"Si no existiesen restricciones políticas, los desajustes se reequilibrarían en Europa"


"Si no hubiera restricciones políticas en Europa, se podría esperar de su economía una relativa rapidez a la hora de ir hacia un equilibrio en el existiesen unos flujos de financiación suficientes, una estrategia orientada a impulsar el crecimiento del PIB y unas instituciones sólidas caminando hacia una integración económica y fiscal de sus estados miembro”. Así lo asegura ING Investment Management en un informe que recoge las perspectivas de la firma sobre la situación económica, en el que califica de “decepcionante” el resultado de la última cumbre europea.

 

En este sentido, la gestora holandesa considera que, en ocasiones, es muy difícil extraer conclusiones de lo que se acuerda en estas reuniones ya que, a menudo, “la interpretación que hace cada político es diferente”. A esto hay que añadir el hecho de que el presidente del BCE, Mario Draghi, parece estar jugando al despiste, al dar primero a entender que la autoridad monetaria intensificaría su programa de compra de deuda pública si se llegaba a un pacto fiscal y negarlo categóricamente poco después. “El BCE aún no está preparado para actuar como un prestamista de última instancia”, afirma la firma.

 

En esta tesitura, ING IM considera que los inversores continúan atrapados en un escenario de elevada incertidumbre en el que existen muchos cabos todavía por atar. De este modo, en cuanto a su visión respecto a los diferentes activos, ING IM mantiene un posicionamiento neutral en renta variable, materias primas y real estate, al tiempo que infrapondera la renta fija, a pesar de mostrarse positivo en deuda emergente, high yield y senior loans.

 

Puede conocer la visión global de ING IM descargándose el siguiente archivo:

Lo más leído