Si hay Picasso, no hay crisis


Me ha parecido de interés ceder esta semana el paso a una entrevista realizada en Bloomberg televisión a Edward Dolman, CEO de Christie´s International. El titular es el siguiente: las ventas de la casa de subastas aumentan en un 46% con respecto al año 2010, signo de una rápida recuperación del mercado del arte global.

No es la primera noticia que recibo que apunta en esta dirección. Durante la entrevista, Dolman se muestra optimista y nos aporta unos datos que bien pueden ser un estado del mercado del arte actual, y que a continuación les resumo:

· desde enero hasta junio de 2010, las ventas globales de Christie´s International han sido de $2,57 billones. Cifra muy buena con respecto al periodo anterior, pero que todavía está lejos del “peak” de 2007, cercano a los 7 billones.

· 169 obras de arte han alcanzado o superado el valor de $1,5 millones. La venta más cara ha sido un Picasso vendido por $106,6 millones –del cual luego hablaremos…

· la pintura sigue siendo el sector que aporta mayores beneficios pero la escultura, considerada en el pasado como una categoría secundaría, da signos de gran fortaleza. Destacadísimo Giacometti.

· el mercado europeo –continental + Gran Bretaña- se muestra fuerte, pese a ser el más golpeado por la crisis financiera. En 2007 sumó $2,6 billones. En 2008 descendió a $2,2 y en 2009 se hundió hasta los $1,6 billones.

· el mercado chino es el segmento de mayor crecimiento y su impacto en el volumen total de ventas global es el más significativo. Destaca también el mercado ruso y el de Oriente Medio.

· el arte moderno e impresionista sigue liderando el grupo por géneros ($852,9 millones) seguido del arte contemporáneo y post-war ($460,7), el arte asiático ($368) y, finalmente, el grupo de joyería, relojería, etc ($227).

. por último, se concentra toda la expectación en la “fall season” recién inagurada, que guarda piezas de arte llamadas a romper nuevos techos. La excepcional colección del actor recientemente fallecido Dennis Hopper centra toda la atención.

Pero hoy nos centramos en el Picasso que batió records en Christie´s NY en mayo de este año. El oleo, titulado “Desnudo, hojas verdes y busto”, fue pintado en 1932 y muestra a la que entonces era su musa, Marie-Thérèse Walter.

Marie-Thérèse tenía 17 años cuando conoció a Picasso en París. Él tenía 45 años y vivía con su mujer Olga y su hijo de seis años. Se inició una relación secreta. Secreta hasta que su mujer se enteró de que su marido tenía una amante y de que, además, Marie Thérèse estaba embarazada. Contó Picasso más tarde, como uno de sus mejores recuerdos, la siguiente escena: ambas le impusieron un ultimátum, que escogiera a una de ellas, a lo que él les respondió que tendrían que pelearse por él. Y allí mismo, en su estudio, pelearon.

Sin comentarios.

Olga abandonó a Picasso y Marie-Thérèse ocupó su lugar, aunque por breve tiempo pues Picasso se enamoró al año siguiente de la fotógrafa y artista Dora Maar… y esa es otra historia (y otra etapa picassiana). La crítica del arte nos dice que “la etapa Marie-Thérèse” fue fecunda, innovadora y brillante en la trayectoria de Picasso. La rubia y curvilínea mujer inspiró la mayoría de su obra en aquellos años.

El lienzo que nos ocupa fue adquirido, a través de un agente de Picasso, en los años cincuenta del pasado siglo por el matrimonio formado por Sydney y Frances Brody. Su inmensa fortuna, amasada en el real estate de Los Ángeles, y su amor al arte se plasmaron en una colección excepcional que disfrutaron en su mansión hasta el final de sus días. Ambos fueron exquisitos coleccionistas y, como buenos estadounidenses, generosos mecenas de las artes. Él falleció en 1983 y su viuda, Frances, le sobrevivió hasta noviembre de 2009. El family trust que administra la fortuna tras el fallecimiento de la pareja puso a la venta parte de esta colección. La casa de subastas Christie´s se llevó el gato al agua tras cuatro meses de batallar por ella con Sothesby´s. Se estimaba en $150 millones. Alcanzó los $335.

La colección in situ: Matisse, Picasso y bronce de Giacometti en el hogar de los Brody en L.A.

En la fotografía pueden ver, in situ, tres de los tesoros de la colección. A un lado un cuadro de Matisse. Al otro un bronce de Giacometti. Y en medio el magnífico Picasso al que nos venimos refiriendo y que se vendió por $95 millones en subasta, más comisiones… en total los $106,5 millones que lo convierten en el cuadro más caro vendido del año hasta el momento. En euros hablamos de 81,9 millones.

Y hablando de records y Picasso, ya casi fuera de tiempo, les cuento una historia increíble. Otro de los óleos inspirados en Marie-Thérèse es “El sueño”, que fue adquirido, también en Christie´s, por otro real estate developer y coleccionista, Stephen A. Wynn. Era el año 1977 y su precio entonces fue de $48,4 millones. En 2006 Wynn llegó a un acuerdo con el hedge fund billionaire, y también coleccionista, Steven A. Cohen para venderle el cuadro por 135 millones de dólares, lo que lo hubiera convertido en el Picasso más caro de la historia. Pero… no se lo van a creer… el señor Wynn estaba despidiéndose de su Picasso mostrándolo a unos amigos en su oficina de las Vegas cuando, accidentalmente, le dio un codazo al lienzo haciéndole un hermoso agujero en el centro. Y el señor Cohen paró la transacción.

El Picasso dañado. “El sueño”, 1932. Voilà Marie-Thérèse.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Hasta la próxima.

P.D. Aquí encontrarán la entrevista a Edward Dolman, CEO de Christie´s

 

 

 

Lo más leído