo que respecta a la directriz AIFMD, que tendrá que estar lista antes de julio de 2014. Asimismo, UCITS V será impulsada y UCITS VI ya está en la agenda. Otras regulaciones como EMIR o MiFID II también tendrán un impacto en la industria de gestión de activos”. En este sentido, Lipper Thomson Reuters indica que uno de los asuntos en los que más incidirá UCITS VI es la revisión del reglamento para los fondos del mercado monetario, en lo que respecta a comisiones de reembolso, reservas de liquidez o las ventanas de salida.

“No está claro cómo quedarán regulados estos productos cuando este proceso haya finalizado, pero los cambios pueden tener un impacto masivo en esta clase de activos. Los fondos monetarios europeos poseerán aproximadamente el 22% de la deuda a corto plazo emitida por los gobiernos o el sector corporativo, así como aproximadamente el 38% de la deuda a corto plazo emitida por las entidades financieras, de acuerdo con estadísticas de ALFI”. Los principales lugares de domiciliación de estos fondos son Francia y Luxemburgo. En el caso de Luxemburgo, en torno al 10% de los activos invertidos en fondos de inversión están en productos monetarios. “Los bajos tipos de interés conducirán a una salida de esta clase de activo ”, explican.

Camille Thommes, director general de ALFI, se muestra muy preocupado sobre las discusiones que se están produciendo en el ámbito regulatorio en torno a los fondos monetarios. “Tenemos un producto bien establecido y regulado: si se regula en exceso en torno a los monetarios, podríamos ver a muchos inversores saliendo de Europa. En este sentido, Thommes afirma que “la velocidad de la regulación ha aumentado significativamente desde la crisis financiera, si bien la industria necesita tiempo para su implementación y uno de los retos más importantes es no perder al inversor”, afirma Thommes.

Noticias relacionadas

Lo más leído