Septiembre será un mes clave para los mercados de divisas


Hasta hace poco todos los analistas indicaban que el dólar solo podía moverse en una dirección: hacia arriba. Por eso, las recientes caídas han pillado por sorpresa a muchos inversores. Para Mansoor Mohi-uddin, responsable de la estrategia de divisas de UBS en Singapur, “la debilidad se debe a los menores volúmenes de negociación del verano, a las buenas noticias sobre China, el Reino Unido y la eurozona y a que los inversores están esperando a la reunión de septiembre de la Reserva Federal”.

Según afirma el experto en una reciente entrevista, “en UBS creemos que la Fed empezará a limitar sus compras de activos en septiembre, lo que empujará al alza al dólar. En primer lugar, los datos macroeconómicos respaldarían un movimiento de este tipo y, en segundo lugar, el FOMC ofrecerá sus previsiones económicas en su próxima reunión que, de ser positivas, podrían justificar la reducción de las medidas de estímulo”.

En cuanto al debate abierto sobre la sucesión de Ben Bernanke al frente de la Fed, Mohi-uddin explica que “la opinión general es que el nombramiento de Larry Summers resultaría más positivo para el dólar porque se ha mostrado más escéptico sobre el programa de expansión cuantitativa (lo que nos lleva a pensar que aplicaría una política monetaria más restrictiva) pero lo cierto es que Janet Yellen se cuenta entre los miembros más ‘dovish’ del FOMC, por lo que es fácil que cualquier otro candidato adopte una postura monetaria más ‘hawkish’”.

En el Reino Unido, todo apunta a una depreciación a corto plazo de la libra esterlina. “A pesar de que el Banco de Inglaterra (BoE), con su nuevo gobernador al frente, ha dejado claro que no aumentará los tipos de interés hasta que la tasa de desempleo caiga al menos por debajo del 7% y la economía mejore sustancialmente, creemos que el mercado infravalora la determinación del banco central de mantener los tipos de interés en niveles más bajos durante más tiempo. Por eso opinamos que la libra está sobrevalorada”, sentencia Mohi-uddin.

En Japón, la incertidumbre sobre si el primer ministro Shinzo Abe acabará aplicando el aumento previsto del impuesto sobre el consumo se ha dejado sentir en el cruce dólar-yen. “Después de conocerse los datos del PIB del segundo trimestre, que han sido más débiles de lo esperado, un par de miembros del gobierno japonés hicieron declaraciones en contra de la subida del impuesto, pero el ministro de economía nipón se reafirma en su propósito de aplicarla. Ante esta situación, no creemos que el Nikkei o el yen avancen significativamente hasta que no se conozca la decisión definitiva, que se adoptará probablemente a finales de septiembre”, afirma el experto de UBS.

Con respecto al dólar australiano, que ha registrado fuertes caídas frente al dólar estadounidense en los últimos meses, Mohi-uddin opina que se mantendrá la tendencia bajista, ya que la devaluación es necesaria para la recuperación de la economía australiana. Los inversores también están pendientes de las próximas elecciones generales que se celebrarán a principios de septiembre. “La incertidumbre política siempre influye en la evolución de la divisa pero creemos que lo realmente importante es la evolución de los datos económicos”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído