Separando a los BRIC entre buenos y malos


Brasil, Rusia, India y China son, actualmente, los cuatro mercados de mayor peso en el mundo emergente. Sin embargo, no es un universo homogéneo. Existen importantes diferencias entre ellos que obligan a hacer un análisis pormenorizado de cada uno. Alejandro Arévalo es desde hace 14 años especialista de crédito en Pioneer Investments. Su especialidad es el mercado de renta fija emergente. Aunque su responsabilidad se limita al Pioneer Funds – Emerging Markets Corporate Bond, producto que gestiona, la visión macroeconómica manifestada por el experto no solo afecta a su estrategia, sino que también es sobre la que se fundamentan otras estrategias de la casa, entre ellas el Pioneer Funds – Emerging Markets Bond (fondo flexible que invierte en corporativos y soberanos) o el Pioneer Funds – Emerging Markets Corporate High Yield.

En una entrevista concedida a Funds People, Arévalo reconoce que 2014 ha sido un año marcado por la desaceleración económica, lo cual viene explicado -en primer lugar- por las elecciones presidenciales que han celebrado muchos países y -en segundo término- por la caída que ha experimentado por el precio de las materias primas. “En 2015 será diferente. Una vez dejada atrás la incertidumbre por los comicios, las reformas estructurales empezarán a surtir su efecto en la economía y el descenso del precio de las materias primas podría tener un impacto positivo en muchos países. Aunque no afectará a todos los países por igual, la mayor parte de la inflación viene generada por la agricultura y la energía. Si bajan las commodities, también lo hará la inflación, lo que dejará a los bancos centrales mayor espacio para recortar los tipos de interés para impulsar la actividad”.

Constructivos en China: el crecimiento no bajará en 2015 del 7%

Dentro de las grandes economías emergentes, Arévalo tiene sus preferencias. El primero sobre el que centra su análisis es China, sobre el que el gestor mantiene una visión positiva. Es uno de los países que se están viendo beneficiados por la caída del crudo. De hecho, está aprovechando esta circunstancia para aumentar sus reservas. A su juicio, el país seguirá creciendo a un ritmo de entre el 7% y el 7,5% tanto este año como el próximo gracias a las reformas llevadas a cabo por Pekín (requerimiento de reservas de los bancos, privatización de compañías estatales, menores restricciones a la compra de inmuebles, mayor concesión de préstamos por parte de los bancos, recuperación del sector de la construcción, representativo del 10% del PIB…). “Además, el Gobierno está más dispuesto a que el tipo de cambio fluctúe según las condiciones del mercado, lo cual será positivo”.

Positivos en India: favorable clima político y positivo impacto de caída del precio del crudo

El segundo país sobre el que Arévalo muestra una visión muy constructiva es India. “Nos gusta el mercado de renta fija indio, sobre todo tras la llegada de Narendra Modi al poder. Es la primera vez en 30 años que el partido gobernante cuenta con una mayoría clara en el Parlamento”. A su juicio, India será uno de los grandes beneficiados por la caída del precio de las materias primas, sobre todo del petróleo. “El descenso de la cotización del crudo ayudará a la economía india, una de las que más barriles importa del mundo”. El gestor también espera una importante inversión en infraestructuras del país y un crecimiento económico que se acelerará el próximo año (del 5% para 2014 y del 6% para 2015). “A medio plazo, India superará el crecimiento de China”.

Preocupación sobre Brasil: el país necesita hacer cambios ya

Arévalo no se muestra tan constructivo en Brasil. “No solo han sido las elecciones lo que ha lastrado al país. También la elevada inflación y la posible caída en recesión económica. El real podría seguir bajando. Es evidente que el país necesita hacer cambios. Ha llegado el momento. En Brasil están muy preocupados por una posible rebaja en la calificación de su deuda por parte de las agencias de calificación. Si pierden el rating van a subir los costes de financiación. Entendemos que la subida de tipos de 25 puntos básicos aplicada por el Banco Central de Brasil es una señal de que prefieren inflación a crecimiento. El Gobierno de Dilma Rousseff necesita comprar tiempo para que los inversores le den un voto de confianza”.

Rusia: el país afronta muchos desafíos

El otro miembro de los BRIC sobre el que Arévalo muestra serias dudas es Rusia. “El país afronta muchos retos, entre ellos una alta inflación y posible recesión económica. A esto hay que añadir su fuerte dependencia del petróleo (donde existe un exceso de oferta en el mercado que necesitará tiempo para ser absorbida) y el conflicto que mantiene con Ucrania. Parece que las sanciones están teniendo su efecto sobre la economía. Tienen de margen dos años para llegar a un acuerdo, de lo contrario tendrán serios problemas ya que necesitan tecnología para seguir haciendo exploraciones. Vladimir Putin no podrá presentarse a las elecciones con una economía en caída libre”. En el lado positivo Arévalo destaca las abundantes reservas (450 billones de dólares) y una ratio de deuda con respecto al PIB muy baja.

Asignación de activos

Con esta visión de los principales mercados emergentes… ¿dónde están las oportunidades? Arévalo afirma que, en términos generales, prefiere la deuda corporativa a la soberana. “Es un segmento del mercado que cotiza con prima pese a que el riesgo es similar”. En el equipo tienen un claro sesgo a Latinoamérica. México es una de sus grandes apuestas. “Las reformas estructurales implementadas por el Gobierno de Peña Nieto han destapado oportunidades en el sector energético, servicios de petróleo, operadoras de telecomunicaciones de pequeño tamaño, entidades financieras privadas, y el sector de la construcción, donde hubo un parón y ahora vuelve a reactivarse”, explica.

Otro país en el que encuentra oportunidades es Brasil, sobre todo en sectores vinculados a la exportación, concretamente en cárnicas (las sanciones a Rusia están impulsando la demanda), infraestructuras (el país necesita seguir avanzando en este campo) y compañías de servicios (Petrobras necesita explorar en el mar y no cuenta con la tecnología necesaria). En Asia, Arévalo espera un impulso de los beneficios de las compañías, lo que mejorará la capacidad del pago de su deuda. “China es nuestra principal sobreponderación. Encontramos oportunidades en el sector de la construcción (solo con compañías con buen track record y diversificadas), industriales (cementeras) y maquinaria. No nos gustan las compañías estatales, ya que presentan un alto endeudamiento y solo emiten con garantía gubernamental. En India nos gusta el sector de las telecomunicaciones y del petróleo. Las gasolineras se beneficiarán de la retirada de subsidios”.

África: nuevos emisores irrumpen en el mercado

La tercera gran región mencionada por Arévalo es África, donde –según explica- han aparecido nuevos emisores. “África es un mercado nuevo. Hemos visto nuevos emisores en Nigeria (se siente atraído por las emisiones de algunas entidades financieras, que cuentan con una elevada liquidez y un core capital del 20%), en Marruecos o en Sudáfrica. En este último país, a Arévalo también le gusta el sector bancario, dado el carácter internacional de su negocio. No les gusta el sector minero. “Vendimos todas nuestras posiciones por los efectos que podría provocar sobre el sector las huelgas”.

“La estrategia con duraciones cortas es la correcta a largo plazo”

Según Arévalo, el comportamiento registrado este año por los treasuries fue una sorpresa. “Nadie se esperaba que la rentabilidad del bono iba a pasar del 2,3% al 1,8%. Sin embargo, seguimos creyendo que la estrategia de mantenernos en duraciones cortas es la decisión correcta a largo plazo. Con la subida de los tipos de interés que se espera en EE.UU, la parte corta de la curva se comportará mejor. Esperamos una corrección en la parte larga de la curva”. En lo que respecta a la calidad crediticia de los activos, se mueven en torno a BBB- y BB+. “No es necesario bajar en la calidad crediticia de los activos para genera alfa”, concluye el gestor.

En su opinión, existen datos coyunturales que beneficiarán a los emergentes. El primero es el crecimiento estadounidense. “Si el país sube tipos es porque es sólido, lo cual beneficiará a los emergentes”. El segundo, la nueva política del Gobierno de Japón, que apunta a que hasta 100 billones de dólares serán invertidos en mercados emergentes.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído