“Si encuentras small caps a precios atractivos, cuando el dinero vuelva al mercado te beneficiarás”


Para Charles Anniss, gestor del M&G European Smaller Companies, el impacto que ha provocado la crisis de deuda soberana que vive la eurozona en el sentimiento inversor es, precisamente, lo que sitúa a la renta variable europea (ex Reino Unido) como un mercado en el que se pueden encontrar atractivas oportunidades de inversión, sobre todo en el universo de compañías de pequeña capitalización. Sin embargo, para ello, resulta imprescindible rebuscar, ya que tirarse a lo barato no es ni mucho menos la mejor estrategia para generar alfa. “Las valoraciones son la clave, si bien no es el único factor que se debe tener en cuenta”, afirma.

En una presentación celebrada en Londres con motivo del tradicional International Media Day que cada año organiza M&G Investments, Anniss reconoce que, además de preguntarse si la empresa está en precio o no, conviene analizar cuál es el perfil de la compañía y, sobre todo, los riesgos de su negocio. “Me gustan aquellas con elevados flujos de caja, con negocios que ofrezcan altos retornos y cuyas ventas se centren principalmente en mercados como el de Estados Unidos o los emergentes”.  Por el contrario, reconoce evitar aquellas que centran su negocio en la venta de un único producto, ya que esto incrementa sustancialmente el riesgo de la inversión.

“En definitiva, lo que buscamos es tratar de explotar las ineficiencias del mercado localizando aquellas empresas de pequeña capitalización que todavía no hayan sido descubiertas por los inversores, para aprovechar así el potencial que ofrecen de cara al largo plazo”. El momento es, a su juicio, idóneo para hacerlo. “Actualmente, los inversores estadounidenses y asiáticos no quieren saber nada de Europa. Han dejado de investigar las interesantes oportunidades que ofrece este mercado y es ahí donde se presenta la oportunidad”.

La recompensa puede ser muy grande. “Si vas en contra del mercado y te dedicas a buscar empresas que han sido injustamente castigadas, cuando vuelva el dinero te beneficiarás de ello”, asegura. Esto cobra aún más sentido teniendo en cuenta que, según indica Anniss, “a largo plazo las small caps baten a las empresas de gran capitalización”. Muchas de estas últimas fueron en su día compañías de pequeño tamaño que han ido creciendo hasta convertirse en multinacionales. Una de ellas y que el gestor de M&G Investments pone como modelo es SAP. “Es el perfil de empresa que buscamos: una small cap que ha conseguido crecer hasta convertirse en lo que hoy es”.

Por ese motivo, el experto afirma que se debe prestar gran atención a las perspectivas de crecimiento de la compañía. “Hay que buscar el crecimiento”, señala. En este sentido, Anniss prefiere apostar por aquellas compañías que ofrecen productos tangibles, innovadores y tecnológicamente avanzados. “Una vez que encuentras la empresa, es fácil que ésta genere rentabilidad”, indica. Para ello, elabora una cartera concentrada, de entre 40 y 60 valores, con un estilo de inversión ‘growth’ centrado en empresas cuyos negocios presentan ventajas competitivas con respecto a sus competidores. Por ahora, la estrategia le funciona, ya que en el último año el fondo arroja una rentabilidad del 18%, frente a la subida del 3% del índice de referencia.

Lo más leído