Si busca rentabilidad invirtiendo en acciones, piense en healthcare


En primer lugar, las compañías sanitarias disfrutan de crecimiento sostenible y de buena visibilidad, dos cualidades que son esenciales para los inversores. A través de fusiones y adquisiciones, el sector se ha reestructurado y anticipado de forma correcta a la pérdida de patentes en productos estrella. De forma errónea, muchas veces se considera que este sector se limita sólo a las empresas farmacéuticas. De hecho, las áreas que cubre superan ampliamente las especialidades farmacéuticas, incluyendo equipamiento de laboratorio, material médico, instrumentos de análisis, imágenes y servicios, etc.

Además, el gasto sanitario está aumentando en los países desarrollados debido al envejecimiento de la población y a las enfermedades relacionadas con los hábitos de vida. Hacer frente a esto será difícil dado que la evolución demográfica está socavando cada vez más los presupuestos sanitarios públicos.  Por tanto, la única solución pasa por mejorar la eficiencia y controlar el gasto en todos los ámbitos. Esto otorga un importante potencial para compañías como los fabricantes de medicamentos genéricos o de productos más eficientes.

En el mundo emergente,  por su parte, el porcentaje de renta dedicado al cuidado de la salud está aumentando debido a la mejora de la calidad de vida. Esta tendencia se verá más respaldada por la introducción de sistemas de financiación pública.

Finalmente,  el tercer motor de crecimiento en el sector viene del lado de la oferta y, más en concreto, de la innovación. La investigación está liderando el desarrollo y renovación de productos y servicios y la biotecnología ha transformado el sector sanitario en los últimos veinte años.

Noticias relacionadas

Lo más leído